Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

Un chino pedalea 500 kilómetros en dirección contraria intentando llegar a casa en bicicleta

26 Ene 2017
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

Strambotic

Los caminos del Señor son inescrutables. Más aún en China, que entre la contaminación y los letreros uno no sabe ni hacia dónde va. Un ciclista chino sufrió en sus carnes la atribulada orografía del país, tras darse cuenta, 30 días y 500 kilómetros más tarde, que iba en dirección contraria.

Según relata BBC, el joven inmigrante, henchido de optimismo, trataba de llegar en bicicleta desde Rizhao a su tierra natal en Qiqihar, provincia de Heilongjiang, distante a 1.700 kilómetros, como Sevilla de París, por decir. La odisea comenzó el pasado mes de diciembre y el quijotesco empeño era llegar a su casa el día de año nuevo chino, el próximo 28 de enero.

Mapa: PlayGround Magazine.

Cuando no había recorrido ni un tercio de su ruta, una patrulla de policía en la provincia central de Anhui, a la altura de Shanghai, sacó al anónimo ciclista de su error: llevaba un mes pedaleando en dirección contraria. Enternecidos por el sobrehumano esfuerzo de su compatriota, los agentes le compraron un billete de tren para que pudiera volver a su casa en Qiqihar.

Al parecer el hombre, que andaba escaso de fondos, vivió durante un mes en locutorios de internet, según informa el Diario Popular de China. En tanto no sabía leer mapas, el ciclista tenía que confiar en los conductores y transéuntes para que le informaran sobre la dirección a seguir. Parece ser que todos se juramentaron para enviarle en dirección contraria.

El descarriado ciclista fue interceptado el pasado 21 de diciembre por la policía en una autopista, donde la circulación de bicicletas está prohibida. Entre los agentes y los empleados del peaje hicieron un crowdfunding y le compraron un billete de tren a casa.

Con información de BBC y PlayGround Magazine. Fotos de People’s Online Daily.

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

Superando marcas:

Diez marcas que suenan fatal en otros idiomas

Veinte imitaciones que no conseguirían engañar ni al osito Mimosín

“Vitorio y los Chinos”: Los mejores carteles de los mercadillos