Raúl Capín, héroe contra la represión

19 Ene 2016
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

capinTengo el honor de conocerle personalmente. Siempre que he ido a una manifestación, una protesta, un desahucio, el apoyo a algún o alguna desfavorecida, un acto políticamente peligroso, por disidente, siempre, él ha estado allí.

Se llama Raúl Capín y somos muchos los activistas y las activistas que dependemos para sobrevivir de su valentía, su generosidad y esa mirada honesta que lleva a los medios. Sin su generosidad, que le ha valido golpes injustificados de la policía con sangre y sufrimiento suyo (que siempre ha dejado a un lado como consecuencias molestas de su trabajo), no tendríamos esta consciencia de la terrorífica persecución y montajes (policiales y judiciales) que España está sufriendo cada vez más.

Es la represión a la disidencia, a activistas y movimientos sociales que se atrevan a denunciar (ni digamos a oponer) el saqueo y destrucción de derechos sociales que el PP principalmente (con la colaboración de sus compinches del PSOE, cierta mafia de IU y ahora C’s y Podemos) está llevando a cabo ante nuestros atónitos ojos. Lamentablemente la mayoría de ojos callan, miran para el otro lado, o corren a sumarse al saqueo (“¡Yo también, yo también, dadme un lugar en la mesa!”). Pero Raúl no es de esa pasta. Ni mucho menos. Raúl es de la pasta de los héroes u heroínas que nos salvaron a la larga. Es y será conocido como una de las voces que no callaron.

Y es por todo eso por lo que hoy se han atrevido a juzgarle pidiendo dos años de cárcel. Una infame condena para este impagable fotoperiodista por haber hecho unas fotos comprometidas para el sistema. No se sabría decir si fueron aquellas que hizo a unos policías infiltrados –cubiertos con pasamontañas– que animaron a un grupo de menores de edad a hacer barricadas con cubos de basura y luego se quitaron los pasamontañas para arrestar a los mismos a los que habían incitado. O los policías que le golpearon y arrestaron por sacar fotos de sus malos tratos a inocentes manifestantes. O tantas fotos desde los escraches a Luis Posadas, presidente del Congreso, a las de infiltrados y malos tratos en Rodea al Congreso (que se siguen saldando con condenas tan horrendas como al del inocente Fran Molero por supuestamente arrancar adoquines del paseo del Prado –os animo a intentarlo con el asfalto– y arrojarlos a la policía a tres metros, no a 10, no a 20… los policías declarantes no se ponía de acuerdo, entre otras muchas cosas). El caso es que Raúl Capín es muy incomodo para este sistema de ladrones y le quieren asustar, castigar, quitar de en medio (como han intentado hacer con ese otro héroe de Alfon, cuatro años sin pruebas).

Este medio cubrió esta mañana el juicio-farsa contra Capín que ha sido aplazado a petición de la fiscalía (como ya hizo con el de Alfon) para intentar rastrear algo más que bochornosas fotos-montajes como explica el artículo La Policía sólo aporta “fotografías poco claras” como prueba en el juicio contra el activista Raúl Capín.

Será otra sucesión de montajes, mentiras e intentos policiales y judiciales de atacar a quien ponga en peligro el chanchullo de este sistema. Pero no callarán nuestra voz. ¡Viva Capín! ¡Viva la verdad!


comments powered by Disqus