Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

Diez teleseries 100% españolas con hilarantes versiones extranjeras

25 Abr 2016
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

Strambotic

raccontami

Antes de que ‘El Ministerio del Tiempo’ o ‘Bajo sospecha’ hicieran levantarse del asiento a todos los ‘groupies’ hispanos de las series, en la piel de toro se produjeron muchos títulos con certificación pata negra que, a pesar de que podrían hacer bajar la vista a algunos, tuvieron un gran éxito en el extranjero en forma de adaptación.

Son tan españolas que resulta curioso ver una versión gringa. Es más, pasadas por sus culturas no tienen nada que ver con la nuestra o con nuestras formas de hacer ficción. ¿Cómo fueron estas adaptaciones?

El internado

La serie española fue un éxito más allá del estrecho de Gibraltar, pero Rusia y Francia contaron con sus propias adaptaciones. Comparada con la española, la gala nos deja con la boca abierta: ¿adolescentes con todo el uniforme sin mostrar pechamen o tableta? ¿Movimientos de cámara que van más allá del plano-contraplano? Que nos expliquen.

Aquí no hay quien viva

Como ‘sitcom’, ‘Aquí no hay quien viva’ destacaba por la ausencia de risas enlatadas. ‘Aída’, ‘Siete vidas’, ‘Escenas de matrimonio’… Todas las usaban cuando ya resultaban viejunas. Por eso, cuando ya éramos modernos (‘Gym Tony’ nos devolvió un poco al Pleistoceno), resulta un poco bochornoso ver adaptaciones como la chilena, en la que se excedieron con las risas y una música que a veces no viene a cuento.

Por otra parte, cada piso parece un pequeño adosado, lo que la aleja de los miniestudios hipercaros que actualmente uno se encuentra por Madrid. Eso sí, destaca que los productores buscaran un niño con problemas de sobrepeso para el papel de José Miguel. No sabemos cómo serán las dietas en Chile, pero en eso sacaron algo muy español: lo gordos que estamos.

Los Serrano

Nuestros vecinos lusos adaptaron la serie protagonizada por Antonio Resines y Belén Rueda. Los mismos personajes, el mismo punto de partida… Pero, un momento, ¿dónde está la calva de Resines? ¿Y su mala leche? ¿Por qué el padre portugués parece un DILF? Por otra parte, aunque nuestros compañeros de península regentan un bar (lo puedes ver en el minuto 2:33 del vídeo superior), no vemos por ningún lado el hueso de jamón que coronaba la barra donde Fiti se tomaba sus cañas. Qué pena.

Ana y los siete

Una serie española no se puede entender sin su personal del hogar andaluz, como bien nos hizo saber ‘Médico de familia’, nos recordó unos pocos años después ‘Ana y los siete’ y hasta fue parodiado en ‘Siete vidas’, cuando Diana, el personaje de Anabel Alonso, protagonizó una serie llamada ‘Chacha de familia’. Es, además, algo inherente a la emigración española del campo a la ciudad (¡un beso, Cataluña!).

Por eso, nos duele en el corazón que nuestros amigos lusos hayan sustituido a la cocinera andaluza de ‘Ana y los siete’ por una señora ‘random’ (la puedes ver a partir del minuto 29:09 del vídeo superior) vestida de La Lechera. No conocemos la dialectología portuguesa, pero esperemos que la mujer hable, por lo menos, igual que la dueña del hostal de aquel pueblecito del Alentejo donde te alojaste este verano.

Cuéntame cómo pasó

Si le quitas a ‘Cuéntame cómo pasó’ el contexto tardofranquista en el que comienza, un barrio popular madrileño como decorado principal y un protagonista machista, rancio y con la palabra PATRIARCADO tatuada en la frente, te cargas la serie. Por eso, ‘Raccontami’, la versión italiana, provoca sonrojo con tan solo comparar los salones de las casas de los protagonistas: en el de los italianos caben tres dormitorios de Toni y Carlos, por lo menos. ¡Si hasta tienen dinero para comprar un árbol de Navidad! Además, el Antonio Alcántara italiano parece mucho más amable que nuestro Imanol Arias. Ahí no está la principal característica del español: la mala leche.

Pulseras rojas

La serie de Albert Espinosa fue adaptada al mercado estadounidense con Steven Spielberg en las labores de producción y la oscarizada Octavia Spencer como protagonista. Sin embargo, el hospital donde se ambienta la trama nada tiene que ver con uno del Estado español (ni siquiera el de la propia serie de TV3, que era ‘chupiguay): muy diáfano, con dormitorios donde se podría organizar una pequeña ‘rave’… Nunca se vio un hospital así en España. ¿Dónde están los pasillos de urgencias masificados? Que tiren los decorados y pongan otros nuevos.

Los misterios de Laura

Viendo el tráiler de la adaptación estadounidense, nuestra inspectora Lebrel dista un poco de la versión hispana de Jessica Fletcher que interpretó María Pujalte. Se acerca más a una agente del ‘C.S.I.’ de muy armas tomar. Además, no falta el típico coche más veloz de la cuenta, que en una serie de nuestro país no sería posible por limitaciones del presupuesto. Sería más divertido si la Laura estadounidense fuera más española, es decir, más torpona, despistada e histérica.

Escenas de matrimonio

Sí, sí. Una de las producciones con los chistes más rancios, viejunos y sexistas de la historia catódica española fue adaptada. En concreto, a Francia. Y lo curioso aquí es que se olviden del espíritu español de gritar. Se les ve solo un poco agitados, sí, pero nada más. Por tanto, que nadie espere a un Avelino gritando “¡foca!” a su Pepa. Aunque probablemente es lo mejor que puede pasar…

Cuenta atrás

¿Un poli con temperamento violento en una serie española? Por supuesto, como en la realidad. Que se lo digan a los asistentes de cualquier manifestación de los últimos años. Así que si Dani Martín debía interpretar a un policía impulsivo como era Corso, lo hacía. En cambio, el protagonista de la versión alemana es más bien un ‘fucker’ que difícilmente abandonará la soltería. No hay quien se crea a ese ‘madero’.

Aída

Y terminamos con un escándalo para el honor patrio. ‘Aída’ fue adaptada en Polonia. La mayoría de los episodios son una traslación al polaco, aunque los productores de esos lares pidieron “menos tacos y más valores familiares”. Pues eso ni es español ni es nada, porque si por algo se caracteriza un mesetario es por la cantidad de palabrotas que es capaz de decir en un minuto. Esa adaptación tiene que ser un bodrio. Una mierda, vamos. De aúpa.

——-
Con información de El Mundo, Cooking Ideas, 20 Minutos, Wikipedia (1, 2) y Libertad Digital. Imagen de RTVE.

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

Y si a alguien le da por hacer zapping…

Diez corporaciones del mundo real que parecen salidas de la mente de un supervillano

Confirmado: los mejores futbolistas nacen en enero

Por qué la legalización de la marihuana es inevitable

¿Cómo dicen los cubanos “hacer una cubana”?


comments powered by Disqus