Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

El Palpati, el encargado de tocarle los huevos (literalmente) al Papa

25 Ago 2017
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

Iñaki Berazaluce

Prueba de masculinidad del papa Inocencio X (1644-1655) al recibir el papado. Imagen: Wikicommons.

Aunque viste falda, el Papa de Roma siempre ha sido varón desde los tiempos de Pedro, el number one. 266 Papas han pasado por el Vaticano, un puesto en el que no se exige la cuota femenina. Si repasamos la cronología del papado desde tiempos inmemoriales no encontraremos ni una sola mujer, ¿seguro? La historia no oficial de la Iglesia relata la existencia de la Papisa Juana, que se hizo pasar por hombre y fue elegida Papa -presuntamente con el nombre de Benedicto III– entre 855 y 857, y fue sorprendida… cuando dio a luz.

Para evitar desmanes de esa envergadura (“¡un Papa pariendo en la silla de San Pedro!”), el Vaticano instauró la figura del Palpati*, un individuo -evidentemente varón- cuyo único cometido era palpar los testículos del recién nombrado Papa para dar fe de que, efectivamente, el Santo Padre los tenía bien puestos y no se les había vuelto a colar un travesti en el casting cardenalicio.

Recreación de la prueba de los huevos colganderos según la serie ‘Los Borgia’. Nótese que el Papa no solía parecerse a Jeremy Irnos sino más bien a Ratzinger.

Duos habet et bene pendentes” (“tiene dos y cuelgan bien”) era la frase que pronunciaba el Palpati tras comprobar que los cojones (dos, los monórquidos como Franco o Hitler estarían vetados para el cargo) estaban en su sitio. Para ello, un joven diácono introducía su mano por un agujero de la sedia stercoraria, un asiento diseñado ex professo para esta tarea y en el que el recién elegido sentaba sus posaderas y, a través de un segundo agujero, dejaba colgar sus gónadas. Si todo estaba en su sitio, el tocapelotas pontificio gritaba a viva voz la citada fórmula: “¡Duos habet et bene pendentes!” a lo que los cardenales presentes respondían al unísono y aliviados ¡Deo Gratias!” (¡Gracias a Dios!).

La historia oficial del Vaticano no reconoce la existencia de la Papisa Juana y tacha de leyenda la figura del Palpati. Sin embargo, la sedia stercoraria se expone en el Museo Vaticano para perplejidad de los visitantes:

Según cuentan nuestros compañeros de Ad Absurdum, la ceremonia de la comprobación viril del Papa fue suprimida por Adriano VI (218 Papa de la Iglesia católica, entre 1522 y 1523), por lo que, si no nos fallan las cuentas, 114 Papas y 228 testículos fueron sobados -oficialmente- durante los siete siglos que duró aquella sicalíptica costumbre. Sin embargo, se conservan las ilustraciones de Lawrence Banka que muestran la prueba de masculinidad de Inocencio X, elegido Papa en 1644. Con dos cojones y un palito.

Con información de Ad Absurdum y Wikipedia. Lista de Papas, en Aciprensa.

*El nombre de “Palpati” es invención de Kike Mantecón, el mejor narrador de historias -no necesariamente verdaderas- que conozco.

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

BONUS TRACK: Cuando el cristianismo “prohibió” la reencarnación

En otro orden de cosas:

Chemtrails, el (fallido) plan para exterminar a la Humanidad

Desde Rusia con amor: las fotos más delirantes de los sitios de ligoteo rusos

La horda de desalmados que se dedica a corromper los entrañables ‘pinta y colorea’


comments powered by Disqus