Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

El chino soltero que compró la mitad de las butacas del cine para arruinar San Valentín a las parejas

17 Feb 2017
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

Strambotic

Cazador amarillo, corazón negro. Pocas cosas dan más coraje a un soltero recalcitrante que ver refocilar a las parejas. En China, la tierra de los hijos únicos, preferentemente varones, la soltería es una pandemia, de modo que el Día de los Enamorados es algo así como un festín privado a la que la muchedumbre tiene vedado el acceso.

Pero los solteros también tienen mucho tiempo libre para planear venganzas. Sucedió el 14 de febrero de 2014 en Shanghai. Todo empezó cuando un single de la megalópis china quiso sabotear el San Valentín de las parejas enamoradas comprando todas las entradas de un cine en el que se estrenaba ‘Beijing Love Story’, una melosa película romántica ‘made in China’.

Como no le dejaron, el resentido impar elevó la apuesta: abrió un crowfunding y pidió ayuda a otros solteros para comprar la mitad de las butacas de todas las salas que proyectaban la película aquel día en Shanghai, concretamente las butacas impares, para que las parejas no pudieran hacer manitas durante la proyección. Los solteros chinos acudieron a la llamada como un solo hombre y compraron todos esos boletos, con la taimada intención de dejarlos vacíos (pero mucho ojo con sentarse en ellos). La venganza es un plato que se sirve frío en Shanghai.

La política de un solo hijo estuvo vigente en China entre 1979 y 2015, y provocó un verdadero cataclismo demográfico de cuyas consecuencias el gigante chino aún no se ha recuperado. Uno de los efectos colaterales es una legión de 34 millones de hombres solteros en China, en tanto la preferencia por el hijo varón fomentó el feminicidio y el abandono de las niñas chinas.

De hecho, los solteros chinos no celebrarán San Valentín pero tienen su Día del Soltero, que se celebra cada año el 11 de noviembre: 11/11, todos los números “singles” del calendario. Según explica Time, lo que empezó como una excusa para comer y compartir el devenir de tu soledad y tu onanismo se ha convertido en una “orgía multibillonaria de compras online”. Incluyendo, claro está, entrada para el cine que nunca vas a usar.

Visto en Ideal. Con información de Time y National Geographic.

Con información de BBC y PlayGround Magazine. Fotos de People’s Online Daily.

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

Superando marcas:

Diez marcas que suenan fatal en otros idiomas

Veinte imitaciones que no conseguirían engañar ni al osito Mimosín

“Vitorio y los Chinos”: Los mejores carteles de los mercadillos


comments powered by Disqus