Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

Insólitas situaciones en las que sacar dinero del cajero no es tan fácil como parece

10 mar 2016
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

Strambotic

6

Parece que fastidiar a sus clientes es toda una obsesión. Si para los bancos no era suficiente ahogarnos a base de comisiones absurdas, a la hora de situar los cajeros electrónicos también se esfuerzan por hostigar aún más a los que depositan su confianza en ellos, colocándolos muchas veces de la forma más incómoda, peligrosa y ridícula posible.

Así, han terminado ganándoselo a pulso: los banqueros ya han sido declarados personas ‘non gratas’ en una cafetería parisina que podría erigirse como el kilómetro cero de una tendencia justiciera. Pero si aún hay quienes los defienden, basta observar las localizaciones de algunos de estos cajeros para confirmar que nadie en su sano juicio se le ocurriría excluir a sus clientes, por ejemplo, por su altura:

1

La clienta de ese banco en Albania no era lo suficientemente alta como para tener derecho a sacar dinero, pero en otros lugares pasa exactamente lo mismo.

2

3

4

También están los que pecan justo de lo contrario. Si en los casos anteriores más de uno tenía que ponerse de puntillas, este otro cajero debe estar pensado para perros y poco más. Lo hagas como lo hagas, terminarás a cuatro patas delante del banco:

5

Toda una metáfora de cómo termina cualquier cliente ante una institución financiera, como lo es también la disposición de este cajero polaco. Ambos, usuario y máquina, se encuentran al borde de un precipicio, literalmente.

6

Parece bastante claro, eso sí, quién acabará peor parado. Por muy bien que se agarre, él puede terminar descalabrado en el fondo del pozo (en sentido estricto y financieramente hablando), pero el cajero y el banco sobrevivirán, como lo han hecho hasta ahora: con nuestro dinero.

Y por si la ubicación no fuera suficiente trampa para los clientes, algunos cajeros automáticos pueden llegar a convertirse en un verdadero infierno por culpa de los teclados o los sistemas informáticos con errores del tamaño del agujero económico que dejó Rodrigo Rato en Bankia.

Así, una tecla cambiada de sitio o una pantalla negra como la noche harán que más de uno se plantee qué demonios hacen los bancos con esa comisión de mantenimiento que les cobran religiosamente.

7

8

No obstante, los bancos no siempre son el peor enemigo del hombre. En ocasiones somos nosotros mismos los que convertimos la sencilla tarea de sacar dinero en algo extremadamente complejo y peligroso.

Nada mejor que ir a sacar dinero para llevar algo de efectivo en la cartera y ver que detrás de ti se pone alguien. Si esa situación ya es un poco tensa para algunos, la cosa empeora, y de qué manera, cuando el que espera a tu espalda se cubre el rostro y tiene una pinta de pandillero que ni en las mejores maras.

9

Tampoco es mucho más tranquilizadora la escena opuesta. Eso de ir a un banco a sacar dinero y ver que esa simple acción tiene que ser custodiada por dos hombres armados hasta los dientes le eriza el vello a cualquiera. Si estamos en México, solo puedes hacer una cosa: sacar el dinero lo más rápido posible y correr.

10

Eso, por no hablar de las colas. Aquí puede que la responsabilidad vuelva a recaer en los bancos. Si se forman estos tumultos de gente para sacar dinero, quizás (solo quizás) sea necesario poner más cajeros o, tal vez, ofrecer un mejor servicio:

11

No obstante, a algunos nada ni nadie logrará impedirles que acudan a su cajero más próximo a sacar lo que es suyo. Da igual que llueve, truene o estés a punto de entrar en el hospital. Tu dinero es tuyo y de nadie más:

12

13

En cualquier caso, ¿por qué negarlo? Entre unos y otros, sacar dinero de un cajero no es tan fácil como parece. Cuando el banco no pone trabas de cualquier tipo, nosotros mismos hacemos de la transacción una yincana digna de estudio. Este hombre, su cogorza y la botella dan fe de ello.

14

Con información de boredpanda y Thumbpress.

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

Para que te indignes con más gente:

Bienvenidos a la batalla de ratas muertas, probablemente la fiesta más asquerosa de España

Cuando las monjas se sueltan la coleta: hermanas moteras, fumadoras y amantes de las armas

¿A qué edad surge el sentido del humor?

Gordoísmo, una religión que anima a sus fieles a comer hasta que revienten


Desde el 1 de octubre de 2014, Público incorpora un nuevo sistema de gestión y moderación de comentarios: Disqus. Puedes leer todos los detalles aquí.

Al utilizar los Servicios de Comentarios (A.L. 5.2), el Usuario se compromete a no enviar mensajes que difamen o insulten, o que contengan información falsa, que sea inapropiada, abusiva, dañina, pornográfica, amenazadora, dañando la imagen de terceras personas o que por alguna causa infrinjan alguna ley. [Más información]

comments powered by Disqus