Opinion · Palabra de artivista

“Las guerras correctas”, los GAL e Iñaki Gabilondo

lasguerrascorrectas-cartelEl Teatro del Barrio ha cargado con la complicada tarea de crear un nuevo género teatral que rescata información con una nueva mirada al pasado. Aunque Alberto San Juan, fundador de la cooperativa cultural (siempre estáis a tiempo de haceros socios) y guía de esta travesía, lo llama “teatro político” a falta de una mejor etiqueta, podríamos denominar a este género “rescatismo teatral”, pues es rescatar del olvido ciertos capítulos, desenterrar la historia para mirarla con una nueva luz, lo que aborda incansablemente esta iniciativa. Revisar con rigor casi científico trozos de nuestro pasado sociopolítico que nos han llevado hasta aquí y que han sido manipulados o escondidos. En palabras de Alberto San Juan: “Para conocer el presente hay que conocer la Transición y para conocer la Transición hay que conocer la Dictadura”. Alberto dijo estas palabras en el debate posterior al estreno que nos atañe, la obra escrita y dirigida por Gabriel Ochoa Las guerras correctas.

El título hace referencia a la guerra sucia o terrorismo de estado que el PSOE practicó contra ETA con los GAL. Una traición a todos los fundamentos de la democracia que en cierto punto fue clasificada de “guerra correcta”. Y para ilustrar este triste episodio del terrorismo de estado, Ochoa recrea la histórica entrevista que Iñaki Gabilondo le hizo al entonces presidente de gobierno Felipe González en TVE en pleno escándalo de los GAL. También nos muestran los antecedentes de la entrevista, una serie de tensas llamadas a Gabilondo en Nueva York para pedirle que la haga en TVE,  y sus consecuencias; especialmente una reunión entre Gabilondo y González años más tarde en una casa de campo del segundo a petición del mismo durante la cual Felipe González le mostró a Iñaki un diario íntimo-político que provocó una acalorada discusión. Hay que suponer que Gabilondo aportó estos datos del pre y el pos al director en una serie de reuniones previas a escribir la obra. Luego lo confirmó en el debate posterior al que también asistió junto a Ignacio Escolar.

No es casualidad que en la sede que ha parido las más destacadas obras de este “rescatismo”, la mayoría dirigidas por San Juan como su Autobiografía de un joven capitalista español, Marca España o Ruz-Bárcenas, llegue esta nueva obra de Gabriel Ochoa que bien se podría haber llamado Felipe-Iñaki. Es evidente la inspiración que Alberto San Juan con su serie “rescatista” está propiciando. Ochoa, tras intentarlo en varias salas, acabó acercándose al actor de Animalario y le pidió ayuda. Esta ayuda fue dada en forma de cobijo en la sala cooperativa que desde Lavapiés lleva ya un tiempo albergando algunas de las más interesantes propuestas alternativas de la cartelera madrileña (por supuesto, servidora de usted incluida; como podéis ver el próximo domingo 15 de febrero a las 20 horas). Y el estreno y posterior debate dieron buena fe del acierto, como a continuación detallaré.

lasguerrascorrectasLa dirección, salvo por la pésima idea de proyectar en unas letras minúsculas sobre el telón negro una larguísima historia que nos intenta poner en antecedentes y que costaba leer, es magistral. En ciertos momentos se rompe la cuarta pared y los personajes que están hablando en conferencia telefónica transoceánica se saludan en un ingenioso guiño al público que alivia lo tenso de la historia. Los actores y espacios están perfectamente coregrafiados para trasladarnos a mil lugares que van desde Nueva York a un campo por el que hacen un cómico footing Rubalcaba y Candau. La escenografía, un minimalista set compuesto por dos teléfonos rojos y dos sillones, es impecable. Los cuatro protagonistas, Manolo Solo (Felipe González), Luis Callejo (Iñaki Gabilondo), César Tormo (Jordi García Candau) y Chani Martín (Alfredo Pérez Rubalcaba), están brillantes en sus respectivos papeles (especialmente el último, que interpreta a Rubalcaba con una ironía tan fina que roza la caricatura, desatando más de una carcajada –algo malvada– por lo “servil” y reconocible del personaje).

lasguerrascorrectas1Mis peros a esta conseguida pieza serían dos. Por un lado me quedé con ciertas dudas sobre la relevancia del tema de los GAL hoy en día, cuando ETA prácticamente ha desaparecido y el terrorismo, a pesar de los esfuerzos del PP porque no sea así, no es una prioridad de la sociedad. Personalmente, y desde luego es una opinión muy personal, me pregunté ¿Se quiere tratar el despreciable terrorismo de estado con esta entrevista? Porque se me ocurren mil casos mucho más relevantes y actuales que son desconocidos. Desde la persecución a Alfon y los Bukaneros, pasando por los huelguistas Carlos y Carmen y demás encarcelados por acudir a la huelga general del 14N o Isma y Miguel, encarcelados como tantos otros por acudir al 22M. En los últimos años la guerra sucia y persecución policial desde el estado (que yo no dudaría en calificar de terrorismo de estado) ha ido creciendo hasta convertir esa memoria de la famosa entrevista en una curiosidad del pasado. Un problema que se ve acentuado por el excesivo protagonismo del personaje de Iñaki Gabilondo –que en algunos momentos llega a la beatificación– en un episodio histórico en el que el centro no debía ser él, aunque la intención de plantear la responsabilidad del periodismo en la política sea un debate interesante y quizás la intención de Ochoa. Pero ese excesivo protagonismo del periodista  y su versión de la historia diluye bastante una propuesta que ya en sí cuesta traer al presente español.

A pesar de estas dudas, repito, muy personales, la propuesta es más que interesante y muy de agradecer en el desolador panorama teatral actual. Todo conocimiento es un logro. Todo despertar es una bendición. Y no dudo de que Las guerras correctas despertará muchas preguntas y respuestas.

 

Las guerras correctas. 
Teatro del Barrio (Zurita, 20. 28012 Madrid. Teléfono 91 084 36 92).
Funciones: Viernes y sábado 20:00 h. / domingo 18:00 h.
Dirección y Dramaturgia: Gabriel Ochoa
Intérpretes: Manolo Sólo, Luis Callejo, César Tormo, Chani Martín.
Puedes comprar tu entrada anticipada en teatrodelbarrio.com.
Entrada anticipada: 14 euros
Entrada en taquilla: 16 euros