Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

Diez pintas hipster que te harán perder la fe en el género humano

13 oct 2014
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

Strambotic

hippstersss

Son medio fotógrafos, medio culturetas, medio artistas… en definitiva, humo del ‘güeno’. Efectivamente, hablamos de los hipsters, ese incorpóreo colectivo que igual aman cada estrofa de Suede o The Strokes que bailan al mismo tiempo al son de ‘Yo soy aquel’ de Raphael en el Sonorama.

No sólo destriparemos a continuación la percha de un hipster, sino que te enseñaremos un repertorio de especímenes que parecen recién salidos de un mal viaje de psilocibina. Ojo con estos tipos: son modernos y no pueden evitarlo.

¡Achtung, que vamos!

hipster-barbudo

Gafapasta barbudo

Pensativo, desolado, decepcionado por una novia o novio que le ha dejado. Pelo cortado a máquina en los laterales y flequillo despeinado al viento, si no fuera por esa camisa floreada parecería nieto de Valle-Inclán. Su madre pensará que le ha robado un trozo de cortina para hacerse la camiseta pero no, es la moda. Tiene pinta de haber sido el niño calladito cultureta, ratón de biblioteca.

El gafapastismo que profesa está más que demodé, pero es otra seña de identidad de esta subcultura, junto a la barba de bosque descuidado y el bigote perfectamente peinado. Si le viera el padre del esperpento…

fixie-hipster

Hipster músico

Es un urbanitas que pasea sus pintas por todas partes en bicicleta reciclada estilo fixie. Otros prefieren pedalear su retro BH de la infancia recién desempolvada del trastero.

Debajo del gorro de cazador de osos lleva un enjambre de pelo salvaje o disimula una calvicie poco propicia para un hipster de pura cepa. El bigote, aunque lo parezca, no es postizo, y las gafas tampoco son un artículo de coña ancladas al gorro. Su madre estará orgullosa de su niño, le ha salido moderno y además, para más inri, toca el ukelele mientras se pasea en bicicleta… perdón, fixie.

hipsters-carnaval

Hipsters à trois

Trío de modernos que nos hemos echado… si sus familiares se cruzaran con ellos pensarían “¿¡en qué fiesta de disfraces os habéis metido?!”. En ninguna, amigos, estamos en la EMM (Edad Moderna del Modernillo).

Son el trío calavera-hipster perfecto. El de la derecha, sacado del videoclip Thriller bailando con Michael Jackson, el de en medio, de uno de Locomía en su disco más ‘desinhibido’, y la mujer, recién salida de una peli de vampiras hipster de los años ochenta. En su casa les dan de comer a parte.

hipsterazo-II

Hipster diva

Ama a Jesúcristo y si éste le viera pensaría que hemos llegado a Marte. Ese cinturón del rey de la categoría de los pesos pesados, a juego con una camisa de cuadros ideal para un picnic en un prado de la Suiza de Heidi, no lo sabe llevar todo el mundo. Es una diva de cabo a rabo –con perdón-, con una ropa de aire retro del Portobello más kafkiano. Si sale así vestido de casa, sus vecinos cotillas pensarán que trabaja en la alta costura. Hoy en día está todo tan confuso que bien podría ser tendencia en la pasarela de los diseños de otra loca hipster como Galliano.

hipster-pony

Hipster Iced Moka

Por estos locales de venta de café pasan tantos modernos al día que bien se podría editar un libro con sus fotos y hacer de él un best seller. Los hipsters no sólo toman infusiones en un bar lleno de libros y Olivettis. Tambien van con un hipster-pony con la melena al viento a por un café Moka con trocitos de cacao y un toque de nata, a pagar con la chequera.  Cómo se entere su padre que se lo ha llevado para lucirlo en el Starbucks… ¡porque yo lo valgo!

hipster-maquina-escribir

Hipster cultureta

Hablando de Olivettis, aquí tenemos al mismísimo escritor revelación en la era del iPad con toda una carrera literaria por delante. Marcel Proust en sus tiempos mozos, llevando el dedo a la tecla con una seguridad de un Nobel de Literatura. Sus padres estarán orgullosos de que salga un poco de casa a airearse, pero si le vieran con su máquina de escribir –posiblemente sin tinta y sin la tecla C de cultureta-, le llevarían al psiquiatra más cercano.

elpeorhipster

Hipster cosmopolita

Es el hipster por excelencia, un profesional en la materia del Upper East Side neoyorkino. Si fuera español le llamarían ‘Carlitos’, pero en Nueva York seguro que tiene un nombre más sofisticado. Si sus amigos no le han puesto un apodo están perdiendo el tiempo: ‘el pintas’, ‘el tirantes’, ahí lo dejo por si alguien quiere seguir.

Apostaría un afeitado a que es un personaje de Marvel, quizás un superhéroe que debajo del peto y la americana de bróker de Wall Street, esconde un salvador de almas perdidas de hipsters de Nueva York. Del peinado de lengüetazo de vaca a lo Simeone no comment.

hipster-NY

Hipster peletero

Hablando de Nueva York, “otro hipster que se ha escapado de la jaula”, como diría mi abuela. Con un aire a lo Bronco Billy sacado de una peli de Clint Eastwood, se mueve muy seguro hasta que se da de bruces con su padre: “Hijo, ¿qué he hecho yo para merecer esto?”, sería la pregunta clave. “Papi, de verdad no es lo que parece”, sería la respuesta a bote pronto. Definitivamente, se nos está yendo de las manos…

hipster-tia

Hipster altiva

Esta chica no sonríe ni aunque le enseñes el pajarito. Es claramente una actriz cargada de nostalgia en cualquiera de Kurosawa. Congelada en el tiempo, permanece hierática hasta que le digan “muévete, la foto está lista”. Si es de las vacaciones, mejor no imaginarla en un entierro. Igual se acaba de tomar una paella fosforita en cualquier bar del centro de Madrid y tiene excusa. Say cheese!

hipsterazo

Hipster clown

Este se lleva el premio con diferencia: gorrito de lana, gafillas, barba frondosa, sudadera multicolor que bien podría ser de Desigual, unas mallas de su abuela cuando iba a gimnasia y unos calcetinitos con la palaba ‘meat’ –carne- que dan a entender que le pega al atún y al betún. Y en bandolera un bolsito que no falte… es super hipster porque el mundo lo hizo así.

Después de esta colección de pintas es lógico dar todo por perdido, pero no, aún hay esperanza. Como cuenta el autor del ensayo ‘Indies, Hipsters y Gafapastas’ a El Confidencial, “del hipsterismo, como del Indie, también se sale”. Que tampoco suene esta corriente de humo a secta opusiana, pero ahí lo dejo por si alguien quiere arrimarse el libro a los ojos y empezar terapia con un “me estoy quitando” de Extremoduro.

adolf-hipster-II

BONUS TRACK: Adolf Hipster

Los detractores de esta ola de flequillos al viento –lo admito, me estoy quedando calvo a lo Pedro J.- y zapatillas cool de Estambul, hacen referencias a la imagen del dictador rebautizado con el nombre de Adolf ‘Hipster’. Juzguen ustedes mismos si debemos creer en el género humano…

Con información de El Confidencial, BCNcoolhunter, theberry, anorak y Adolf Hipster.

Jorge Todolí es autor de ‘¡El Mundo se acaba mañana! 101 noticias reales que parecen mentira y culpable de, por lo menos, la mitad de Parece Del Mundo Today.

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

Otras historias antológicas:

– Diez señas de identidad que creías que eran españolas (y ni de coña)

– La niña que nos emocionó con su carta a los científicos ya tiene su dragón

 Si las Comunidades Autónomas fueran países

– El rifle de oro y cristales Swarovski del Rey de España para matar elefantes


Desde el 1 de octubre de 2014, Público incorpora un nuevo sistema de gestión y moderación de comentarios: Disqus. Puedes leer todos los detalles aquí.

Al utilizar los Servicios de Comentarios (A.L. 5.2), el Usuario se compromete a no enviar mensajes que difamen o insulten, o que contengan información falsa, que sea inapropiada, abusiva, dañina, pornográfica, amenazadora, dañando la imagen de terceras personas o que por alguna causa infrinjan alguna ley. [Más información]

comments powered by Disqus