Opinion · Rosas y espinas

De putas, Gallardón, Adelson y Eurovegas

Gallardon_campañaNuestro afamado ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, nos está preparando un nuevo Código Penal que nos va a facilitar mucho lo de ir de putas. Para que luego diga el rojerío que sufrimos un Gobierno de meapilas bajo el azul católico de España. De aprobarse la nueva redacción del artículo 187 de este esforzado borrador jurídico, el proxenetismo será totalmente legal en España. Sólo será castigado con penas de dos a cuatro años de cárcel caso de que lo prostituido, varón o hembra, “se encuentre en una situación de dependencia personal y económica que no le deje otra alternativa, real o aceptable, que el ejercicio de la prostitución”, o que “se le impongan para su ejercicio condiciones gravosas, desproporcionadas o abusivas”.

putasEl proxeneta se convierte así en un empresario más, expuesto a ser sancionado si sus trabajadores demuestran estar de una forma u otra esclavizados, pero puede regentar su burdel delante de la pasma como quien regenta una mercería si cumple ciertas normas. Como la de no dejar marcas en el rostro cuando pega a sus chicas o la de tener una pequeña red de sicarios que, en caso de denuncia, dé su merecido a la denunciante o a la familia de la denunciante, que habrá sido previamente vigilada. Es muy fácil conseguir la omertà del puto y de la puta, que no se chivará de su secuestro ni al juez ni a la pasma ni menos a un inspector de lo laboral. Así ha funcionado toda la vida la mafia de la prostitución, a la que ahora Gallardón otorga galones de legalidad y hasta honorabilidad.

adelsonLa maniobra de nuestro Gobierno tiene una razón de ser, un objetivo docto, un alto designio. El siguiente paso será reducir el IVA en los prostíbulos. Cristóbal Montoro nos va a poner el IVA cultural mucho más alto que el IVA-puta. Al tiempo. Porque esta reforma del Código Penal se la está dictando a nuestro ministro Sheldon Adelson, ese señor bajito que ya nos mandó derogar la ley anti tabaco y que quiere poner en España el Eurovegas. Y Rajoy y sus mariachis arrodillan la rojigualda ante Adelson para que Eurovegas no se escape de España, que Eurovegas es el futuro, es la marca España, es la Pinta, La Niña y la Santamaría de la salida de la crisis, es más que la olimpiada, el Museo del Prado y la Virgen del Rocío. Eurovegas es como DisneyWorld, pero con tragaperras y con putas. Ya se ve a nuestro De Guindos sacando en el futuro premios de las tragaperras de Adelson para pagar a los pensionistas y a los jubilatas de Lehman Brothers.

A mí, como español, no me apetece ir de putas con Gallardón y con Adelson por Eurovegas, así que prefiero que el proxenetismo sea un negocio ilegal. O sea, que el Código Penal me valía como estaba, y se hubieran ahorrado el gasto. Tampoco creo que a nuestros ministros del Opus les apetezca irse de putas por Eurovegas con Adelson y Gallardón, aunque todavía no les he oído pronunciarse. Se conoce que la reforma les pilló rezando.

victor hugoAdemás, como Victor Hugo, creo que la prostitución es una forma de esclavitud. Nadie quiere ser puto o puta. Ninguna niña, cuando se le pregunta qué quiere ser de mayor, te contesta que puta. Ningún padre o madre anhela que su hijo o hija opten por la húmeda licenciatura. Lo de ser puta tiene una connotación mala por lo general, quiero decir, así que pienso que esta ley es un paso atrás para la dignidad y la libertad del hombre y de la mujer, un golpe bajo a la moral de los que la redactan y a mi ética, una invitación a los mercaderes a que vuelvan a adueñarse de los templos. Los mercaderes de la carne, en este caso. Los designios de los presidentes y ministros católicos son clamorosamente inescrutables. Mira que mandarnos a los fieles a ir de putas.