Amenázame, puto poli

Está estos días Público contando que sus periodistas andan recibiendo amenazas de una mafia policial, y tanto los directores como los palafreneros de este sucio panfleto rojo vociferamos muy indignados ante tan grave afrenta antidemocrática.

Es una actitud hipócrita, la nuestra. Directores y palafreneros de este sucio panfleto rojo de mierda estamos encantados con esta amenaza de una mafia policial. Nos da pedigrí. Como hace 40 años.

Síntoma de nobleza ideológica era entonces ser enemigo de la policía y de la guardia civil. Y hoy, tristemente, 41 franciscos francos después, sigue siendo síntoma de nobleza ideológica ser enemigo de la policía y de la guardia civil. A pesar de la mayor parte de policías y de guardias civiles.

No es una mafia policial la que amenaza a periodistas, sino una mafia estatal. Una mafia construida sobre lo que, idiotamente, votamos. Una mafia democrática. Con sus urnas de agujero libre y lubricado para nuestro disfrute. Con su igualdad de oportunidades y sus servicios sociales y sus peluqueros para gatitos. Con sus anuncios de coches caros y baratos. Con su programa Padre para que entienda la declaración de la renta hasta Jordi Pujol en lengua suiza, que es el esperanto de los descuideros más honorables.

Vivimos en un país ideal en el que los únicos vulgares somos todos.

Yo, esto de las amenazas de policías a periodistas, me lo tomo muy a bien, pues es raro que en España (y en pocos países más, no lo olvidemos) un policía le pegue un tiro a un periodista. Como mucho, a veces te rozan con pólvora la underwood o el cuello de la camisa. Por eso los periodistas padecemos injusta fama de descuidados en el vestir y en el escribir.

He de decir, violando mi propia intimidad, que a mí la policía me ha pegado unas cuantas veces. Pero de mis palizas juveniles a mis palizas maduras hubo un cambio de estilismo: de joven me pegaban por poeta, luego me empezaron a pegar solo por gamba. Yo colegí que esa distinta forma de pegar escenificaba que estábamos acercándonos a la democracia. Pero no. Se siente uno derrotado cuando llega a la edad provecta y te vuelven a pegar por poeta, y nunca por gamba. Y te planteas ciertas degradaciones.

Es extravagante aceptar que dentro de la policía se cree una mafia policial y nadie se entere en la policía. Coño, tíos, que os dedicáis a esto. No hagáis de Torrente arquetipo, de Filemón alegoría, ni de Flores esperpento. Contadnos algo. No al periódico. A la gente.