‘El País’, diario anti-indepe de la mañana

Sin complejos. Semana negra en El País para los lectores que aun atisbaban un tímido fulgor de izquierdismo entre sus páginas. A saber. Primero Juan Luis Cebrián anuncia que se va, pero deja un último cadáver en el camino: el de John Carlin. Después de 13 temporadas en el diario de Prisa, las concienzudas diatribas del periodista británico contra la catalanofobia y contra la estulticia que impera en los medios de comunicación españoles le han costado la patada.

No sé si os acordáis de que antes, bajo su cabecera, El País lucía una leyenda que lo calificaba de Diario independiente de la mañana. No estaría mal recuperar una versión actualizada del lema: Diario anti-indepe de la mañana. Porque eso, sobre todo eso, es lo que se ha cargado al bueno de Carlin a los 61 años. Desde hace años, los periódicos españoles confunden línea editorial con monolito ideológico, convirtiéndose en un aburrimiento donde todos opinan lo mismo sobre lo mismo. Precisamente fue en Gran Bretaña donde escuché hace muchos años a un periodista una frase que explica mucho a España: “En todos los países los periódicos tienen una ideología, menos en España, que lo que tienen es un partido político”. Versiones más o menos brillantes del mismo aserto he escuchado también en otros países de Europa. Esa es la cultura política de nuestros medios de comunicación que denunciaba Carlin. Y más ahora, que la caza al Puigdemont ha sustituido a la del Pokemon.

El círculo se le ha cerrado a John Carlin. Empezar más o menos tu carrera alcanzando la fama como cantor de Nelson Mandela y acabar despedido de El País por no escribir suficientes exabruptos sobre el procés no deja de tener su carga simbólica. Han pasado casi 25 años desde que el libertador sudafricano alabara en público a este cronista vagabundo (Buenos Aires, EEUU, Canadá, Nicaragua, El Salvador…). El propio diario de Prisa le otorgó en 2000 su máxima distinción: el premio Ortega y Gasset. En uno de sus libros se basa la película de Clint Eastwood Invictus. Podría abrumaros durante un buen rato enumerando todas las medallas que cuelgan del pecho del inglés. Ahora Cebrián le acaba de pinchar la roja insignia del valor, por hiperbolizar un poco. Sin complejos: marca España.

Nuestro afamado académico Cebrián no limitó su actividad hebdomadaria a arrojar a un inglés por el balcón. Otra noticia saltaba el martes: Cebrián abandona la presidencia ejecutiva de Prisa y deja el puesto a Javier Monzón. Para quién no conozca a este madrileño de 61 años, señalar que fue presidente de Indra y mantiene muy estrecha amistad con nuestro emérito Juan Carlos I y con la alta dama Ana Patricia Botín. Nada que ver con el periodismo.

Ahora hemos sabido que el final Javier Monzón le ha dicho no a Cebrián, con lo que renunciamos a un staff en Miguel Yuste muy simpáticamente borbónico: el periódico campechano de la mañana. Según se dice, Monzón rechazó una suculenta oferta porque enseguida advirtió que Cebrián se iba pero no se iba, que la suya era otra dimisión en diferido, que no se retiraba a escribir La rusa II para que le dieran otro sillón en la RAE. Una pena. El aterrizaje de Monzón había dado muchas alas a los graciosillos de twitter. Un amigo de reyes y banqueros en la presidencia de un diario independiente y progresista daba para mucha risa insana. Ahí se queda Cebrián, 73 años y una deuda en su grupo que alcanza los 1.500 millones de euros. Hablamos de quiebra técnica, pero no importa. Al periódico y a Cebrián se les puede colgar el mismo epitafio en vida: “Too big to fail”.