Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

Snapeísmo: la religión que adora al profesor Snape (con chicas que se casan con él astralmente)

15 ene 2016
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

Strambotic

boda

Alan Rickman ha muerto dejando un buen puñado de viudas. El actor británico solo contrajo matrimonio una vez durante su vida, pero su papel más popular, el del profesor del Colegio Hogwarts de Magia y Hechicería Severus Snape, sí que se ha casado en múltiples ocasiones.

Al menos, eso es lo que creen las snapewives, “un grupo de mujeres de mediana edad que creen estar casadas ​​con Severus Snape en el plano astral”, tal y como las define el Urban Dictionary.

Lejos de tratarse de una broma, ese es uno de los elementos del snapeísmo, la religión surgida alrededor del polémico y ambiguo profesor de Harry Potter. Por mucho que cueste creerlo, el fenómeno del joven mago ha traspasado todas las fronteras, incluso la de las creencias religiosas.

Los foros de internet fueron el caldo de cultivo perfecto para que el personaje terminara convirtiéndose en el peculiar Jesucristo del snapeísmo. “La razón, mi razón, mi cordura, mi crecimiento, mi guía, mi amor, mi enfoque, mi ayuda, mi Señor, mi Maestro, mi todo y mucho más”, declara Rose, una ‘snapewive’, tratando de explicar qué es Snape para ella.

snape2

No son pocas las burlas que las esposas astrales de Severus Snape reciben a lo largo y ancho de internet (como si creer en un tipo que resucita tres días después de ser crucificado fuera mucho más lógico), pero nada logra apartarlas de su peculiar dios. Otra ‘snapewive’ explica que lo quiere “más de lo que ha amado a nadie” y que moriría por él “sin vacilar”. Para la mayoría de la gente es un personaje de ficción, pero no para ellas.

Recibiendo su visita

Algunas de estas esposas y creyentes aseguran sentir la presencia del Maestro de vez en cuando. Al fin y al cabo, las ‘snapewives’ se consideran canales de Snape: a través de ellas, el que para el resto del mundo es un personaje de ficción se pronuncia alguna que otra vez y por ello lo consideran una guía vital para su día a día.

Como si del éxtasis de Santa Teresa se tratara, una de las esposas de Snape narra en su blog uno de los encuentros con el Maestro (aunque advertimos que puede herir alguna sensibilidad):

“Un intenso calor se derramaba dentro de mí y me sentí como si estuviera siendo cargada eléctricamente hasta explotar. Lloré, gemí, grité, aullé el nombre del Maestro. Yo sabía que él estaba contento porque lo sentí explotar en mí también”.

snape

No obstante, no todos los encuentros con Snape tienen semejante toque sexual. De hecho, la ‘snapewive’ Conchita explica que “él también me visita, habla conmigo, me aconseja, me ayuda, me ayuda a crecer y entender”.

En realidad, que la literatura o el cine den lugar a movimientos fan no es extraño. No obstante, de ahí a ver en un personaje de ficción a todo un ser superior capaz de bucear en nuestros pensamientos, ayudarnos en el día a día y aparecer de vez en cuando sí parece algo más peliagudo. Pero si la Biblia lo consiguió, ¿por qué no iba suceder con los libros de J.K. Rowling?

Probablemente, hoy ellas están de luto. Son las esposas de Snape y el actor que lo ha encarnado ya no está en el mundo de los vivos. Quizá el Maestro ya lo acoge en su seno. Descanse en paz.

Con información de The Telegraph y Zoe Alderton.

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

Como por arte de magia, agitamos la varita y aparece esto:

Si a su cartel le faltan los humanos, ¿eres capaz de adivinar la película?

Una comuna de ‘hackers’ en Lanzarote desafía al sistema emulando a Allende

Llega el billar elíptico: tras cinco siglos de carambolas rectangulares, la geometría se rebela

John Heartfield, el tatarabuelo alemán del Photoshop (y los memes políticos)


Desde el 1 de octubre de 2014, Público incorpora un nuevo sistema de gestión y moderación de comentarios: Disqus. Puedes leer todos los detalles aquí.

Al utilizar los Servicios de Comentarios (A.L. 5.2), el Usuario se compromete a no enviar mensajes que difamen o insulten, o que contengan información falsa, que sea inapropiada, abusiva, dañina, pornográfica, amenazadora, dañando la imagen de terceras personas o que por alguna causa infrinjan alguna ley. [Más información]

comments powered by Disqus