Un intento más de demolición sanitaria (parte 2): Reconversión de camas hospitalarias o el lado oscuro de un plan perverso

Juan Antonio Palacios Castaño
Colaboran: Grupo LARCS [1] (Laboratorio Abierto de Reflexión Científica y Social) www.proyectolarcs.com

“El alma perversa que alega santo testimonio es como un canalla de cara sonriente o hermosa manzana podrida por dentro”
(El mercader de Venecia, 1593. William Shakespeare) 

Planteamos en la primera parte del artículo la propuesta ‘experimental’ del Consejero de Salud de Madrid, Jesús Sánchez Martos, de ubicar hasta 130 camas de media y larga estancia en el Hospital Universitario de Móstoles, lo que fue explicado en la Asamblea de la Comunidad de Madrid, el pasado 6 de abril[2].

Aunque se ha dado marcha atrás a su puesta en marcha inmediata, se contempla, a medio plazo, en el nuevo Plan Funcional que prepara la Consejería y alcanza a siete hospitales madrileños: La Paz, Gregorio Marañón, 12 de Octubre, Getafe, Móstoles y Príncipe de Asturias[3].

Vimos que el problema del paciente crónico complejo y frágil supone en la actualidad un desafío en gran escala para las familias y para el propio sistema sociosanitario de nuestro país y en todo el mundo occidental[4].

Además de su impacto personal sobre pacientes y personas cuidadoras, tienen un impacto económico creciente sobre familias, comunidades y sociedad. Y provocan, además, una demanda creciente de servicios en todos los Sistemas Nacionales de Salud (SNS), que se traduce en una mayor utilización de recursos sanitarios: atención de urgencias, hospitalarias, de prestaciones farmacéuticas, etc.[5]

Lo que resulta evidente para toda la comunidad científica y gestora sanitaria occidental es que no se puede afrontar a este tipo de paciente desde la perspectiva tradicional de atención individual a las enfermedades agudas, modelo vigente actual en nuestro sistema de salud[6].

Pero, sobre todo, sabemos ‘lo que no hay que hacer’. De cara a los enfermos y para el sistema sanitario, la propuesta de la consejería es un despropósito.

1.- Una ocurrencia, que no lo es tanto

Entonces, si los datos disponibles son tan contundentes y la respuesta técnica es tan clara ¿cuál es el objetivo del Consejero de salud y su grupo de apoyo político en este nuevo experimento en el espacio de lo público?

Si el experimento planteara estos cambios tanto en el espacio público como en el privado, podríamos discutirlo en relación a las experiencias equivalentes. Pero no, la propuesta se aplica sólo en hospitales públicos.

No parece que sea un error de cálculo colocar un experimento más en el espacio de lo público para devaluación del mismo. Se trata, una vez más, de colocar a lo público en desventaja competitiva respecto de lo privado.

Un dato contundente que confirma esta sospecha: la Fundación Jiménez Díaz de Madrid, gestionada por Quironsalud-Fresenius Helios, es un hospital de referencia en una de las áreas de mayor volumen de población que supera los 65 años[7], tras las áreas correspondientes al Hospital Gregorio Marañón y el Hospital La Paz. Sin embargo, la Consejería de Salud de la Comunidad de Madrid no se ha planteado obligar a este centro a reconvertir parte de sus camas a media y larga estancia.

Si el ‘experimento Móstoles’ planteara estos cambios tanto en el espacio público como en el privado, podríamos discutirlo en relación con las experiencias equivalentes. Pero no, la propuesta se aplica en hospitales públicos. Vuelve a llover sobre mojado

Tampoco ha propuesto la reconversión de camas de agudos a media-larga estancia al resto de los hospitales privatizados de esa red asistencial paralela al Servicio Madrileño de Salud, que está siendo financiada por fondos públicos: el Hospital de Villalba, el Hospital Rey Juan Carlos, en Móstoles, y el Hospital Infanta Elena de Valdemoro, todos ellos del mismo grupo empresarial[8].

Alguien diría que el problema es la carencia de infraestructuras, pero tampoco es así. Existen instalaciones abandonadas por el propio sector sanitario en Madrid que se encuentran en progresivo deterioro por falta de uso, como por ejemplo son el antiguo Hospital Puerta de Hierro y el Instituto Cardiológico, entre muchas otras.

La intencionalidad y los medios han sido claros. No se trata de una ocurrencia. Y, aunque de momento haya dado marcha atrás en el Hospital de Móstoles, no ha desechado su extensión (“no es un problema sólo de Móstoles, sino de toda la Comunidad de Madrid y de sus 34 hospitales”) porque es de suponer que la propuesta vuelva a estar encima de la mesa cuando los vientos políticos y mediáticos le sean más favorables.

Cada vez hay mayor consenso sobre el plan programado que desde hace años se viene llevando a cabo por parte de determinados sectores neoliberales para la desarticulación de la red sanitaria pública y el fortalecimiento de los centros privados.

Las estrategias que se intentan implantar siguen tres líneas de acción con diferentes abordajes e intensidades en cada Comunidad Autónoma, en sintonía con un enfoque y articulación desde la Administración central.

La primera es una “vía fuerte” de transformación del sistema sanitario, que abordaría el cambio de la Ley General de Sanidad con el objetivo de alcanzar un sistema dual de seguros/beneficencia, junto a copagos generalizados ampliables progresivamente (farmacéutico, consultas, hospitalización, etc.). En esta línea estarían como ejemplos el intento de privatización de Madrid, arrancado de forma explícita por Ignacio González y Esperanza Aguirre y mediante la creación de Áreas únicas con Fusiones hospitalarias en Andalucía, bajo los auspicios de Susana Díaz, todos ellos frenados por una amplia contestación social.

Existen instalaciones destinadas a cubrir camas de media y larga estancia abandonadas por el propio sector sanitario en Madrid y que se encuentran en progresivo deterioro por falta de uso, como por ejemplo son el antiguo Hospital Puerta de Hierro y el Instituto Cardiológico

Es en esta vía donde se enmarca el intento de este Consejero de reconvertir en hospitales de agudos, camas a media-larga estancia.

También podríamos hablar de una “vía de media intensidad”, con acciones e intervenciones limitadas y específicas como lo son las privatizaciones, los recortes de personal, los copagos menores, las externalizaciones, etc. Este tipo de intervenciones vienen haciéndose de forma continuada en los últimos años en todas las Comunidades Autónomas.

Y, por último, una “vía de baja intensidad”, más soterrada y subliminal, con promoción del aseguramiento privado y una desincentivación del sector público que conlleva el abandono progresivo de la opción de asistencia pública en determinadas prestaciones por parte de cada vez más amplios grupos sociales con cierto poder adquisitivo, que serían los promotores y propagadores futuros de esa deseada doble velocidad sanitaria, como parte de ese neoliberalismo pujante, donde lo público se haría cargo fundamentalmente de los grupos más desfavorecidos con limitaciones de recorte económico y presupuestario.

No es tan gratuita la medida del Consejero de Salud de Madrid. No es ninguna ocurrencia de última hora. No es una propuesta ingenua propia de la banalidad del bien. Es algo perverso y calculado envuelto en el “discurso de buenísmo” dirigido a una población ahogada por una crisis que ha sido montada por los mismos protagonistas de la corrupción.

“Un príncipe, para conservar el poder, es a menudo obligado a ser perverso, porque, cuando el grupo del que juzga necesario para mantenerse está corrompido, es conveniente seguir su capricho para satisfacerlo, pues las buenas acciones serían tus enemigas”
(El príncipe, 1513. Nicolás Maquiavelo)


NOTAS
[1] Integrantes del Grupo LARCS: María C. Vázquez Torres, Elena García Sánchez, María José Vílchez Lara, Juan José Portolés Radiu, María Luisa Álvarez Méndez, Emilio Silva Barrera, Raúl Sánchez Fernández y Juan Antonio Palacios Castaño.
[2] “La Consejería de Sanidad estudia utilizar hasta 130 camas del Hospital Universitario de Móstoles para media y larga estancia”, Ser Madrid Oeste 07/04/17. Consultado con fecha 29/04/17. http://cadenaser.com/emisora/2017/04/07/ser_madrid_oeste/1491568861_999716.html
[3]“Habrá camas de media y larga estancia en siete hospitales públicos”, Radio Madrid, 26/04/17. Consultado con fecha 29/04/17. http://cadenaser.com/emisora/2017/04/26/radio_madrid/1493224407_479618.html
[4] “La cronicidad en cifras”. EsCronicos. Consultado con fecha 29/04/17. http://www.escronicos.com/images/las-cifras/las-cifras.pdf
[5] Grupo de trabajo SEMI / semFYC. “Documento de consenso ‘Atención al paciente con enfermedades crónicas'”. Grupo de Trabajo de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI) y la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (semFYC), Madrid, 2011 http://www.samfyc.es/pdf/boletin/2011%20semFYC%20SEMI%20DocConsenso%20AtencionPacienteEnfCronicas.pdf
[6] Eugênio Vilaça Mendes. Las redes de atención de salud. OPS Brasilia, 2013 http://iris.paho.org/xmlui/bitstream/handle/123456789/3147/LAS-REDES-DE-ATENCION-DE-SALUD-web3%5B1%5D.pdf?sequence=1
[7] Hospital Fundación Jiménez Diaz. “Memoria anual 2014”. Grupo Quirón. Madrid, 2015. Consultado con fecha 29/04/17. http://www.madrid.org/cs/Satellite?blobcol=urldata&blobheader=application%2Fpdf&blobheadername1=Content-disposition&blobheadername2=cadena&blobheadervalue1=filename%3DMemoria+2014+Fundacion+Jimenez+Diaz_OK.pdf&blobheadervalue2=language%3Des%26site%3DPortalSalud&blobkey=id&blobtable=MungoBlobs&blobwhere=1352893548049&ssbinary=true
[8] “La Consejería de Sanidad favorece el negocio del Grupo Quirón” en Radio Madrid, 14/03/17. Consultado con fecha 29/04/17. http://cadenaser.com/emisora/2017/03/13/radio_madrid/1489425501_364936.html