Populismo 31-D

abc-200Como en estos días de navidad anda uno perezoso y algo connivente, mi repaso a los periódicos se va a limitar a un solo papel, a una sola página y a un solo columnista: Salvador Sostres. Está que se sale.

Vayamos por frases. La primera: “Populismo es aprovecharse del poder en vez de ejercer la autoridad. Populismo es dar la razón a la turba en lugar de explicársela. Populismo es decir no somos elitistas para empatar con la cochambre”.

La palabra del año es sin duda populismo. Significa de todo. Permite aunar a Pablo Iglesias con Donald Trump y a Perico con sus palotes. Y concede a periodistas como Sostres llamar ‘turba’ y ‘cochambre’ a los lectores de un periódico y a los electores de un partido.

elmundo-200Mucho ha dado que hablar la palabra populismo en esta España-2016 de periódicos sepia. Se le ha llamado populista a todo lo que no se gobierne o se piense o se escriba ‘como dios manda’. Pero el uso que hoy le da Salvador Sostres en ABC es el único certero: queridos lectores, es la manera de aplicarnos finamente adjetivos humillantes, hirientes y turbios. “Llamar fascista a quien no piensa como tú y tratar de silenciarle en lugar de rebatir sus argumentos con audacia. Podemos es populismo, pero también el PSOE de Pedro Sánchez y Ciudadanos, y entre los tres llegaron a sumar una absoluta mayoría populista que no dice nada bueno de España”.

Entre la turba, la cochambre y Sostres se queda uno, ahora en navidad, con Sostres: “Estuvimos tan asomados al abismo que a algunos todavía no se nos ha pasado el susto”, escribe. “Me alegro de que Rajoy sea el presidente”, concluye.

La primera medida que tomó el defenestrado David Jiménez al llegar a la direción de El Mundo fue echar a Sostres, el vate o –más bien– bate del cuñadismo, que es palabra que significa lo mismo que populismo: o sea, nada. Un comodín semántico que, como todos los comodines, hiere la inteligencia.

Sostres ha dedicado muchas líneas a denigrar a larazon-200Manuela Carmena adjetivándola de populista. Sobre todo con esto de los cortes de tráfico en Madrid. Entre el caos del tráfico y respirar, yo casi prefiero respirar, aunque no me hagáis caso, porque yo soy un pelín extravagante. Pertenezco a esa minoría de gente rara a la que le gusta respirar. A los populistas.

El otro día, discutiendo con un amigo mío licencado en economía y ciencias políticas y votante del PSOE, salió a colación el nombre de Noam Chomsky. Mi amigo no sabía quién es Noam Chomsky. Zanjó la conversación diciendo que Noam Chomsky, escogido en The New York Times como el pensador más influyente del siglo XX, es un invento podemita.

–¿Quién es ese choski?

Pues eso.

Un populista.

El viernes, sorprendía El Mundo en su editorial perdonando a Carmena los cortes de tráfico. Creo recordar que la palabra populista no estaba en la primera frase. Pero el editorial se titulaba de esta forma: La limpieza del aire en las urbes no debe ser un tema ideológico. Lo ideológico, para los periódicos papeleros de nuestra ultraderecha, es lo que hacen los otros. O lo que ignoran.

Dice el diario de la bola en su sostresismo blando: “Como escribe hoy el pensador Slavoj Žižek en nuestras páginas, «sabemos que la catástrofe ecológica es posible, incluso probable, aunque no creemos que realmente vaya a suceder». Podemos discutir si el término preciso es «catástrofe ecológica», pero está claro que es necesario tomar medidas en serio para reconducir ese deterioro del medio ambiente en el planeta, que es aceptado ya en todos los ámbitos. Hasta Francisco ha dedicado a ello la única encíclica de su pontificado”.

O sea, que no le llaman a Žižek populista, pues le pagan, aunque le cuestionan si “el término preciso es catástrofe ecológica”. Y te cuelan al Papa, jefe de la organización mafiosa y perversora más potente del mundo. ¿Qué es populismo?, dices mientras clavas en mi pupila tu pupila azul. ¿Qué es populismo? ¿Y tú me lo preguntas? Populismo… eres tú. Que el año nuevo os traiga muchas catástrofes ecológicas imprecisas, como las del gran Žižek.