Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

Rock ‘till you drop: artistas que murieron con las botas puestas

22 ene 2014
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

David Cánovas

artistas4

Todo el mundo ha oído hablar del club de los 27, esos artistas que palman jóvenes y dejan un bonito cadáver como Jimi Hendrix, Jim Morrison, Kurt Cobain y Amy Winehouse (bueno, lo de bonito cadáver entra en gustos). Sin embargo, el súmmum para un artista que se precie, su clímax ontológico, es morir sobre las tablas, aferrado a un micrófono en un último y pavoroso alarido. Pocos son los afortunados que han abandonado este mundo llevados en volandas por las musas.

No obstante, el elenco de modalidades de deceso en medio de una performance es bastante surtido y nutrido. Hay para todos los gustos: ataques al corazón, suicidios, asesinatos por arma de fuego, caídas tontas, electrocuciones, aneurismas… Y todo ello en -demasiado- riguroso directo. Apelando a los más bajos instintos de los lectores, aquí va una pequeña lista:

Molière, dramaturgo

artista1

La muerte en escena más antigua, y probablemente más famosa, de la que se tiene noticia es la de Molière. El escritor y actor francés murió de un violento ataque de tos en medio de, sí, en serio, ‘El enfermo imaginario’. El siglo XVII era una época muy atrasada en la que se vivía sin Instagram, por lo que tendrás que conformarte con un torpe grabado.

artistas2

Mark Sandman, cantante

El energético frontman de Morphine lo dio todo en un concierto en Palestrina, Roma, en el año 1999. Tras un cortés: “Gracias Palestrina”, se desplomó en el acto víctima de un fulminante ataque al corazón, una de las modalidades más socorridas en el ramo. Quedan fotos de aquel luctuoso día aunque, para desconsuelo de los más morbosos, solo se conservan algunas imágenes de los instantes previos al colapso.

artistas3

MC Daleste, cantante

Si practicas algún subgénero como el rap o el hip-hop, vienes de algún suburbio y eres más moreno de la cuenta tienes bastantes papeletas para morir en una balasera. Hey, no lo digo yo, lo dice Wikipedia.  A Daleste, un oscuro rapero brasileño, le pegaron un tiro en vivo, por desafortunada que resulte la expresión en este contexto. ¿Lo peor de todo? Está grabado y, si eres lo suficientemente indecente, puedes verlo aquí.

England. 1968. British comedian and entertainer Tommy Cooper.

Tommy Cooper, cómico

Si la muerte es la broma más pesada que existe, Cooper la llevó a otro nivel. En 1984, el cómico e ilusionista británico, que había convertido los trucos fallidos en su número estrella, cayó redondo afectado por un ataque al corazón mientras participaba en un sketch humorístico del show televisivo en directo Live From Her Majesty’s. El público siguió partiéndose la caja durante un buen rato hasta que se dio cuenta de que la cosa no iba en broma. Las carcajadas más escalofriantes de la historia pueden escucharse aquí.

artista555

Keith Relf, guitarrista

En los 70 no todo era morir de sobredosis en un hotel, sino que también había espacio para muertes más imaginativas, y mucho más tontas si cabe. En 1976, Keith Relf, el cantante de los Yardbirds, tuvo la brillante idea de ponerse a tocar la guitarra (eléctrica) en la bañera, con un resultado más que previsible para cualquier persona con dos dedos de frente. Lástima que por aquella época no se llevara el unplugged. En realidad se trata de una leyenda urbana, pero esto no sería Internet sin un punto de desinformación. En puridad, sí que murió electrocutado tocando la guitarra, aunque de manera más prosaica.

artista6

Tiago Klimeck, actor

Hay una oscura -y densa- película independiente de Bertrand Tavernier titulada ‘La muerte en directo’ (1980), y desde luego el mundo dramático (no pun intended) da mucho material para este artículo. Ya se sabe, Bruce Lee, Brandon Lee, Supermán… La muerte de Klimeck resulta especialmente pregnante, ya que la diñó haciendo de Judas mientras recreaba la legendaria escena del ahorcamiento. Sobran las explicaciones.

PD. Hay alguna foto gore de la noche de autos, pero es tan bajonera que preferimos no ponerla.

artista7

Ay, ay, ay…

Karl Wallenda, equilibrista

Tampoco hacen falta más explicaciones. Pero si quieres carnaza y circo rumano, aquí va.

artista8

Viktor Sedov, violinista

En los colistas tenemos a este maduro segundo violinista del Bolshoi ruso. Decimos colista porque el pobre Sedov no pudo morir sobre las tablas como seguramente habría deseado si hubiera tenido opción, sino que se partió la crisma al caer al foso de la orquesta. Las heridas fueron incompatibles con la vida, como se suele decir.

artistas9

Sexy Cora, ¿actriz?

A modo de colofón, estamos obligados a conceder un segundo accésit a la alemana Sexy Cora, otra colista, esta vez en el sentido más estricto del término. Vale que era actriz porno, como cabe imaginar, y que solo estuvo a las puertas de la muerte, pero el empeño con que intentó batir el récord mundial de fellatios la encumbra al menos al último puesto de este trágico ranking. Además, está comprobado que calzar algo de pornete en un artículo siempre incrementa el tráfico de la página. A lo que íbamos, en 2009 Cora la felatriz tuvo que ser ingresada de urgencia en un hospital de Hamburgo con síntomas manifiestos de asfixia después de acometer la maniobra de succión número 75. Aunque esa vez no pudo ser, al final la parca parca se la llevó en sus garras cuando la teutona quiso meterse unos implantes mamarios de silicona de casi un kilo la pieza. En medio de la intervención sufriría un ataque cardíaco que la llevó a la tumba pocos días después. No, Cora, ser una mujer de infarto no iba de eso.

Con información de Wikipedia, BBC, Daily Mail y La Vanguardia

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

Más madera:

Doce títulos que nos destriparon el final de la película

El artista que se fabricó una nueva identidad (totalmente legal) en internet

Practica la puntería con el bajista de tu grupo favorito

¿Qué clase de hierba fumaban los hobbits?

Memoralia, tu vida merece ser contada


Desde el 1 de octubre de 2014, Público incorpora un nuevo sistema de gestión y moderación de comentarios: Disqus. Puedes leer todos los detalles aquí.

Al utilizar los Servicios de Comentarios (A.L. 5.2), el Usuario se compromete a no enviar mensajes que difamen o insulten, o que contengan información falsa, que sea inapropiada, abusiva, dañina, pornográfica, amenazadora, dañando la imagen de terceras personas o que por alguna causa infrinjan alguna ley. [Más información]

comments powered by Disqus