Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

Los peores actos de sabotaje a la dieta mediterránea

12 Sep 2017
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

Inma Saranova

Todos hemos oído hablar de los increíbles beneficios de la dieta mediterránea, una dieta patria capaz de eliminar lorzas indeseables, rebajar el colesterol, luchar contra la diabetes y hasta mejorar nuestra memoria. Pero, ¡cuidado!, no por comer al lado del mar estaremos haciendo dieta mediterránea; vamos que si nos comemos un Whopper con queso en Benidorm, no vale.

Mi ensalada preferida: lechuga, tomate, queso, pepinillo, bacon, carne picada y pan.

No hace falta acudir a una cadena de comida rápida para saltarnos a la torera la dieta mediterránea, de hecho, la gastronomía española tiene increíbles ejemplos de cómo pasársela por el forro con sus platos más tradicionales. Veamos unos cuantos.

Ibiza: Salsa de Nadal o todas las comidas hechas un solo postre

Una rica Salsa de Nadal con sus bizcochicos para mojar.

Esta salsa navideña es uno de los platos más típicos de la isla de Ibiza y tiene el honor de mezclar los más variopintos ingredientes dulces y salados en un mismo postre. A saber: Caldo compuesto de gallina, cordero, carne de cerdo, sobrasada, botifarró, tocino y especias; a lo que después le sumaremos huevos, almendras, miel, azafrán, azúcar y canela. El resultado es una salsa ultraconsistente de sabor muy dulce que se sirve caliente después de haber deglutido la copiosa cena de navidad y que sirve tanto para ponerse morado como para armar cemento.

Mallorca: Ensaimada con tallades de carnaval

Si eres de los que le gusta la pizza con piña, esta es tu ensaimada.

Esta ensaimada es típica del jueves lardero  y, como en el caso de la Salsa de Nadal, no tiene complejos a la hora de hacer mezclas locas, eso sí, esta no se come de postre. Básicamente consiste en hacer una rica (y dulce) ensaimada cubierta de lomo de cerdo, botifarró mallorquín, longaniza y frutas escarchadas (preferiblemente calabaza). Vamos, una pizza a la mallorquina.

Mallorca: Berenjenas con sobrasada y chocolate

Y no nos movemos de la mayor de las Baleares para hablar de otra  mezcla imposible de sabores. Este plato desde luego lo tiene todo: berenjenas, sobrasada, cebolla, tomate, harina y chocolate. La leyenda dice que es una combinación excelente.

Berenjenas con Sobralate o Chocosada.

La Mancha: Migas con chorizo y chocolate

Pues sí, ¿porqué elegir entre migas con chorizo y migas con chocolate pudiendo comernos unas buenas migas con chorizo y chocolate? Los manchegos lo tienen claro y por eso atentan sin complejos contra la dieta mediterránea y contra los estómagos sin ardor juntando en un plato las migas con el chorizo, la panceta, los pimientos, el ajo y el dulce chocolate. Algunos valientes se las hacen de desayuno con las sobras de las migas del día anterior. ¿Nesquik? ¡Eso es para cobardes!

Migas con chorizo y chocolate: la auténtica merienda de los campeones.

Segovia: Torreznos de Chocolate
Ciertamente hay un gran empeño en rebozar de chocolate cualquier cosa. En este caso, los segovianos se han atrevido a agarrar esa crujiente parte del costillar del cerdo que nos encanta, freírla y la cubrirla de chocolate hasta convertir el plato en lo que vendría a ser un bombón de tocino al que han llamado: Petit salty sweet

Torreznos de chocolate: el Peta Zeta 2.0.

Galicia: Tortilla de pan dulce
¿Cómo que no hay nada para comer si tenemos huevos y madalenas? Bueno, no exactamente, pero casi, porque en Galicia, antiguamente se aprovechaban los restos de pan dulce para hacer una tortilla de pan, leche, azúcar y huevos que mezclados que iban directos a la sartén. Actualmente se hace con restos de panes dulces y bollería como monas, cocas o roscones de Reyes (sin el haba)

Y si la combináis con la tortilla de Cola Cao, tenéis desayuno para dos semanas.

Cáceres: Zurrapa en manteca colorá
Centrémonos, antes de nada sepan ustedes que la zurrapa es lomo de cerdo frito en manteca (de cerdo, of course) y sal que se va deshilachando y al que, opcionalmente se le van añadiendo especias como ajo. Una vez cocinado tiene una consistencia de pasta para untar, o lo que es lo mismo paté de cerdo cocinado en manteca de cerdo, en este caso, colorá. Y por su parte, la manteca colorá se elabora principalmente a partir de las pellas de cerdo ibérico. ¿Cómo que no sabéis lo que es una pella? Todo hay que explicarlo. La pella es la manteca del cerdo ibérico, cocinada a fuego muy lento hasta que se derrite. En ese momento se le añade sal, ajo, laurel,… y el pimentón dulce que le aporta ese color rojo-anaranjado tan característico.

Zurrapa en manteca colorá o lo que es lo mismo: cerdo con cerdo en cerdo.

Y ahora que ya conocéis cómo boicotear la dieta mediterránea a base de platos autóctonos, no tenéis excusa para no batir antes de navidad vuestros records de colesterol, eso sí, a nosotros no nos culpéis que vais avisados.


¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

BONUS TRACK: No diga ensaladilla rusa, diga “ensaladilla nacional”: diez platos que cambiaron de nombre por motivos políticos

Y de segundo…

– Diez platos vomitivos de los hospitales que te harán salir peor que estabas

– Si a su cartel le faltan los humanos, ¿eres capaz de adivinar la película?

– John Heartfield, el tatarabuelo alemán del Photoshop (y los memes políticos)


comments powered by Disqus