Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

El Hippie Money, la moneda que sólo podía surgir en Ibiza

19 Nov 2016
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

Iñaki Berazaluce

jipi22

Al Banco de España no le ha hecho ni pizca de gracia que Ada Colau haya anunciado una “moneda social” para Barcelona, un claro intento de sedición monetaria de los troskistas. Mientras tanto, en Ibiza ya han empezado a circular los primeros billetes del Hippie Money, una moneda que está por debajo del radar de los burócratas de Madrid.

Se trata de unos billetes de 1, 5, 10, 20, 50, 500 o cualquier otra cifra que coincida (más o menos) con la cuenta de la próxima ronda de consumiciones, que salen de los rotuladores y la cabeza loca del artista francés Tony Bears (“Antuá” para los amigos), y tienen una equivalencia muy aproximada con los euros. La cara de legendario hippie ibicenco Francisco Mula -un incombustible del hipperío ibicenco- es la efigie en los ‘hippies’, como se denomina coloquialmente la divisa.

jippies44

Además del esquemático retrato de Francisco Mula, en el billete aparece una estampa ibicenca -el puerto de Vila o el islote de Es Vedrá-, la huella dactilar del autor y un número de serie, que consta de la fecha y la hora de elaboración, y convierte al billete “en una obra de arte única e irrepetible”, según me cuenta Antuá. El “papel moneda” son los pósters de las discotecas de la recién clausurada temporada de D&D (dance & drugs) de Ibiza: Pachá, Amnesia, Usuahia y demás templos de la diversión ordenada.

Coincidimos con Antuá y Francisco en una de las proyecciones del afamado Festival de Cortos Mal del Cap, y les propusimos gastar un puñado de ‘hippies’ en algún bar de moda. Francisco, que será hippie, pero de tonto no tiene un pelo, nos propuso ir a B-You, escaparate de la beautiful en el puerto de Ibiza. En la selecta terraza del garito pudimos ver cómo Antuá dibujaba un billete de 30 ‘hippies’ para pagar las cervezas, los camparis y los vinos que nos bebimos; no tardó más de un minuto en dibujar el billete, tal y como puede comprobarse en el vídeo. Y, sorpresa, el camarero nos aceptó el billete. Lo dicho: sólo en Ibiza.

Todo empezó donde suelen empezar estas cosas, en un bar. Los dos amigos estaban tomándose unas copichuelas cuando se dieron cuenta de que no tenían ni un euro en el bolsillo. Un clásico. En lugar de pedir fiado o fregar los cacharros, como hacen en otras latitudes, Antuán dibujó un billete de diez ‘hippies’ que ofreció al camamero como pago de la ronda. Contra todo pronóstico, el buen hombre no sólo aceptó el billete recién dibujado sino que algunos de los clientes se ofrecieron a pagarle la cuenta a cambio de un billete. Bingo: “Muchos que no querían comprar mis retratos [como el que me hizo a mí hace un par de años a cambio de 5 euros y una cerveza] empezaron a pedirme billetes de Hippie Money”, me explica el artista.

in%cc%83aki-bears

El cronista, retratado por Tony Bears en 2014.

“En realidad”, matiza su inseparable compinche, “todo es una broma en torno a la idea del dinero, una ficción compartida por todos que acaba convirtiéndose engañosamente en realidad”. No hay más que ver cómo el Banco Central Europeo se saca de la chistera un billón de euros para “inyectar liquidez” a la banca o alguna otra bobada. Lo dicho: una ficción.

Tony Bears sigue la invisble estela que dejó el artista estadounidense George Boggs, que dibujaba réplicas de billetes de dólar en los manteles de los restaurantes en los que iba a comer y pagaba con ellos. Dalí también supo echarle rostro a la vida, y pagaba sus banquetes con cheques firmados que nadie cobraba, pues su firma valía mucho más que la cuenta.

boggs_4b

Los billetes de Boggs. Definitivamente, otro estilo.

El Hippie Money se acepta en QG, Bubbles y unos cuantos puestos del mercadillo de San Jordi. Tony también ha pagado algún trayecto en yate por Ibiza con un billete de 500 ‘hippies’ (sólo hay tres en circulación). También se han utilizado para pagar drogaína en Ibiza y putas en Buenos Aires. Hasta el momento de escribir estas líneas, el valor nominal de todos los ‘hippies’ emitidos es de 3.000. Antuá y Francisco animan al personal a hacer sus propios billetes Hippie Money: “Cuantos más, mejor”, dicen, dejando de lado los evidentes riesgos inflacionarios de esta medida.

Por mi parte he intentado sin éxito colocar los ‘hippies’ en tres establecimientos de Ibiza y Santa Eulalia. Seguimos intentándolo.

jipi33

Consigue tu panoja en Hippie Money. Fotos de Strambotic y de Ibiza Chrome.

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

Más mandanga:

El artista que pagaba con los billetes que dibujaba

– 8 situaciones en las que jamás deberías fumarte un porro

– Ochos casos elocuentes que demuestran que los españoles somos campeones mundiales en picaresca

 


comments powered by Disqus