Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

Cuando a uno de Lepe le hicieron rey de Inglaterra

12 Jul 2017
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

Ad Absurdum

Que un español pueda ser rey de Inglaterra suena extraño, pero ya Felipe II nos demostró que era posible cuando se casó con su cuasi tía María Tudor, más conocida como Bloody Mary (la de los cócteles y los 300 muertos). Lo que sí puede sonar a chiste, y nunca mejor dicho, es que un lepero pudiera llegar a ser rey de Inglaterra, pero también esto nos lo demostró un valiente marinero español…

Y es que en Lepe son buenos haciendo chistes (o encajándolos, más bien) pero también son buenos haciendo otras cosas. Una de sus mejores creaciones fue el marino mercante Juan de Lepe, nacido en la localidad onubense y dedicado a viajar por todo el mundo en busca de cosas con las que comerciar.

Su Majestad Enrique VII.

Gracias a estos viajes, en los que Inglaterra era un objetivo habitual, se gestó una de esas relaciones de película, pero en las que la realidad acaba por superar la ficción: el marino acabó conociendo y estableciendo amistad con el mismísimo rey inglés Enrique VII. En poco tiempo Juan se convirtió en uno de sus principales compiyogui, que disfrutaba mucho de su compañía, sus historias y sus juegos.

Un día, el andaluz y el inglés se encontraban en plena partida de cartas y, quizá influido por algún brebaje, el marinero retó al rey a aumentar su apuesta, que no pasaba de unas pocas monedas, a lo que el monarca, quizá más perjudicado aún, respondió que estaba tan convencido de su victoria que se jugaba la corona inglesa durante un día. ¿Te rieh? Pues así lo hicieron.

(Palace of Westminster; Supplied by The Public Catalogue Foundation.

Efectivamente, Juan de Lepe ganó la apuesta y el rey cumplió con su parte. Fueron risas, pero también mucha responsabilidad, y el lepero fue coronado en un gran acto como «the little king of England», el apodo que le dieron. Igual piensas que como anécdota está gracioso, pero que poca cosa podía hacer Juan en un solo día como soberano. Pero lo cierto es que lo tenía todo previsto y, como buen negociante que era, lo dejó todo preparado los días antes de su coronación para, en cuanto esta se produjera, enriquecerse todo lo posible en las siguientes veinticuatro horas. Trazó todo un plan por el cual obtener rápidos y grandes beneficios de los negocios de la corona inglesa a su nombre, de forma que, al acabar el día, después de pegarse unas cuantas fiestas por todo lo alto, Juan de Lepe regresó enormemente rico.

La operación le salió tan bien al andaluz, que hoy son muchos los especialistas que le atribuyen el origen de la expresión «saber más que Lepe», aunque otros dicen que en realidad se refiere a Pedro de Lepe, obispo de Calahorra y la Calzada, pero esa es otra historia.

Invent! Ya te habrás percatado del tufillo a bulo que tiene esta historia, sin embargo existen algunas fuentes (pocas, pero las hay) que la corroboran. Así, por ejemplo, cuando Juan volvió a Lepe en 1509 con todas sus riquezas, hizo una donación al convento franciscano de Nuestra Señora de la Bella. En las paredes del convento se conservaba una inscripción que recordaba el hecho, pero todo el edificio se perdió en el siglo XIX. Sin embargo, aún hoy se conserva el testimonio del padre Gonzaga que en una crónica del siglo XVI relata lo siguiente:

«En la Iglesia de este convento [Nuestra Señora de la Bella] aún se ve el sepulcro de cierto Juan de Lepe, nacido de baja estirpe del dicho pueblo de Lepe, el cual como fuese favorito de Enrique VII rey de Inglaterra con él comiese muchas veces y aun jugase, sucedió que cierto día ganó al rey las rentas y la jurisdicción de todo el reino por un día natural, de donde fue llamado por lo ingleses el pequeño rey. Finalmente, bien provisto de riquezas y con permiso del Rey volvió a su patria nativa y allí después de haber vivido algunos años rodeado de todos los bienes y elegido su sepultura en esta iglesia, murió. Sus amigos y parientes grabaron esta historia en lugar de epitafio, la cual quise yo, aunque no parece a propósito de esta Historia, dejarla como un recuerdo de este lugar».

Bibliografía:

AD ABSURDUM (2017): Historia absurda de España, ed. La Esfera de los Libros.
GONZAGA, F. (1583): Origine Seraphicae Religionis, Extypographia Basae.
ORTEGA, Á. (1925): “De la España clásica. Juan de Lepe, el pequeño Rey de Inglaterra.” La voz de San Antonio, XXXI.

Ad Absurdum es un grupo de divulgación histórica a través del humor y es autor del libro Historia absurda de España.

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

Que siga la fiesta:

Once fiestas tan salvajes que hicieron historia

– Ocho pueblos que rinden homenaje al cannabis en sus escudos y banderas

– Siete juergas legendarias a cargo del erario público


comments powered by Disqus