La tele, Ada y Manuela

Anoche, tras agotar los sudores testosterónicos del fútbol y ser reconvenido por mi pelirroja y devuelto a la civilización, me senté en el sofá con ella a ver en diferido El Intermedio, el programa del Wyoming. Salían Ada Colau y Manuela Carmena, las dos gorgonas preferidas de nuestra derecha marichula. De la alcaldesa de Barcelona yo ya sabía algo por el miembro –y tanto– de la Real Academia Española Félix de Azúa, que en abril del año pasado nos ilustró con el aserto indeclinable de que “Colau debería estar sirviendo en un puesto de pescado”. Ah, cómo envidia uno la finezza de nuestros académicos, tan pulcros en el lenguaje como propensos a los subidones de urea intelectual cuando husmean una marisquería. En Carmena yo tampoco era muy experto, pero como informado lector de La Razón sabía que disfraza reyes magos con ropajes casi tan horteras como los de Jaime de Marichalar, lo que enerva mucho a los monárquicos, y que arranca flores protegidas en orillas paradisiacas, cual Frankenstein a punto de arrojar una niña al río. Con tales antecedentes, y echando en el otro canal Punto Pelota, me pareció desagradable que se le concediera pantalla a estas damas equívocas en horario infantil. Alcabalas de la libertad de expresión.

El caso es que El Intermedio no se llenó de sangre de monja y de soldado español, como todos los buenos católicos aguardábamos con horror indisimulado cuando supimos que acudían las dos citadas. El programa fue más bien un simulacro de mesa camilla familiar una mañana, con un trozo de asado, una amistad tranquila, la mesa clara, el perro, el buen hablar y afuera las verduleras de París chapoteando con los zuecos en la nieve, por traeros a Raúl González Tuñón. O sea, televisivamente hablando, un pestiño. Además, al final del programa Wyoming no le pellizcó el culo a ninguna de las dos, por lo que es difícil que reciba un premio al mérito catódico de manos de nuestros reyes borbones, como Pablo Motos, que sí le besó las nalgas, en riguroso directo, a Mónica Naranjo.

La tele es un hogar extraño, y ayer se pudo comprobar muy bien. Ni Colau ni Carmena parecían las alcaldesas de dos ciudades dickensianas metidas en revolución (que es en lo que se han convertido hoy todas las ciudades de España). Supongo que fue algo premeditado, aunque no por asesores. Pero a mí me contraguló con el medio ese regreso de la televisión al casi blanco y negro, cuando la gente hablaba normal y no se engordaba los labios mientras los anuncios, ni era necesario besarle el culo a tías flamígeras para tener audiencia.

Veo en twitter que mucha peña interpreta que la de ayer es la prueba catódica de que la política debería dejarse en manos de mujeres. Mi querido tuitero Paco Lobo pone a estos enredados opinadores en su sitio: “Lo guapo sería que ahora, de seguido, entrevistaran a Susana Díaz y Cospedal“. Si las convocadas para tratar el mismo tema hubieran sido las citadas lideresas, hoy estaríamos sordos y Belén Esteban andaría clamando por un escaño en el congreso en busca del share saqueado por las intrusas políticas.

Lo cual que anoche Carmena y Colau se olvidaron de hacer política y se dedicaron a la pedagogía, repitiéndonos muchas veces lo mismo para desensombrarnos del fárrago intelectual y politológico que nubla de aullidos nuestros cinco mil canales.

No hubo en El Intermedio de ayer excesiva profundidad argumental, ni discursos aprendidos ni soflamas, pues el tema no los necesita. Dice Benjamín Prado que a los dos duelistas ciegos de este conflicto catalán “no les gustan las carreteras de dos direcciones, prefieren los raíles”. Ayer conocimos otras vías pecuarias. Pero supongo que serán ficción. Era en la tele.