Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

El archipiélago gay que creó Mussolini… y se le fue de las manos

30 May 2016
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

Jaime Noguera

13296334_10153797847339069_1079815063_n

Como cuenta el estudio de Michel R. Ebner para la Universidad de Cambrigde The Fascist Archipelago, el fascismo italiano consideraba la homosexualidad un vicio extranjero importado de Alemania o Inglaterra, nada que ver con Italia. Pese a ello, en 1930 el Ministro de Justicia del régimen de Mussolini, Alfredo Rocco redactó para su código legal un artículo en el que se sancionaba la homosexualidad como delito penal. El problema es que Mussolini , tras leerlo, le ordenó retirarlo afirmando que “los italianos son demasiado machos para que haya homosexuales“. Para el Duce, lo que legislar contra las prácticas homosexuales servía para promocionarlas, lo que era altamente peligroso, dado que podía poner en solfa el mito de la incuestionable virilidad italiana.

En lugar de eso, era más inteligente el actuar en silencio, al margen de la ley, mediante palizas, acosos, redadas ilegales , extorsiones, etc. Eso, por supuesto, si realizabas exhibiciones de tu opción sexual. Si reprimías tus sentimientos y tus deseos, no debías precouparte,  quedabas libre de la represión de las fuerzas del orden. Como se puede comprobar hasta en la Wikipedia,  18 de junio de 1931 se emitió el real decreto n°. 773 que autorizaba “medidas del limpieza” contra todos aquellos que pusieran en peligro la moral y las buenas costumbres. A partir de ahí, si se detenía y condenaba a uno de los llamados culattoni, este corría el riesgo de que le enviasen a una versión fascista de Supervivientes, pero con una duración de cinco años y sin Jorge Javier Vázquez. .

Bajaban de los embarcaciones con un nudo en el estómago, sabiendo que pasarían un lustro de sus vidas en aquellas diminutas islas, a cientos de kilometros de sus seres queridos. Carmela Santoro, vecina de la isla de San Domino, era una de las niñas que se acercaban, medio a escondidas con sus amigas, a ver a aquellas extrañas criaturas de las que habían oido cuchichear a sus madres o vecinas. Así los recordaba en una entrevista concedida en 2013 a la BBC :

“Teníamos curiosidad porque los llamaban ‘las niñas’. Íbamos a verlos bajar de los botes… vestidos en verano con pantalones blancos, con sombreros”. Y mirábamos con asombro, ‘mira a esa, ¡mira cómo se mueve!’; pero no teníamos contacto con ellos”.

Eran los nuevos presos homosexuales, estigmatizados por la Italia de Mussolini como pederastas. Muchos de ellos provenientes de Catania, donde un prefecto de la polícía local se habia aplicado con entusiasmo en darles caza, algo que queda claro al leer sus apuntes al respecto.

“Notamos que muchos de estos hombres enfermos iban a bailes, a playas y lugares en las montañas y que jóvenes de todas las clases sociales buscaban su compañía (…) Este mal debe ser atacado y quemado desde dentro”.

Como aquellos desdichados, habría muchos más repartidos por diversas islas de la geografia italiana.

botegay

Viñeta del comic ‘In Italia sono tutti maschi’ de Luca de Santis y Sara Colaone.

Un archipiélago gay creado por Mussolini.

Cuatro islas conformaron el mapa de la represión del colectivo gay en Italia: Lampedusa, San Domino,  Favignana y Ustica. Apartadas del mundanal ruido, practicamente deshabitadas, algunas de ellas habían sido prisiones desde la época del Imperio Romano.  Cientos de homosexuales vivieron desterrados allí entre 1938 y 1943. Cuando todo acabó, este episodio fue silenciado, cayendo en olvido hasta que el libro La città e l’isola (La Ciudad y la Isla),  de los investigadores Gianfranco Goretti y Tommaso Giartosi vio la luz en 2006. El libro ha sido adaptado al cómicy en nuestro país se puede encontrar bajo el título En Italia son todos machos .

índice

Lampedusa

Localización:  Islas Pelagias, al sur de Sicilia.

Famosa por la última crisis de refugiados, curiosamente durante el periodo fascista acogió a unos 3000 prisioneros, entre ellos unos cuantos de los que no cuadraban en el estereotipo del macho mussoliniano. Uno de ellos, según Homosexuality of New Man, era el artista de variedades y travesti Alfredo F, acusado de pederastia pasiva y de ser el culpable del suicidio del sacristán de la iglesia de Santo Spirito, al que presuntamente había chantajeado. Juzgado en 1934, fue condenado a cinco años de internamiento y luego trasladado a la isla de Ustica.

lampedusagay

Favignana

Localización: A 7 Km de la costa occidental de Sicilia.

Isla con forma de mariposa es la más grande de las islas Egadas. Por allí pasarían muchos de los 196 confinati comuni (presos comunes, no politicos) que fueron enviados a las islas de Ustica y Favignana procedentes de casi todas las ciudades importantes italianas. La mayoría de los deportados eran de Venecia (38) y Roma (35).

favignana-stabilimento-flor

Ustica

Localización: En el Mar Tirreno a 67 km al N.O. de Palermo (Sicilia)

Isla volcánica ubicada en el Mar Tirreno,  fue utilizada por el régimen fascista como campo de concentración para comunistas, anarquistas, socialistas y republicanos, principalmente italianos y yugoslavos. Entre el total de 2065 internos, según los datos de Disabileforum ,  se encontraban muchos presos comunes como testigos de Jehová y un grupo de homosexuales.  Trasladado desde Lampedusa, allí se encontraba el transformista Alfredo F. que pese a haber cumplido su condena, fue acusado de nuevo de cometer actos obscenos y de romper las reglas, por lo que en 1939 recibió una nueva sentencia de dos años de internamiento. La isla sería utilizada como prisión hasta 1950.

pederasta

San Domino

Localización: En las Islas Trémiti, un pequeño archipiélago del Mar Adriático.

Sin duda la más famosa por ser la única de las islas prisión de Mussolini con población exclusivamente homosexual. Los 100 prisioneros que allí desembarcaron fueron alojados en dos espartanos  barracones en la carretera de Cala dei Benedettini. No contaban con agua ni luz eléctrica.

Pese a las condiciones nada amables de su confinamiento, Giuseppe B, uno de los internados que fue entrevistado hace años por la revista Babilonia ,recordaba que se sentía allí mejor que en su Nápoles natal, donde  no podía mostrar su sexualidad públicamente. Era otra forma de cárcel. Sin embargo,  en San Domino, la Italia fascista había creado sin pretenderlo un lugar en que se esperaba que todos ellos fuesen abiertamente gays, Por primera vez en su vida, todos aquellos exiliados podían mostrarse tal y como eran.

En ese entonces si eras una femmenella (una palabra del argot italiano para hablar de hombres gay) no podías ni siquiera salir de casa, hacerte notar; la policía te arrestaría. Por el contrario, en la isla celebrábamos el día de nuestros santos o la llegada de alguien nuevo… Hacíamos teatro y podíamos vestirnos como mujeres y nadie decía nada

Aquellos que no recibían dinero de sus familias eran obligados a trabajar como sastres, zapateros o barberos para poder mantenerse. Recibían cuatro liras al día. A pesar de ello se mentalizaron para pasar lo mejor posible sus años de condena en la isla. Encontramos a este respecto el testimonio de Giovanni B. alias Peppinella en una entrevista concedida hace algunos años a la web italiana Primo Numero.

“Yo le hacía de  costurera a los guardas. Todas las mañanas me los encontraba medio en pelotas . Había uno que se llamaba V. ¡Qué guapo era! Después de cuarenta años lo recuerdo como si fuera ayer. Vivíamos como podíamos, nos adaptábamos y nos reíamos. Hicimos teatro, muchas cosas. En cuanto llegaba un telegrama anunciando la llegada de un nuevo femmenella, todos poníamos una lira para preparale un recibimiento. “

A pesar de la vigilancia de los guardias hubo mas de un romance y, como comentó en su momento otro de los prisioneros de San Domino,  “puñaladas entre los sicilianos, por los amantes.

Cuando estalló la Segunda Guerra Mundial,  el régimen de exilio interno finalizó en  San Domino  y los hombres regresaron a sus lugares de procedencia, donde vivirían  bajo una especie de arresto domiciliario hasta la caida del fascismo. Al saber la noticia de que abandonaban su confinamiento, algunos de ellos lloraron.  Unos cuantos de alegría, muchos otros de pena por separarse de sus novios y amigos para volver a esa Italia oscura, católica y atrasada que les criminalizaba.

Ústica y Favignana fueron disuelta a finales de 1942 ante la llegada inminente de las tropas americanas. Aquellos que habían cumplido dos tercios de la condena fueron liberados, pero siguieron bajo vigilancia policial.

263298_252570094882373_729903617_n

Con información de  Primo Numero , BabiloniaDisabileforumHomosexuality of New Man  y la BBC.

Imagen de cabecera obra de Agudeza Visual Creativos.

Jaime Noguera es autor de la novela de terror ‘España: Guerra Zombi‘.

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

Parecen ficción pero no lo son:

Se alquilan tíos buenos para tratar de consolar a las muchachas en los días de bajona

La barba femenina está de moda: estas mujeres son la envidia de todos los lampiños

No estaba muerto, estaba de parranda: un hombre incinerado aparece vivo tras dos meses de borrachera

El hombre que quiso crear un ratón a imagen (y ADN) de Elvis Presley


comments powered by Disqus