Opinion · Rosas y espinas

Sobres y volquetes de putas por Europa

 

El patriotismo del Partido Popular no conoce fronteras. En un alarde de internacionalización de sus “casos aislados”, ahora ha tenido que ser la Comisión Europea quien refiera las “actividades de naturaleza corrupta” que ha detectado entre los chicos de Mariano Rajoy allende los Pirineos.

Al parecer, el senador popular Pedro Agramunt pudo haber sido sobornado con dinero, joyas, relojes y hasta prostitutas para lavar la imagen del gobierno de Azerbayán y facilitarle el rapto de Europa. El informe de 200 páginas dedicado a nuestro patriota de hoy está fundamentado en las declaraciones de varios miembros de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa (APCE), que hablan de “distribución de sobres con dinero [negro] dentro del grupo político del PPE”. La verdad es qué no sé de qué me suena.

Se dice que hay políglotas capaces de ser imbéciles en seis o siete lenguas. Ya sabíamos por el juez Eloy Velasco que, presuntamente, Ignacio González y su amantísimo hermano habían creado un consorcio de emprendedores que desarrolló “prácticas delictivas en países de África, Centroamérica y Sudamérica”. Todo para demostrar que la gestión reponsable del PP no tiene fronteras. Especialmente gratificante –sobre todo para Podemos– resultó conocer que el clan había negociado con un grupo de funcionarios corruptos del denostado régimen bolivariano de Venezuela. Se conoce que, para las mordidas, los chavistas no son tan ogros, y por dios y por la patria y por la cuenta en las Seychelles sí se puede uno hermanar con ellos.

Muy bien tiene que estar haciendo política el PP si ha conseguido extender sus anillados tentáculos no solo a estos continentes, donde la corrupción es una forma de vida, sino también al mismo corazón de la gobernanza europea. No es que uno tuviera excesivamente idealizadas las bruselas y los estrasburgos, pero coño, imaginarse también allí a un señor del PP repartiendo sobres en negro en los váteres de caballeros del Parlamento Europeo me llena de orgullo nacional. Qué manera de exportar talento. No sé cómo nadie se atreve a pitar nuestro himno.

Por supuesto, nuestro patriota del día alega que se trata de “una caza de brujas inquisitorial”, que es lo que dice que hay que decir en estos casos el Manual del buen corrupto, una obra apócrifa escrita por un tal M’punto Rajoy,  a quien ni los más sesudos exégetas han sabido identificar para darle un premio Nobel de literatura, de economía, de medicina democrática o de algo.

La idea del PP a la hora de vender la marca España parece consistir en ese carterismo inverso que es el reparto de sobres B, y, por lo que intuyen en Europa los investigadores, tal práctica epistolar no ha sido mal acogida entre los rubios peperos del norte. En todas las piaras se fríen chorizos.

Por supuesto, las huestes de nuestro amado líder han cerrado filas en torno al talentoso lobista Agramunt, y avalan sus explicaciones con candoroso entusiasmo. Al fin y al cabo, solo se habla de dinero, joyas y volquetes de putas, como en casa, aunque algunos dirigentes populares dudan de que los europeos sepan conducir este tipo de volquetes. Son demasiado finos.