Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

Mensajes subliminales en las canciones de los Payasos de la Tele

04 Dic 2014
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

Iñaki Berazaluce

payasos conspir

El hecho de que seas un paranoico no significa que no te estén persiguiendo. Este principio rector de todo conspiranoico que se precie debería hacernos reflexionar sobre un hecho insoslayable: nada es lo que parece, todo tiene una segunda (o tercera) intención y el objetivo final de cualquier acto está programado por un poder en la sombra.

Pero la conspiración no es un fenómeno privativo de la política, la biotecnología o los francmasones, como bien sabe el estudioso del particular Raúl Minchinela, quien puso los puntos sobre las jotas en su conferencia ConspiraPop, digna clausura del fabuloso Festival de Cortos que Mal del Cap organizó la semana pasada en Ibiza: “La música pop se ha convertido en el objeto natural de las conspiranoias –explicó Minchilena- porque la música pop-rock es hoy la música oficial”.

A falta de conspiraciones locales de enjundia, la escena pop española ha regurgitado las grandes conspiraciones anglosajonas, como la prematura muerte de Paul McCartney a los 26 años, reemplazado por un tal William Campbell, ganador de un concurso de dobles desde entonces hasta nuestros días, o, in the other hand, la no muerte de Elvis Presley, que según aseguran algunos aún vive en Argentina.

La conspiración pop española están circunscrita a las canciones infantiles, más concretamente en las famosas tonadillas de Los Payasos de la Tele, que, escuchadas al verrés, encerrarían todo tipo de mensajes, desde soflamas a favor del aborto hasta diatribas contra Fernando Alonso, según la investigación llevada a cabo por un grupo de analistas agrupados en la difunta web Chandalistas y que el Dr. Repronto tuvo el acierto de acaudalar en sus archivadores secreto.

Según explica Minchinela, todo empezó cuando los Chandalistas se apercibieron de que una canción aparentemente inocua como La tabla de multiplicar, de Miliki, encerraba en realidad una sarta de vilipendios contra Fernando Alonso cuando se escuchaba al revés:

Animados por el hallazgo, los investigadores invirtieron la flecha del Play en toda la discografía de Gaby, Fofó, Miliki & co y encontraron otros mensajes ocultos, alguno frisando la ilegalidad. Juzguen ustedes:

Pero el mensaje subliminal más flagrante es el clásico: En el auto de papá, en el que bajo un relato aparentemente naif de un viaje en coche, Fofito desliza toda una confesión (“yo soy gay”) y un deseo lascivo, pasarse por la trompeta a sus jóvenes seguidores.

No se vayan todavía, que aún hay más. No sólo los Payasos de la TV deslizaban mensajes inquietantes en las tiernas meninges de los jóvenes espectadores. La famosa sintonía de Campeones (Oliver y Benji, los magos del balón) también contenía una consigna controvertida: “¡Viva Hitler!”. ¿No te lo crees o qué?

Los audios, los ejemplos y todo lo demás han sido extraídos por las malas de la clase magistral ConspiraPop de Raúl Minchinela, originalmente dictada en Spectra ¡Gracias!

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

Seré tu amante, bandido:

Las conspiraciones más locas de la música

Diez teorías de la conspiración 100% españolas

Cinco posibles explicaciones científicas a criaturas legendarias, del Yeti al monstruo del Lago Ness

Los olores más fuertes, repugnantes e insólitos que es capaz de desprender tu cuerpo

El personaje de película más estresado de la historia

¿A qué suenan los fotogramas?


comments powered by Disqus