“El sí de las niñas” o el regeneracionismo conservador

Pedro Chaves

Don Leandro Fernández de Moratín estrenó esta obra en 1806 y con posterioridad fue prohibida o mutilada por Fernando VII durante más de veinte años. Diríase que la pieza del llamado (con tanta exageración como benevolencia) el “Molière” español incorporaba alguna denuncia revolucionaria o proclamas subversivas. Nada de eso. Tan sólo, aunque no era poco ni desdeñable para la época, una mirada crítica y severa sobre los matrimonios de conveniencia, especialmente, entre personas de edades muy diferentes.

En la obra referida, Francisca, muchacha de 16 años, es ofrecida en matrimonio por la madre de ésta a Don Diego de 69 años. Pero Francisca está enamorada de “Don Félix”, del que luego se descubre ser sobrino de Don Diego. Alertado por una carta del desamor de Francisca, Don Diego santifica el romance de los dos jóvenes y pone fin a los manejos de la madre de la moza.

Hay muchas cosas interesantes en esta obra ligera, pero a lo que nos interesa, destacaría cómo la restitución del orden, del buen orden, se entiende, santificado por Don Diego, de cuya buena cuna y educación no se puede dudar. Reformismo sí pero dentro de los cánones.

Piénsese que la obra podría haber discurrido por otros derroteros más transgresores: una huida de Francisca y Don Félix, por ejemplo. Pero no, Don Diego restituye la cordura, tolera la colleja a las convenciones que significa su renuncia al amor de Francisca y permite que las cosas sigan su decurso normal. El sistema no se conmociona, apenas un reajuste de las piezas.

Es lo que tiene el “regeneracionismo”: le falta nervio transgresor y le sobran las reverenciales inclinaciones frente al poder. Por eso el discurso de la regeneración tiene el vuelo corto y bajo y suele dejar el resto de cosas como están. Nótese, que en la obra de don Leandro, no hay cuestionamiento del orden social e institucional que ha santificado e impulsado los matrimonios de conveniencia. Ni de la figura del patriarcado ni del estatus social que otorga o quita legitimidad dependiendo del estatus de cada cual.

Así parece que en la España de nuestros días Don Diego, aceptando las condiciones de Albert Rivera dice cuáles son los límites soportables por el sistema y los escenarios del cambio. Para eso mismo nació Ciudadanos: para devolverle a Don Diego el derecho de decidir cuándo y cómo cambiar las cosas.

La idea impulsada de muy buena fe por algunos políticos e intelectuales demandando un “gobierno de la regeneración” era, en el mejor de los casos, un wishful thinking, una forma de pensamiento ilusorio amparado en el buen deseo de impedir el gobierno del PP, a toda costa. Pero la idea aparecía lastrada por las decisiones estratégicas que los principales actores concernidos por ese piadoso deseo habían tomado desde hace tiempo.

El programa de gobierno presentado por Ciudadanos y PSOE en la Primera Legislatura Corta era ya una declaración de intenciones de los límites de esos deseos de cambio. Se avanzaba en lo periférico y se mantenía lo sustancial. Europa, que no había aparecido ni aparece en los discursos, manifiestos o proclamas publicitarias, termina por ocupar su lugar preeminente en la mesa exigiendo el adecuado grado de cocción a la deuda pública y un guiso con los adecuados ingredientes a propósito de los presupuestos generales.

El reciente artículo de Albert Rivera pone blanco sobre negro los límites de su acción política: para él y su partido el escenario de acuerdos y pactos se reduce a las organizaciones constitucionalistas, a saber PP, PSOE y ellos mismos (algún pequeño partido regional también puede entrar). Todos los demás están excluidos, singularmente Unidos Podemos y los partidos nacionalistas. El eje de abscisas y coordenadas que divide el mundo entre el “ellos” y el “nosotros” para Ciudadanos pasa por un golpe neoliberalizador en lo económico y la involución en el modelo territorial.

Por otra parte, el programa regeneracionista con el que Ciudadanos pretende justificar su “donde dije digo, digo Diego” se reduce a algunas cuestiones que afectan a los gobernantes y a las instituciones. Algunas propuestas que ni siquiera atacan al núcleo duro de la corrupción, esto es, la subordinación del poder político al poder económico, el verdadero meollo de la cuestión. Como tampoco se dice nada sobre los cambios imprescindibles en el ámbito privado para que realmente la corrupción salga del conjunto de nuestro espacio público. Reducir la regeneración de la vida pública a propiciar algunos cambios en la casta política, aunque importante –por fin quizá tengamos una comisión de investigación sobre la corrupción en el PP-, mantiene el espacio privado en la zona de sombra de la intervención imprescindible para cambiar la cultura política en España.

Siendo que Albert Rivera ha entregado a Don Diego la legitimidad de la regeneración y cerradas las vías para una alternativa de izquierdas encabezada por el PSOE, sólo queda prepararse para un período de “consolidación y acumulación de fuerzas”.

La pregunta es si un posible gobierno del PP, apoyado por Ciudadanos y con algún tipo de abstención del PSOE, cierra la famosa y desgastada expresión de la “ventana de oportunidades” que el período inaugurado por el 15M pareció abrir. Si el objetivo era alcanzar el gobierno a las primeras de cambio, entonces sí, claro, la ventana está cerrada. Pero deberíamos convenir en que ese era un objetivo mal formulado y lejos de las posibilidades reales de cumplirse.

Era un despropósito pensar que la ventana de oportunidades sólo estaba abierta para una táctica a lo Blitzkrieg, sustanciada en un populismo de importación y al precio de haberse dejado por el camino una buena parte del legado que legitimaba las perspectivas de cambio: estigmatizar la pluralidad; militarizar los círculos; centralizar la organización. Hubo quien pensó que esos desafueros eran el peaje imprescindible para propiciar la victoria que ya se acariciaba.

Alimentaron esas prisas injustificadas los teóricos de la crisis de régimen y de la revolución democrática, confundiendo sus deseos con la realidad de un país que estaba en otra cosa. Un wishful thinking más, pero éste tan atrevido como insustancial.

Pero el cambio que la ventana de oportunidades invita a realizar es de más calado y de largo aliento. Y es un error creer que el kilómetro cero del mismo sólo podría iniciarse con la participación en un gobierno sin el PP.

Si el proceso se observa de manera global, se entiende la perspectiva a medio y largo plazo y se valora cada paso en la medida en que suma para esa acumulación de fuerzas que haga bascular, de manera real, el poder y el gobierno hacia las fuerzas del cambio. Si esto puede ser así, entonces hay que comenzar a tejer en el imaginario colectivo los procesos abiertos después de las elecciones municipales; pero también la actividad en la oposición de las organizaciones del cambio en los parlamentos autonómicos; hay que añadir el trabajo que a partir de ahora se haga en el Congreso con un grupo más que notable de diputados y diputadas y en condiciones de hacer ruido y propuestas; recomponer el compromiso entre las fuerzas de izquierda alternativa para propiciar procesos que sumen; reivindicar la pluralidad y reinventar organizaciones participativas, transparentes y amables. Y darse el tiempo de construir un programa político del cambio en el que puedan participar millones de personas, de manera que su elaboración participada forme parte ya de la creación de un nuevo “sentido común”.

Ninguna de estas cosas es sencilla ni debe darse por resuelta. En política no hay nada establecido de antemano y las decisiones de los actores son determinantes para que salga adelante una u otra de las posibilidades. Pero el escenario de opciones no se elige en el bazar del hipermercado según el modelo de “¿cuál es la marca que más me gusta”? Ahora toca salir de la gesticulación y del teatro para mirar el medio plazo y consolidar lo conseguido, que no es poco.

La clave de este momento es construir un referente de izquierdas plural, abierto y con voluntad de transformación. Pero sobre todo que recupere los vínculos con lo social y con una movilización crítica y sostenida.