Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

Carteles en las puertas de los baños que son para mearse de risa

20 Ago 2014
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

Strambotic

santameada

El hegemónico reinado de los monigotes negros para hacer distingos en materia de excusados ha tocado a su fin. Los váteres del siglo XXI se reinventan para hacer de la señal que indica si son de señoras o de caballeros tenga algún aliciente adicional, ya sea el humor (casi siempre, o al menos se hace el intento), la creatividad o (casi nunca) el puro ingenio.

Seguro que te has topado alguna vez con un adorno poco habitual a las puertas de un servicio. Tal vez en una discoteca pija, un pub de heavies o en la taberna de la que eres parroquiano habitual, que decidió un día dar una vuelta de tuerca a su imagen. Si es así, comparte con nosotros tu experiencia. Si no, echa un vistazo a estas imágenes para no cometer una equivocación fatal si algún día acudes apurado a alguno de estos water closets. Una vez dentro, quizá te encuentres con otro cartel, esta vez escrito por el dueño del local.

homer

Todo está en Los Simpsons

Los espejos nunca dicen la verdad, y este cartel que permite distinguir el baño de hombres del de mujeres lo refleja a la perfección. Que sus protagonistas sean Los Simpson ya es una victoria segura, pero, además,  su análisis de la realidad es perfecto: las superficies reflectantes muestran al Homer que todos llevamos dentro como un fornido apolíneo varón que poco o nada tiene que ver con la realidad.

Por su parte, muchas mujeres solo ven ante el espejo a una versión sobredimensionada de ellas mismas. Y, las cosas como son, ni nosotros somos producto de gimnasio ni ellas se quitarán la obsesión por perder unos kilitos.

arquitectura

Arquitectura humana

Ni el mismísimo Calatrava hubiera diseñado unos carteles de baño tan arquitectónicos y perfectos a la vez (desde luego, el insigne maestro de las obras caras y de mal pelaje no hubiera sido capaz, sobre todo, de esto último). Toda una oda a edificios como la Torre Agbar de Barcelona, construcciones que parecen representar un inhiesto miembro viril. Eso sí, el que lo vea claro igual termina entrando en el edificio que no le corresponde…

intima

Con lo más íntimo

La sutileza no es el fuerte de los hosteleros. Quien tuvo el valor de mostrar ropa interior tras un metacrilato para distinguir las puertas de los servicios firmó una invitación, tal vez involuntaria, al coito en su establecimiento. ¿Serán prendas abandonadas por clientes anteriores en un arrebato de pasión irrefrenable?

soga

Con la soga al cuello

Si sientes la imperiosa necesidad de soltar lastre, hecha un vistazo a lo que cuelga. No se trata de revisar tus bajos para comprobar si todo sigue en su sitio, si no de revisar cautelosamente la forma de la soga que pende de la puerta para saber si el baño es de hombres (flácida) o de mujeres (despeluchada y con un hueco en el centro). De nuevo, muy sutil.

mojes

Para lo que me queda en el convento…

Eso de evacuar aguas mayores y menores es tan natural, básico y humano, que ni los empleados del Altísimo se libran de visitar el excusado. Así que qué mejor que indicar a los clientes dónde acudir a miccionar que con estos sacros carteles, última moda en los conventos de clausura.

pizzabath

Pizza para dos

Podría ser un puzzle, o incluso un Tetris, pero con pizza todo es perfecto. La pieza que tienen los usuarios del baño de caballeros encaja en el hueco de la pizza del aseo femenino. Es muy básico, sí, y eso mismo es lo que lo hace divertido. Además, ¿a quién no le gusta una buena pizza?

unisex

Unisex, sabiendo a lo que van a algunos

Eso de compartir baño no es lo más habitual, pero sí que existe. En esos casos, no duele reconocer a qué entran algunos, y no es precisamente a aliviar su vejiga, sino más bien a ver el aspecto de la vecina en uno de esos momentos íntimos. ¿Reprobable? Totalmente. Pero representado en un cartel tiene su gracia.

santameada

Con personajes mitológicos y religiosos

Si el marco del que cuelgan las dos imágenes no te ha cegado con su brillo cutre, habrás observado uno de los carteles de baño más ¿raros? de todos los tiempos. San Jorge matando al dragón para ellos y una sirena para ellas. Lo del santo dragonicida tiene su lógica: es varón y a más de uno le gustaría usar la lanza (guiño-guiño). Sin embargo, lo de la sirena nos despista: ¿mujeres con cola?

siluetas

Con obscenas siluetas

Por muchos eufemismos que usemos para ir al retrete, vamos a lo que vamos. Y ellos lo hacen de pie y ellas sentadas. Así que una representación lo más gráfica posible del asunto en la puerta puede ser una estupenda solución para demarcar el sitio que corresponde a cada uno.

zapatos

Vestirse por los pies

Ya que utilizan zapatos de hombre y de mujer para diferenciar ambos baños, podrían usar unos que fueran bonitos, ¿no? El sistema es sencillo: calzado de mujer pegado a la puerta del baño de mujeres y calzado de hombre pegado a la puerta del baño de hombres. Eso sí, si a alguno del bando masculino le gusta usar tacones en la intimidad y se equivoca de baño ya es cosa suya…

BONUS TRACK

Y si los carteles que determinan el sexo de los usuarios del aseo son cada vez más variopintos, qué decir de los habituales mensajes de los dueños del local, tan a menudo plagados de humor escatológico. ¡En qué momento nos pusimos a escribir de baños!

bano1

medidas

cucarachotas

bano2

comunicado

bano3

bano4

bano5

excrementos

bano6

chicas

rima

baño fuma

————————————————————-

Con información de Tecnoculto, Dogguie y mujerpalabra.net y el blog de Nacho Proy (Vía menéame)

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

Otros temas de naturaleza humana (y sobrehumana):

– Del Daredevil humano al Magneto octogenario: diez tipos de carne y hueso con superpoderes

– Del que tiene ruedas al que tendrás que disparar: diez despertadores con muy mala leche

– Jason Lauve, el hombre que ganó la primera batalla y prendió la mecha del cannabis en Colorado


comments powered by Disqus