Aznar, el antipático

500px-Bush,_Barroso,_Blair,_Aznar_at_AzoresMe ha inundado de desolación la renuncia de José María Aznar a la presidencia honorífica del PP. Se va parte de nuestra juventud democrática con esta huida. Aznar personificó perfectamente el franquismo inmanente español con su aspecto de señor bajito de Valladolid de toda la vida. Y eso sin ser de Valladolid. Ya desde muy joven, cuando salía en televisión, conjuraba la magia catódica para que nuestra aparente modernidad regresara al blanco y negro y a una virilidad chillona muy de No-Do. Aun hoy, que las televisiones nos sacan las tonterías en 3-D, José María Aznar sigue saliendo en blanco y negro.

Nieto de un íntimo amigo de José Antonio Primo de Rivera, e hijo de un oficial falangista que destacó durante la Guerra Civil en labores de propaganda, Aznar no discutió nunca su estampa de vástago de los vencedores. De ahí su insistencia en vindicar “la derecha sin complejos”, como gustaba decir, que era una joseantoniana manera de disimular sus complejos personales. Soñaba Aznar con parecerse al apuesto José Antonio, pero por voz y fisonomía se nos parecía más al atiplado Franco, y él se daba cuenta y se atormentaba.

Aznar entra muy joven a Alianza Popular por la puerta equívoca del falangismo. No el falangismo impostado de Franco, pues de joven militó en el Frente de Estudiantes Sindicalistas, una organización que clavaba sus raíces en el pensamiento “traicionado” de Ramiro Ledesma y José Antonio: “La Patria es una síntesis trascendente, una síntesis indivisible, con fines propios que cumplir; y nosotros lo que queremos es que el movimiento de este día, y el Estado que cree, sea el instrumento eficaz, autoritario, al servicio de esa unidad irrevocable que se llama Patria […]. Si nuestros objetivos han de lograrse en algún caso por la violencia, no nos detengamos ante la violencia” (piense el lector, por ejemplo, en la invasión criminal de Irak).

Sin embargo, Aznar se pone a los 23 años a la sombra de un franquista convicto y confeso como Manuel Fraga. La ambición propende siempre al pragmatismo y al disimulo, a partes iguales. A los jóvenes periodistas que éramos a principios de los 90 nos causaba mucha risa ver a Aznar paseado por las aldeas de Galicia por Fraga, Baltar, Cacharro y otros barones, que es la manera de designar modernamente a los caciques. Aznar no era capaz de camuflar sus gestos de asco cuando El Patrón, Donmanuel, le obligaba a besar mejillas ajadas de pescantinas, verduleras, vaqueros, agricultores y demás laya rural gallega: un beso, un voto, era la estrategia única y eficaz de Fraga en su tierra. Cuando le organizaban romerías, todas las moscas gallegas se posaban en el incómodo Aznar, como denunciando machadianamente su intrusismo.

Aznar se siguió sintiendo intruso incluso cuando, ya en 1996, consiguió los votos suficientes para formar gobierno: “Hubo gente que, en mi opinión de una manera inconcebible, irresponsable y desleal, propuso que en España se constituyera un gobierno de gestión. La idea nació en distintos ámbitos del PSOE y del grupo Prisa” (del libro de Victoria Prego Presidentes).

Tras la locuacidad cantinflana de Felipe González, Aznar, personaje más construido por sus enemigos que por sus padrinos, descubrió que lo que necesitaba la España de entonces era una buena dosis de antipatía: y por su sangre corrían hectolitros de tal cualidad. La antipatía de Aznar gustó mucho al franquismo sociológico español, y de ahí salió la mayoría absoluta con la que los carpetovetones inauguramos el milenio.

La guerra de Irak, la boda en El Escorial rodeado de gürtelianos, la amistad con Bush, todo era intento de afianzar esa antipatía vencedora en la que Aznar se cree –y es– insuperable. La pareja política y amistosa Bush/Aznar resume ese carácter: solo es capaz de llevarse muy bien con gente que no sabe hablar su idioma. Manuel Vázquez Montalbán lo concretó en esa época como “lúgubre belicista hiperactivo”.

Aunque las malas lenguas sugieren que una de las razones de su renuncia a la presidencia honorífica del PP es que, desvinculado del partido, va a tener menos trabas legales y éticas para trincar desde FAES donaciones del Ibex-35, uno cree que lo que pesa más en esta decisión es la necesidad de seguir siendo antipático, intruso, molesto. Como el escorpión de la fábula, es su naturaleza.