Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

Insalubres e inmorales: lo que decían del cine hace 70 años y lo que dicen hoy de los videojuegos

15 Jun 2015
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

Strambotic

cine

“Efectos del cine” según un libro español de 1947.

Es “el mar donde naufraga la inocencia de niños y jóvenes”, que se dice pronto. Hace “perder el respeto a los padres” y, por si fuera poco, atenta “contra la vista, los nervios, el corazón y los pulmones de los niños”. Por surrealista que parezca, eso (y otras cosas peores) es lo que se llegó a decir del cine hace 70 años.

destacada

Este decálogo, que aconseja que niños y jóvenes se mantengan lo más alejados del celuloide para evitar caer en los “vicios más abyectos” o, directamente, enfermar hasta prácticamente la muerte, no difiere mucho de otras recomendaciones que se hacen hoy en día respecto a otra peligrosa afición: la de los videojuegos.

Asesinos y satanismo

Si del cine se llegó a decir que era “la escuela del crimen”, los videojuegos no han logrado escapar a ese tipo de acusación. Según la senadora estadounidense Dianne Feinstein, “los videojuegos violentos son una especie de simulador con el que los asesinos practican”. Así que Feinstein debe ver la Playstation como una galería de tiro portátil para criminales en lugar de un elemento de ocio o un producto cultural.

El de la violencia es el argumento más recurrente para atacar al mundo de los videojuegos. Cada vez que algún desequilibrado provoca una masacre, los videojuegos se vuelven protagonistas para dejar claro que detrás de la matanza está su influencia. Sucedió tras la masacre de la escuela secundaria de Columbine – los medios achacaron la actuación de los asesinos a la influencia de los videojuegos violentos – y también tras la matanza noruega perpetrada por Breivik, “aficionado a la caza y a videojuegos como ‘World of Warcraft’ y ‘Modern Warfare 2’”. Blanco y en botella. Los videojuegos, esas fábricas de tarados homicidas.

guitar

Los pobres videojuegos no solo son acusados de servir de entrenamiento y fábrica de ‘serial killers’, como lo era el cine. Si el mundo del celuloide propagaba “costumbres inmorales”, el de las videoconsolas directamente “ataca a Dios y a la Cristiandad”.

Un entretenimiento satánico donde los haya. Al menos, así lo asegura el diario estadounidense The Bulletin, que señala el auge de algunos videojuegos que, como Guitar Hero, “atacan a Dios y a la Cristiandad, invitando a los jugadores a hacer pactos con el diablo, y elevan a Satanás a la categoría de héroe”. Los Rolling Stones, conocidos como sus Satánicas Majestades, quizás compartan esta opinión sobre juegos como Guitar Hero, pero la verdad es que suena bastante disparatado.

Del videojuego a la enfermedad

Por suerte o por desgracia, la galería de disparates contra los videojuegos no se queda aquí. Si el cine llegaba a afectar, según ese antiguo panfleto, a la salud física de quien caía en sus redes, los videojuegos no se quedan atrás: pueden destrozarte.

No es raro que leas por ahí que  los videojuegos causan obesidad (que no el hecho de que los jugadores, como tantos otros, no muevan el culo en todo el día) mientras, además, sigue sobrevolando la leyenda urbana de que provocan ataques de epilepsia y convulsiones.

consola

¿Alguien tiene un amigo que haya terminado con un ataque epiléptico – sin antecedentes médicos al respecto – mientras juega a Super Mario? Es posible que haya algún caso por ahí, pero incluso las autoridades consideran que es pasarse. “Es algo exagerado e innecesariamente alarmista”, afirmaba ya en 1993 Alberto Gimeno, entonces jefe del servicio de neurología del hospital Ramón y Cajal de Madrid. No obstante, la falsa alarma sigue revoloteando por internet.

Además, hay quien advierte que los videojuegos pueden provocar en los pequeños síntomas de depresión y ansiedad, tendinitis e incluso trastornos de personalidad. Obviamente, todos estos problemas pueden tener lugar tras horas y horas de adicción a los videojuegos como podrían suceder tras horas y horas de adicción a la lectura, o si no que se lo digan a El Quijote.

La comparativa con aquel decálogo de los males del cine podría no tener fin. Si hace 70 años ya se indicaba que el cine “quita el amor a los estudios y a las lecturas serias”, con los videojuegos sucede más de lo mismo (y suben la apuesta): además de provocar un bajo rendimiento escolar, se ha llegado a acusar a los videojuegos de convertir a los pequeños en “sujetos aislados, introvertidos y desinteresados por todo aquello que ocurre a su alrededor”. Una ameba con un mando y una pantalla delante, vamos.

Según todas esas afirmaciones sobre los videojuegos, para alejar a los pequeños de la casa del crimen, la depresión, Satán, la obesidad o los trastornos de personalidad, lo mejor es que ni huelan una videoconsola. En realidad, lo peor que puede suceder es que terminen siendo ‘youtubers’ y jugando delante de millones de personas en un vídeo. Eso sí que sería grave y no terminar en una sala de cine.

————-

Visto en Experiensense. Con información de Alfa Beta Juega, ABC, Vandal, Niubie, El País, El faro digital, Salud y Medicinas, vadejuegos.com y Veo Verde

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

Más peligroso que una Game Boy del 89:

“El cine enseña y persuade los vicios más abyectos” (1947)

– Diez proyectos de la NASA que son ciencia aunque parecen ficción

– Quince irónicos carteles de ‘Los Simpson’ que pasaron desapercibidos

– ¿Por qué los asesinos del ISIS decapitan (también) a los muñecos del futbolín?


comments powered by Disqus