El pinkwashing de la homófoba Cifuentes

shangaylily

El término pinkwashing es un acrónimo que combina las palabras “blanqueo” y “rosa”, blanqueorosa se podría decir en español, para aludir a la conocida estrategia del “blanqueo de dinero” (convertir en legal dinero ilegal “pasándolo” por un negocio, mecenazgo de arte, negocio que oculte la procedencia del dinero argumentado como beneficios o pérdidas ese permanente flujo de dinero) pero utilizando los derechos gays para “lavar”, ocultar, “blanquear” acciones o atropellos contra derechos humanos que las grandes potencias cometen para dominar el tablero mundial. O sea, se alardea de democracia tolerante usando a los gays (a un cierto tipo de gay, en realidad: una élite capitalista privilegiada dispuesta a colaborar a cambio de sus privilegios) para demostrar un inexistente grado de tolerancia. Así se distrae del clasismo (si aplicas la lucha de clases a estas minorías se desvela todo el pastel) que afectará al resto de la comunidad marginada. O de las invasiones, torturas, discriminaciones y demás abusos que el supuesto defensor de derechos humanos por mor de la comunidad LGTB está llevando a cabo. Se aplica especialmente al estado de Israel y su permanente utilización de una élite LGTB en Tel-Aviv como garante de su calidad democrática (y distracción de su genocidio en Palestina), aunque todo viene impulsado por EE.UU. La teórica queer estadounidense Jasbir K. Puar lo popularizó en su libro Montajes terroristas: homonacionalismo en tiempos queers. Luego grandes voces como la novelista y académica Sarah Schulman han profundizado en el retorcido mecanismo a través de ensayos y artículos como su Guía documental del pinkwashing (en inglés). Aunque si se quiere entender la perversión de esta campaña, hay que leer (en inglés) el fascinante intercambio de correos entre la académica y la revista gay OUT (completamente comprada por dinero sionista y un ejemplo de pinkwashing) cuando estos intentaron manipularla en un número especial para rebatir el pinkwashing de Israel. Sara, tras arrancar con un rotundo “El punto de partida es la historia del gobierno israelí metiendo dinero para persuadir al mundo de que los ‘derechos gays’ deben estar por encima de las violaciones de derechos humanos causadas por la ocupación”, va rebatiendo punto a punto, y con datos, las ambiguas proclamas proisraelíes de la revista.

Esto ya lo expliqué en mi entrada Pinkwashing en Venezuela, pero creo necesario repetirlo para aplicarlo a lo que hace tiempo viene pasando en España. Especialmente en Madrid (aunque la ristra de Orgullos del PP que se expanden cual franquicia no lo restringen, ni mucho menos, a la capital-laboratorio del PP). Especial mención merecen dos esclavas agradecidas al PP que vienen haciendo pinkwashing como quien hace zapping cuando algo no le interesa: Esperanza Aguirre y Cristina Cifuentes. Mención especial debe darse a la segunda, una aplicada alumna de Gallardón el rey de los gestos progres devenido cristofascista impenitente.

Justo antes de las elecciones autonómicas de 2015, aparecía en ese medio falsiprogre, devoto de Gallardón —y ahora de sus pupila Cifuentes—, llamado El País, una noticia que anunciaba a bombo y platillo: Madrid tendrá un protocolo policial contra los delitos homófobos. Aprovechando la absurda iniciativa, la noticia colaba que “La delegada del Gobierno, Cristina Cifuentes, impulsa un plan para ayudar a denunciar las agresiones sufridas por homosexuales”. La pantomima se vuelve a reproducir estos días en los que Cifuentes, la que abría campaña deteniendo a 18 ciudadanos a punta de pistola (luego dice que son los jueces y ella no tiene nada que ver, como con Alfon, claro), quiere sumar a su imagen de “verso suelto progre” del PP (ya vimos como funciona eso con Gallardón), que está potenciando tras anunciar que, ¡oh!, condescendiente PPresidenta, permitirá a los sinpapeles no morirse en la puerta de los hospitales, la de adalid de las causas sociales (siempre y cuando sean un negocio y hagan más atractivo el modelo neoliberal, claro; ya demostró su habilidad simultaneando treperío jerárquico en las escalas más paleofranquistas y aires de juvenil renovación en su etapa Complutense).

Por supuesto, en ninguna de esas campañas se mencionaba que Cifuentes ha votado repetidas veces en  la Asamblea de Madrid en contra de iniciativas a favor de la comunidad LGTB. Ni, mucho menos, que aunque se cansa de repetir que ella está muy en contra de los ataques de su partido contra las personas LGTB (léase el recurso en el Constitucional y muchas más aberraciones), jamás ha abandonado el partido. Tampoco, faltaría más, han puntualizado que esas publicitadas muestras de apoyo a los gays sólo se dirigen a una élite rica, asimilada, liberal y empeñada en copiar al hetero hasta ser ‘normal’, o sea: absurdigays, y que en cuanto un gay está en las manifestaciones, protestas o demandas que van contra su destrucción de nuestro estado de bienestar (o reclaman el respeto a nuestra diversidad, cultura y vida alternativa, no a el patriarcado pintado de rosa que ella quiere imponer), pasa a la trinchera enemiga y será tratado con la brutal dureza que ha venido aplicando en el pasado.

Sobre su anuncio de “abordar las agresiones homófobas”, hay que recordar que la vocal de la Comisión Ejecutiva Regional del PSM (PSOE), diputada regional y activista transexual Carla Antonelli ha denunciado la pasividad del Gobierno de Cifuentes frente a la violencia LGTBfóbica, recordando que el compromiso adquirido por Cifuentes cuando era delegada del gobierno de “protocolo policial” y anunciado en diversas reuniones con colectivos de gays, lesbianas y transexuales, “hoy sigue brillando por su ausencia, no teniendo constancia del mismo ni en las comisarías, ni los propios colectivos”. ¿Falsa publicidad que luego se deja morir entre proclamas de otras prioridades? Un poco.

Encima, quieren vincular esta efectista iniciativa al dato de que “El número de denuncias registradas en relación con los delitos vinculados a la orientación o identidad sexual pasaron de 12 en 2013 a 21 hasta finales de 2014”. ¿Y el PP, Cifuentes y todos esos “activistas” que han ido secuestrando la lucha hasta desactivarla no tienen ninguna responsabilidad? Nada. Otra campaña institucional que garantice votos y subvenciones y a seguir apoyando la homofobia en la calle mientras se ponen tres cartelitos monos y se hacen reuniones variadas que mantengan las subvenciones.

Y es que, siguiendo el homófobo modelo del papa Francisco, Cifuentes utiliza a esa élite de la comunidad LGTB para limpiarse el perfil mientras por detrás sigue aplicando una salvaje homofobia. Aunque la gran traidora no es ella, son esas asociaciones que viven de subvenciones y privilegios y callan sus denuncias o las rebajan. Las que con tal de convivir con su verdugo (y recibir sus limosnas) son capaces de negar su crimen.

Ya va siendo hora de que  se enteren esas supuestas asociaciones LGTB de que la homofobia no es sólo interferir en sus parcelas de poder o la tolerancia blanda, la homofobia también es encarcelar a antifascistas que luchan por nuestros derechos y los de muchas minorías (un saludo, Alfon, hermano), recortar programas de asistencia a mujeres maltratadas, hacer negocio del sistema judicial impidiendo que las mujeres y LGTBs sin recursos puedan pedir justicia, apoyar la ley mordaza para que asociaciones, como este fin de semana la DiversAH de Alcalá de Henares, teman llevarle la contraria  a un policía homófobo por si les cae una multa impagable de 30.000€, destruir los espacios alternativos LGTB de Chueca, Lavapiés, La latina y sustituirlos por locales elitistas que hacen negocio con la discriminación, destruir las becas y encarecer los masters universitarios hasta tal punto que las personas LGTB no puedan acceder a una educación que les defienda en la vida de la humillación, la opresión y la sumisión, regalar solares y adjudicaciones a instituciones religiosas sectarias y homófobas (todas lo son) para que sustituyan a la educación pública y promuevan el odio en lugar de la diversidad, promocionar a y subvencionar a programas de radio, televisión, prensa que son intoxicadores de derechas y que promueven la homofobia, la misoginia, el odio, arrastrar a una persona decentísima que lucha por nosotras (un beso, querida Lola Onieva) por sacar una bandera republicana en la vía pública mientras pasa el lejano Rolls-Royce del Borbón (cuando se ha anunciado que una es republicana y no hará nada contra la pluralidad), favorecer a ciertas élites ultrahomófobas y ultrareligiosas y despedir a plantillas enteras de trabajadores en pro de la pluralidad (un beso, ejemplares ex trabajadores de Telemadrid que seguís luchando por la democracia), dar un golpe de estado en una Telemadrid agonizante para garantizarse la repulsiva propaganda ultrahomófoba, ultramachista, ultrareligiosa y boicotear cualquier voz que nos defienda. Todo eso es homofobia. No sólo no garantizar el bienestar de una élite lameculos.

Hablando de lameculos (y limpiamierdas), que hasta una supuesta emisora de radio gay, Ondaarcoiris, le dé un premio a la homófoba Cifuentes e ignoren a los cientos de activistas, disidentes, luchadoras contra la homofobia que han tenido que pagar con su puesto de trabajo, con su anatema social y con su invisivilización la valentía de denunciar la homofobia, nos da un indicativo de lo distorsionada que está la lucha. El premio lo ha impuesto el grupo dueño de la emisora a los gays, Grupo PRnoticias, y se llama Premio Provooca. No es casual que la emisora en la que varios gays y lesbianas limpian la mierda fascista, sea propiedad del grupo PR, un medio de la derecha española que dirige Pedro Aparicio, “converso defensor de los intereses de la derecha española y recientemente elegido por un grupo de periodistas de confidenciales y otras publicaciones digitales para presidir la  Asociación de Periodistas Digitales (APD)” denunciaba en 2010 un medio de Venezuela . Entre las iniciativas está unirse a FITUR, o sea: al homófobo absurdigay Juan Pedro Tudela y su repulsiva explotación de la lucha gay para hacer negocio en FITUR Gay, financiado por Ana Botella y el ala homófoba del PP que le paga buen dinero para que haga parecer que el PP no es homófobo y secuestre la lucha gay. Es el gaypitalismo.

Investigando un poco sobre Ondaarcoiris, en la plantilla de “la radio de referencia del mundo LGTBI”, resulta que el único redactor que aparece, David Enguita, en su twitter explica que está “Cada Jueves 21:00 en soy un apasionado de los libros en  y colaborador  me puedes leer en  “. ¿Menudas credenciales! Colaborador de Federico Jiménez Losantos y de Intereconomía, medios agresivamente homófobos, multados por sus campañas, y de esa revista absurdigay intrusa, creada por el absurdigay detenido por estafa Javier Checa (a raíz de la cual anuncia un ERE que dejará a 200 empleados en la calle), que ha venido a presentarnos como aliados a nuestros enemigos (la portada del rey Felipe es insultante). Para resumir el espíritu de la repulsiva revista, baste decir que su nombre, RAGAP, leído al revés es la esencia del gaypitalismo: PAGAR.

Apoyar a quien persigue a los antifascistas que combaten la homofobia, el racismo y la misoginia mientras se tolera y ampara a fascistas violentamente homófobos como el Frente Atlético es la peor manera de apoyar la homofobia. Y eso es lo que hace Cifuentes.

También va siendo hora de que esas supuestas asociaciones y activistas se enteren de qué es el pinkwashing o blanqueorosa que nos utiliza para amparar atropellos de derechos humanos como en Israel o los EEUU. Nos dan unos privilegios para usarnos como ejemplo de avances. Mientras, todo el sector disidente de la comunidad es criminalizado con vuestra ayuda. Bukaneros son nuestros aliados, Frente Atlético o Florentino Pérez, nuestro enemigo.

La lucha LGTB no está para saciar vuestra hambre de poder, faranduleo y fotos. Es una lucha muy seria para que la manchéis corriendo a alternar con monarquías homófobas, machistas y cristofascistas. Es una vergüenza que corriéseis a legitimar a un rey impuesto por la dictadura y no votado democráticamente y lo hicíeseis pasar por “integración”.

Que la lucha LGTB haya quedado supeditada a las fotos que queréis poner en vuestros facebook y twitters o los recortes de prensa que muchas y muchos habéis utilizado para suplir unas carreras penosas en el artisteo es despreciable.

Y sobre todo que abandonen el hipócrita y cómodo doble discurso posmoderno de “todo vale”. No, o se está con los homófobos o contra ellos. Esas campañas que hacía la MTV en la que programaban cuatro tristes mensajes institucionales denunciando la homofobia y el machismo para pasar a programar cada 10 minutos durante meses el video de Eminen llamando a la agresión de “maricones y putas” y a asesinar mujeres y homosexuales es una triquiñuela capitalista.

Cifuentes nos está utilizando mientras con ese capital que recibe preserva la peor homofobia de la Iglesia, del Opus, de la derechona franquista que tan familiar le es y tanto apoyo le ha dado. No, Cifuentes, tu pinkwashing no es bienvenido. Deja de utilizarnos.