Iturmendi y la Esperanza (Aguirre y reaccionaria)

08 Abr 2011
Compartir: facebook twitter meneame
Etiquetas: , , , ,
Comentarios

El 25 de enero El Cofidencial Digital adelantaba: “Esperanza Aguirre apuesta por un cambio de rumbo en la Universidad Complutense. La presidenta de la Comunidad de Madrid intentará recuperar el máximo órgano de la institución académica a través de la figura de José Iturmendi, decano de la Facultad de Derecho durante más de 20 años”.

Lo primero que llama la atención de ese titular es el descaro con el que Esperanza Aguirre está utilizando el erario público, el dinero de todos los contribuyentes, para manipular e intervenir, favorecer a su partido e ideas políticas en una institución que debería ser independiente de los organismos políticos ajenos. Eso se llama intervencionismo y va totalmente en contra de la autonomía docente que la Constitución proclama (la autonomía universitaria se encuentra regulada en el artículo 27.10). Claro que, ¿desde cuándo ha querido la derecha y el Partido Popular utilizar la educación para algo más que para adoctrinar y hacer propaganda religiosa? Si las aulas se separan, aunque sea un poquito, de su férreo puño de desinformación, su monopolio, la base sobre la que se sustenta su imperio de miedo, favoritismo y confusión, se tambalea.

Lo segundo que llama la atención es la elección del candidato. Porque tras cacarear tantas veces su “tolerancia” hacia los homosexuales, las mujeres y otras minorías, la señora Aguirre va y elige a un candidato que no es que sea reaccionario, es que es sencillamente cavernario.

Ayer me insinuaban en un comentario

“Iturmendi no es del Opus. Su filiación político-religiosa es, aún, si cabe, más siniestra (o mejor dicho diestra, diestrísima). Da todavía más miedo”.

Aquello me lanzó a una búsqueda de qué opción podía ser más siniestra que esa secta lavacerebros y enseguida encontré la respuesta. Y la encontré tan fácilmente porque Iturmendi, al igual que la derecha española, no se molesta en esconder su ideario reaccionario y no ve problema alguno en la incoherencia entre sus lemas y eslóganes populistas y su verdadero credo. Pero es lo que la derecha viene haciendo desde hace mucho: basar su campaña en la mentira, la incoherencia y en tratar al electorado como tontos que pueden creer que “liberal” ahora define a los dictadorzuelos, clasistas y ladrones de siempre que reducen al pueblo a una capilla y a sus limosnas.

Volviendo a Iturmendi y a su filiación político-religiosa, resulta que a pesar de pontificar sobre el cambio y los nuevos tiempos, Iturmendi se define como “requeté”. ¿Y qué es eso?, se preguntará cualquier alma de su tiempo que no viva anclada en la prehistoria. Pues los requetés fueron los aliados Carlistas de Franco y luego de Fuerza Nueva. Unas prendas que, como define esta espeluznantemente cristofascista página llamada requetes.com, “se echaron a los montes y los llanos con la misión de limpiar España entera de la canalla que la estaba profanando”. Añadir que la canción más famosa de los requetés, esa que jovialmente entonaban mientras iban matando a todo lo que se moviese, dice: “Por Dios, por la Patria y el Rey, lucharon nuestros Padres. Por Dios, por la Patria y el Rey, lucharemos nosotros también”. Imagínense los ideales de cambio que puede llevar Iturmendi a la Complutense con semejante coplilla en el alma.

Claro que se sobreentiende su intención de cambio si se leen entrevistas como la del medio ultra-católico PáginasDigital que lo presenta así: “Iturmendi ha sido siempre un verso suelto, un católico tradicionalista que se ha caracterizado por mantener los viejos planes de estudio de los años 50, a pesar de todos los cambios”. ¿Y su lema es el cambio? ¿Un señor que se enorgullece de querer atar a una Universidad a la sociedad reaccionaria de los 50, de los 50 franquistas encima, se atreve a usar la palabra cambio? ¿Es Iturmendi en realidad el último fichaje del Club de la Comedia? ¿Es otra gamberrada de la Sexta filtrada a la prensa derechona para decir al final que todo era una broma? No, este señor va completamente en serio.

Ilustración de los requetés en la Guerra Civil

Ahora detengámonos en el término “católico tradicionalista”. ¿Son los católicos tradicionalistas más proclives a respetar, tolerar, incluso apoyar a los gays? Lo digo porque como Espe Aguirre se cansa de proclamar que ella no es homófoba, supongo que aparte de mencionar a un pariente lejano al que nunca conoció, tendrá alguna iniciativa más que nos facilite la vida a los LGTB.  Pues resulta que no sólo no es muy proclive a permitir lo gay, sino que el pensamiento “católico tradicionalista” está en contra del Concilio Vaticano II y aboga por volver a las misas en latín y el puño férreo en todo lo que se salga de la Edad Media y su amor por las hogueras con maricas, mujeres (o ambos, seamos creativos). Vamos que les parece que el Vaticano II trajo un aire díscolo a la Iglesia que no… así que imaginad lo que pueden planear para los gays, lesbianas y transexuales. Ni digamos a las feministas.

Pero, yendo a lo concreto, ¿cuál es la propuesta de Iturmendi y por ende de Esperanza Aguirre? Por suerte un alumno de la UCM lo ha aclarado meridianamente en su artículo Por qué voy a votar a Carrillo y no a Iturmendi (Gracias Rafa Cercedilla por tu generosidad y valentía). Resumidamente viene a exponer sobre las propuestas de Iturmendi y la realidad:

1. Honestidad y buena administración

Sus 21 años de Decano de Derecho en la UCM han transformado la Facultad en un erial que habría que cerrar. José Iturmendi Morales, catedrático de Filosofía del Derecho, sobrino del Ministro franquista Iturmendi, se autodefine como requeté, prácticamente ágrafo, maleducado, agresivo en las formas, y un amante de la familia.

Y cuando dice que es un amante de la familia en realidad quiere decir un amante del nepotismo más descarado. El único profesor asociado de su departamento es su hijo, pero el resto del departamento sigue ese canto al nepotismo:

Director del Departamento: José Iturmendi Morales
Profesora Titular de Esc. Universitaria: Maria Angeles Rubia Villa, su esposa.
Profesor Asociado: José Miguel Iturmendi Rubia, su hijo
Profesora Contratada Doctora: Nuria Cuadrado Gamarra, novia de su hijo.

Pero si esa descarada utilización de su departamento para repartir favores es escandalosa, esperad a ver cómo utiliza sus calificaciones a los alumnos:

Según confirma la revista Interviú: “Álvaro Ramírez de Haro Aguirre, hijo de Esperanza Aguirre, recibió una de las ocho matrículas de honor que el Decano de la Facultad de Derecho de la Universidad Complutense de Madrid, José Iturmendi, concedió en la asignatura de Derecho Natural en el curso 1998-1999”.

Las otras siete matrículas de honor, según hizo saber la revista El Siglo en su núm. 512 (ver Los chanchullos de Iturmendi), fueron distribuidas entre otros hijos y familiares de altos cargos del PP y de amigos del propio decano. Y es que José Iturmendi Morales, en el citado año académico dio clases de Derecho Natural en primer curso de la carrera al Grupo A, es decir, al grupo de alumnos cuyos apellidos comenzasen por las letras A o B, un total de 127 personas. Sin embargo, el decano, que bien es verdad que tiene la facultad de ordenar cambios de grupo, añadió a su clase a otros alumnos que, por una lógica cuestión de listas, correspondían a otros profesores.

Entre estos agregados figuran: el hijo menor de la hoy presidenta de la Comunidad de Madrid; otro retoño de la ex ministra de Medio Ambiente, Isabel Tocino; una familiar del actual alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, entonces en el cargo de Aguirre, una nieta del que fuera presidente de las Cortes, del Consejo General del Poder Judicial y del Tribunal Supremo, Antonio Hernández-Gil. Curiosamente, a todos ellos, además de al hijo de la vicerrectora de Alumnos de la Complutense, María Teresa Fernández-Pacheco y a otros vástagos de catedráticos y profesores amigos suyos, Iturmendi, en los exámenes finales de junio les otorgó la máxima calificación, la matrícula de honor. Fueron los únicos ocho que la recibieron de 176 alumnos, según extrajo El Siglo de la hoja oficial de calificaciones.

A esta escandalosa “hoja de ruta” hay que añadir el honesto alegato que este alumno hace para terminar su magnífico escrito:

Para que no vuelva el enchufismo, el amiguismo, los ecos de la dictadura. Para no convertir la UCM en una universidad al servicio de la élite. Porque el rector de una universidad de un país laico no debe ir a “misas de desagravio”, porque en su facultad se permiten pancartas recordando el 39, porque envían autobuses para que las “nuevas generaciones” voten… EL PRÓXIMO MIÉRCOLES 13, MOVILÍZATE, NO DEJES TU UNIVERSIDAD EN LAS MANOS DE UN CACIQUE, VOTA A CARRILLO.

Creo que no se puede decir más claro. Yo sólo añadiría que esa desesperada llamada al sentido común es perfectamente aplicable a las elecciones municipales el 22 de mayo. No dejes Madrid en manos de una cacique, vota cualquier otra opción.

Ah, y gracias Esperanza Reaccionaria, ay, perdón, Aguirre, por seguir sacando a estos muertos vivientes de sus criptas para incorporarlos a la escena política. Sí, estoy seguro de que tienen tanto respeto y apoyo a la comunidad LGTB y feminista como tú.


comments powered by Disqus