Opinion · Palabra de artivista

El sida no es el pasado

Recién celebrado el Día Mundial de la Lucha Contra el Sida, las carencias que deja son evidentes: sigue sin entenderse que el sida no es algo del pasado, ni algo superado, ni algo controlado, ni, mucho menos, una mera enfermedad crónica de la que ya no muere nadie. El sida sigue siendo un virus  mortal cuya mejor cura, vacuna y enemigo es la prevención, no contraerlo, usar condón.

Una vez más, la prevención se ha dejado de lado en favor de los intereses de la farmacéuticas: centrarse en la calidad de vida de los pacientes ya infectados e ignorar el ejército de víctimas en ciernes que esperan sin rubor entrar a formar partes de unas filas que alimentan a una industria en crecimiento, la del enfermo victimizado. Lo único que se está haciendo crónico es el aumento de infectados… y cada vez más jóvenes.

Por supuesto, no es que los monumentales logros en la longevidad y calidad de vida de los pacientes infectados sea poca cosa, es prácticamente un milagro que ha salvado millones de vidas, que ha resucitado la calidad de vida de los seropositivos y sus seres queridos, pero esa conquista no consigue disimular la creciente campaña de esas farmacéuticas, las instituciones y, especialmente, la Iglesia, para quitar importancia a la prevención; esto es: el uso del preservativo. Cada vez más, los poderes fácticos con plataformas mediáticas han ido “olvidando” el condón para centrarse en la “caridad” católica hacia los ya infectados. Una estrategia que ha otorgado un enorme poder (subvenciones, ventas, industria….) a esos grupos de presión sobre sus víctimas ya estigmatizadas, controladas, sometidas bajo la etiqueta de “enfermos” a una caridad feudal que proviene del mismo verdugo.

Y es que las estrategias serodifusoras se han sofisticado perversamente en los últimos tiempos. Refugiadas en esa exquisita doble moral que en público practica un discurso aparentemente tolerante mientras por detrás utiliza su enorme poder para boicotear las  escasas iniciativas de lucha contra el VIH/sida, la tríada Iglesia-derecha-farmacéuticas ha hecho todo lo posible por borrar el heroico trabajo del aquellos primeros activistas, unos titanes que consiguieron enfrentar y superar la negación e invisibilización de los primeros tiempos (Ronald Reagan tardó siete años en pronunciar la palabra sida) hasta construir una conciencia, organización y activismo que inspirarían y serían el motor de algunos de los mayores logros sociales de las últimas décadas.

A esta destrucción de la concienciación que el activismo había conseguido, la tríada Iglesia-derecha-farmacéuticas sumó una implacable campaña de implantación de la hipócrita moral cristiana en el ámbito de la lucha contra el sida. La responsabilidad, la solidaridad y la desestigmatización dieron paso a  la culpa, el victimismo y ese limosneo tan característico de la derecha nacional-católica que se aprovecha de los males del pueblo para construir una exquisita élite de “señoras de la caridad” que hagan parecer que “atienden a los enfermitos” cuando en realidad lo que hacen es mantener esa población enferma que garantice su estatus caritativo. Por supuesto, el mayor frente sigue estando  en los colegios. La deseducación y adoctrinamiento religioso no sólo se reduce a la destrucción de la necesaria Educación para la Ciudadania, todo lo relacionado con la educación sexual se devuelve a la caverna cristofascista. El anteproyecto de la infame Ley Orgánica de la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE)  de Wert ya lo anuncia con su asignatura de religión, su segregación por sexos y su espíritu nacional-católico resucitado. En palabras de la diputada del BNG Rosana Pérez  es una vuelta a “la caverna del franquismo”.

Es triste que incluso durante los idílicos años de Zapatero, en los que la administración dedicó no pocos esfuerzos en este ámbito (alguno tan sobresaliente como potenciar como nunca un Plan Nacional Sobre el Sida que el PP se apresuró a dejar inoperativo), un peligroso triunfalismo haya distorsionado la importancia de la prevención y se haya perdido en una autocomplacencia que confunde alerta con estigma (denunciar la gravedad del sida y hacer temer a la enfermedad no es estigmatizarla) y que cree que difuminando la realidad hasta rozar la glamurización de la enfermedad se consigue borrar el estigma. Ese triunfalismo que habla del VIH/sida como algo del pasado no ayuda a nadie. No es casualidad que haya sido muy aplaudido desde la derecha y la Iglesia que invisibilizan asi, una vez más, la realidad del VIH/sida.

Año tras año se ha propagado en medios de comunicación y campañas institucionales un “ya no es un problema” que niega la realidad más evidente si se consideran los últimos informes epidemiológicos:

Desde el inicio de la epidemia en España se han notificado un total de 82.009 casos de sida. El sida ha matado en España a más de 53.000 personas. Según datos actuales, la cifra de fallecimientos efecto del sida está en torno a los 1.100-1.600 por año.

Se estima que hay alrededor de 150.000 personas con el VIH en España, y que cada año hay 3.500-4.500 nuevas transmisiones. La edad más frecuente de recepción de diagnóstico fue de 35 años. El 46,5 % de los nuevos diagnósticos presentan diagnóstico tardío; un diagnóstico tardío significa que en el momento de la detección, la infección está bastante avanzada, lo que hace más difícil la recuperación y el tratamiento.

Hay determinados colectivos donde la población del VIH ha aumentado considerablemente en los últimos años. El perfil de hombres con orientación homosexual y bisexual ha pasado de ocupar el 28,8% de los diagnósticos de VIH (2004) al 54% (2011), lo que supone un aumento de 26 puntos en siete años, y de 6 puntos sólo en 2011. También es preocupante la incidencia del VIH en los jóvenes. Según datos del Centro Sandoval de Madrid, la tasa de VIH que están dando a la población menor de 25 años se ha multiplicado por cinco desde 2006. El Ministerio de Sanidad reconoce que más del 12% de los nuevos diagnósticos del VIH registrados se dan en menores de 25 años.

A esto hay que sumar ese perverso boicot que, promovido desde la Iglesia, ha calado en todas las capas de esa lucha hasta conseguir desactivar mecanismos de defensa esenciales para el movimiento. No hace mucho, un concienciado activista tomó parte en una publicitada campaña para reflejar la “normalizada” vida que las personas con VIH llevan ahora gracias a la medicación. Por supuesto, la campaña estaba financiada por la industria farmacéutica. Parte de esa campaña era una glamurosa exposición de fotografías sobre “20 días en la vida de una persona con el VIH”. Quería ser una radiografía del VIH/sida hoy en día. La exposición de las fotos debería haber comenzado con una espectacular foto de varios preservativos, pero cuando nuestro protagonista llegó a la sala en la que se había montado la exposición se encontró con que la mencionada foto inicial había desaparecido. “¿Qué ha pasado con la foto de los condones?”, preguntó alarmado nuestro activista. La respuesta le produjo una tristeza e impotencia brutales: “Una de las consejeras de la farmacéutica que patrocina la exposición ha exigido que la retiren o se retiran ellos… es católica y, como el Papa, se opone al uso de preservativos”.

A este debilitamiento de la red asociativa y activista hay que sumar la feroz embestida que el Partido Popular ha emprendido contra esta adormecida red de apoyo. He aquí un resumen realizado por el activista VIH/sida Guillermo López sobre los recortes que en los escasos meses que el PP lleva en el gobierno ha ejecutado:

1) Este año es el primero desde 2004 que el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad no colabora con las ONG´s para diseñar y ofrecer las pertinentes campañas anuales y protocolos de actuación.  En el Día Mundial del Sida, la web del Ministerio no recoge siquiera mención alguna.

2) Desaparecerá en 2013 la Unidad de Enfermedades Infecciosas del Hospital Carlos III de la Comunidad de Madrid. El Hospital Carlos III es el hospital que más pacientes atiende con infección por el VIH y con hepatitis en toda España; son más de 4.000 pacientes a los que se hace seguimiento. Asimismo, su unidad es la más importante de España en materia de investigación en VIH y ha sido pionera en Europa en intervención con personas con el VIH. Pero la Comunidad de Madrid destruirá esos servicios y recursos orientados al VIH/Sida, que son de prestigio internacional. No es ahorro, no es recorte (esos pacientes serán trasladados a otro hospital), es desmantelar un servicio óptimo e integral para una población vulnerable que a partir del año que viene pierde su derecho a estar adecuadamente atendida.

3) El equipo del Plan Nacional sobre el Sida ha quedado reducido a cuatro técnicos. La Alianza de Plataformas de respuesta al VIH ha advertido de que se están perdiendo los logros de treinta años en la lucha contra el sida y sus consecuencias sociales. Para estas ONG, las políticas para afrontar esta enfermedad en España son “insuficientes y equivocadas” y pone como ejemplo la gestión de la Secretaría del Plan Nacional sobre el Sida, que aunque se mantiene, “lo hace con un equipo técnico y un presupuesto muy reducidos con respecto a años anteriores”.

4) Se han reducido en 2012 un 45% menos -de 70 a 38 millones- las políticas de salud pública, sanidad exterior y calidad dentro de las cuales se incluye la atención al VIH, entre otras problemáticas como el tabaquismo, la drogodependencia, las epidemias, o la calidad de la alimentación y el agua. De estos 38 millones, 29 millones han sido para gastos en personal y gastos en bienes, y sólo 6.629,37 han ido para la partida “familias e instituciones sin ánimo de lucro”, que son las que ejecutan los programas de intervención con los ciudadanos.

5) 2012 es el primer año desde hace seis donde no hay una campaña de sensibilización del VIH durante el Orgullo Gay. Una empresa donó al ministerio 100.000 preservativos y 100.000 lubricantes con objeto de una campaña durante el Orgullo LGTB. Se iban a repartir gracias a voluntarios de las ONG´s.  Ana Mato, Ministra de Sanidad, rechazó la donación esgrimiendo que el material “no estaba debidamente empaquetado”.

6)   El PP votó en Septiembre de 2012 contra la Ley de Igualdad de Trato, aprobado por el anterior Consejo de Ministros del PSOE, por lo que no salió adelante.  La ley era un avance en cuanto a la reducción del estigma hacia las personas con el VIH.

7) La Comunidad de Madrid es la región donde más casos de VIH y sida se detectan, muy por encima de las demás. Sin embargo, la Comunidad de Madrid prescindió de un Plan de Actuación frente al VIH en 2008 y desde entonces no ha vuelto a tener ninguno. En 2010 el Partido Socialista de Madrid defendió en la Asamblea un Plan de Actuación frente al VIH, pero los miembros del PP votaron en contra de su aplicación. La Comunidad de Madrid sí sigue promocionado un Plan de Actuación frente al VIH desde su web oficial, si bien este Plan lleva años sin existir.

8) Subvenciones en comunidades como Madrid o Valencia para ONG’s que trabajan en la prevención del VIH y atención a personas con el VIH: 0 euros. Cuando la Comunidad de Madrid destinaba fondos a las ONG´s lo hacía con una cantidad que oscilaba en torno a los 260.000 euros. En 2012 la Comunidad de Madrid ha dedicado 2.550.407 euros para fomento de “Asuntos Taurinos”. ¿Carencia de fondos económicos, o desatención por ideología?

9) Recordemos que el tratamiento es de por vida, y que si no se toma diariamente la persona infectada muere. Cada año, hay alrededor de mil nuevas transmisiones detectadas en la Comunidad de Madrid, que se suman a las ya existentes. A pesar de ello, en muchas comunidades autónomas están recortando en tratamiento antirretroviral. Por ejemplo, el gobierno de la Comunidad de Madrid ha invertido 12 millones menos para tratamiento antirretroviral en 2012. ¿Cómo es posible si cada vez hay más personas con el VIH que deben recibir tratamiento? Reseñemos que el tratamiento mensual de cada persona con el VIH cuesta un mínimo de 1.000 euros. Si no se oferta a través de la red pública sanitaria, la persona con el VIH no puede pagarlo y muere.

10) La educación frente a las Enfermedades de Transmisión Sexual y embarazos no deseados es cada vez más difícil en los centros educativos. En la Comunidad de Madrid sólo el 49% de los colegios son públicos. Que las asociaciones lleven talleres y charlas a los colegios concertados y privados- la mayoría de ideología católica- es tarea ardua. “Cómo van a llevar al colegio a personas con sida”.

11) La exclusión de los inmigrantes en situación no regularizada de la sanidad pública conllevará, como ha alertado Seisida, una mayor transmisión y mortalidad por VIH/sida. “No son recortes, son ejecuciones”, se escucha en muchas de las últimas manifestaciones. Según el Grupo de Estudio del Sida (Gesida) de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC), entre 2.700 y 4.600 personas afectadas por el virus van a dejar de recibir tratamiento, por lo que van a morir. Según el estudio de Gesida,  “los costes directos que supondrá el decreto por hospitalizaciones y visitas a urgencias supondrán de entrada dividir por dos ese ahorro conseguido con la denegación del tratamiento”.

12) El Ministerio de Sanidad ha resuelto con fecha del 22/11/12 la convocatoria de subvenciones 2012 para asociaciones dirigidas al VIH. El recorte ha sido del 68% con respecto a la convocatoria de 2001. La convocatoria es para proyectos transcurridos entre Enero de 2012 y Diciembre de 2012,  y como se ha resuelto a finales de Noviembre las asociaciones han tenido que trabajar durante los últimos once meses con sus propios recursos sin saber siquiera si iban a ser financiados, lo que ha conducido a una reducción de la calidad de los mismos. La resolución de la convocatoria ha dejado fuera a muchas ONGs representativas desde décadas en la lucha contra el VIH– como Hetaira, Red VIH o Stop Sida-, mientras han acogido asociaciones relacionadas con la ideología del PP. Muchas asociaciones no sólo van a desaparecer, dejando un hueco que la administración pública no va a cubrir, sino que además tendrán que afrontar las pérdidas derivadas de haber adelantado sus fondos económicos para poder presentarse a la convocatoria.

13) La Comunidad de Madrid no ofrece ningún tipo de recurso económico a las asociaciones. Y en sus presupuestos para 2013 no se contempla ningún fondo de prevención y atención a personas con el VIH. Antes las comunidades autónomas recibían fondos económicos del Ministerio de Sanidad para gastarlos en reducir la problemática del VIH/Sida; estaban por tanto en la obligación de hacer acciones contra el VIH/Sida. Pero en 2012 el Gobierno de España eliminó esas transferencias a las comunidades autónomas, y por tanto ese deber de atender el VIH.

Y no bastando esas estrategias serodifusoras, hoy mismo el portal gay y lesbico Chueca.com difundía esta noticia: El PSOE alerta ante el posible copago para enfermos crónicos y con VIH. De ser así, el PP se convertiría en el peor canalla de la historia de la democracia porque, como aclara el artículo: El portavoz de Sanidad del PSOE, Martínez Olmos, ha señalado que “aplicar el copago a los medicamentos dispensados de manera ambulatoria en los hospitales afectaría a tratamientos como el del VIH/Sida o el de la Hepatitis C, que pueden costar hasta 40.000 euros al año, una cantidad que no estará al alcance de la mayoría de los pacientes”.

Pero no hay problema que el PP no pueda solventar mintiendo descaradamente. Como hace unos días cuando Mercedes Vinuesa, directora general de Salud Pública del Ministerio de Sanidad, en una entrevista con El Mundo (que debía haber hecho la responsable directa del Plan Nacional de Sida pero “estaba muy liada”… los espás se deben estar forrando con estas señoronas del PP) se atrevió a afirmar que ‘todo el mundo que necesita tratamiento lo está recibiendo’ y a negar que vaya a aumentar la mortalidad por sida. Pero su sarta de mentiras no se quedó ahí, veamos algunas de las peculiares distorsiones que estas señoras devotísimas de la Orden de las Esclavas Agradecidas son capaces de urdir:

Lo que dice: “En 2012 se optó por seguir pintando la partida de convenios con las comunidades autónomas, que se ha ejecutado completamente y era de 3,5 millones de euros”.

La realidad: En 2012 ha desaparecido totalmente la partida de convenios con las comunidades autónomas. Las transferencias en ese sentido han sido de 0 euros, y no de 3,5 millones.

 

Lo que dice: “(Los criterios para repartir subvenciones) Es algo que está especificado en una orden de subvenciones que lleva tiempo vigente. Son técnicos independientes del Ministerio de Sanidad quienes evalúan los proyectos. Son gente entrenada e imparcial, los mismos que en años anteriores, por cierto”.

La realidad: Han despedido a los técnicos que evaluaban los proyectos en los últimos años y han puesto a dedo aquellos que han querido. ¿No es sospechoso que este año hayan sido financiadas las anteriormente ausentes Cruz Blanca o Colegas al tiempo que eran excluidas ONG´s históricas cuya reputación les avalaba?

 

Lo que dice: “Este año hemos realizado un tríptico que está colgado en las comunidades autónomas”.

La realidad: No hay tríptico alguno colgado en las comunidades autónomas ni en la web del Ministerio.

 

Lo que dice: “Nuestra intención es dirigirnos en la próxima campaña a los preadolescentes”.

La realidad: Aparte de lo discutible que es dirigirse con más fuerza a preadolescentes para hablar del sida que a adolescentes o a la población vulnerable al VIH/sida, la Fundación Lucía, la única ONG especializada en esa población, no ha recibido financiación alguna, en contraste con años anteriores.

 

Lo que dice: “Todo el mundo que necesite el tratamiento lo está recibiendo”.

La realidad: Se está negando el tratamiento a muchas personas con el VIH que antes sí lo recibían. Cesida, Gesia, Médicos del Mundo, Madvihda o FELGTB, entre otras ONG´s, han denunciado que tienen usuarios que ya no disponen de medicación, por lo que corren serio riesgo de muerte.

 

Utilizando la chusca dialéctica pepera: nos hemos infectado por encima de nuestras posibilidades.