Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

Operarios gallegos confunden un dolmen milenario con un merendero y lo reforman

23 Ago 2015
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

Iñaki Berazaluce

colombres_efe_mesa

El espíritu de Cecilia de Borja encarnado en el cuerpo de Pepe Gotera hicieron estragos en una pedanía gallega, donde un dolmen de 6.000 años de antigüedad se convirtió inopinadamente en un moderno merendero de hormigón. “¿Quién carallo necesita una tumba destrozada pudiendo tener un merendero de piedra pulida?”, debieron de pensar los operarios que transformaron un dolmen neolítico “de incalculable valor” en el Concello de San Cristovo de Cea, provincia de Orense.

Los ecologistas de Carballiño pusieron el grito en el cielo cuando comprobaron el despropósito perpetrado por los empleados municipales: “De manera inconcebible ha aparecido totalmente destruido y en su lugar hoy puede verse colocada una plancha de hormigón sobre la que se ha construido un merendero de obra”, señalan los ecologistas, según publica el diario La Región. El monumento funerario estaba registrado en el Catálogo de Bienes Culturales de la Dirección General de Patrimonio Cultural de la Xunta de Galicia. El Grupo Ecoloxista Outerio ha denunciado ante la Fiscalía de Medio Ambiente y Urbanismo la destrucción (o reforma, depende como se mire) del túmulo neolítico, conocido tradicionalmente como mámoa.

domenes

De momento se desconoce la identidad de los reformadores del dolmen, pero a tenor de su convicción y perseverancia les sitúa a mitad de camino entre los críticos de arte del Estado Islámico y las damas de la higiene que habitúan a mandar al guano las obras rarunas del arte moderno.

Visto en La Región, vía La Gaceta.

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic

No se vayan todavía, aun hay más:

Estos anuncios de moda masculina hacen que nos preguntemos por qué la Humanidad no se extinguió en los setenta

– Cinco redes sociales delirantes que desaparecieron (y no echas de menos)

– 10 rasgos inequívocos con los que podías identificar a un pijo en los 80s

– Veinte falsificaciones que no lograron engañar ni al osito de Mimosín

– Ocho ofertas de empleo que te harán dudar de la salud mental de los empresarios


comments powered by Disqus