Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

Cada uno en su cama y San Isidro en la de todos

04 Dic 2017
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

Ad Absurdum

Cuerpo “incorrupto” de San Isidro (Fuente: Madrid a Miles).

A principios del siglo XIII los madrileños decidieron desenterrar el cuerpo de San Isidro Labrador, el santo que varios siglos después se convertiría oficialmente en su patrón. Al hacerlo, como en el caso de otros muchos santos y beatos, se encontraron su cuerpo incorrupto, y decidieron darle uso. Acababa de comenzar una larguísima tradición que haría deambular la momia de San Isidro de mano en mano y de cama en cama…

El primer periplo del que se tiene conocimiento consistió en una especie de procesión durante la cual los madrileños exhibieron la momia del santo para pedir que cesase la sequía. Era el año 1231 y pronto las oraciones fueron escuchadas y comenzó a llover (a ver si vamos a tener que hacer ahora lo mismo). Quedaba claro que el cuerpo de San Isidro tenía poderes y había que sacarle partido.

Un madrileño rezándole a San Isidro (Fuente: Cómo conocí a vuestra madre).

Fueron muchas las veces en que el sueño eterno de San Isidro se vio interrumpido, pero especialmente célebre fue el momento en que esto se hizo para metérselo en la cama a Felipe III. Los médicos y sacerdotes del rey no conseguían hallar la cura a su enfermedad, así que decidieron recurrir al cuerpo putrefacto, y propusieron que Felipe y él compartiesen lecho. Tras varias noches durmiendo monarca y santo juntos, el rey mostró cierta recuperación, así que se decidió que así siguiera haciéndose.

Todos los años los madrileños celebran las fiestas de San Isidro dándolo todo (Fuente: El País).

Aunque tener a San Isidro en la cama no libró a Felipe III de una muerte absurda, aquella mejoría fue muestra suficiente para los médicos, que recetaron la momia a un sinfín de monarcas: Carlos II, Carlos III, muchas consortes… el único que, por lo que sea, rechazó que le metieran en la cama al santo, fue Felipe IV.

Pero quizá el periplo de cama en cama del santo no sea lo más llamativo… Lo cierto es que el cuerpo de San Isidro, a día de hoy puede que no esté tan incorrupto como cuando lo encontraron, pues la fiebre por las reliquias provocó que todo el mundo tratase de hacerse con una pieza. Y es que si su cuerpo hace milagros, si lo partimos en trocitos y los repartimos, tendremos más milagros…

En serio, se entregan a su patrón (Fuente: ABC)

Todo comenzó cuando la esposa de Enrique II de Trastámara le arrancó un brazo con intención de llevárselo consigo. Pero no logró quedárselo, y le recolocaron el miembro.

Poco después ocurrió uno de los acontecimientos más bizarros que ha tenido que sufrir el pobre hombre: una sirvienta de Isabel la Católica le arrancó el dedo gordo del pie de un bocado para llevárselo en la boca sin que nadie se diera cuenta, aprovechando el besapiés durante una visita de la reina al santo. Aunque las malas lenguas dicen que no fue iniciativa de la sirvienta sino de la reina, que, arrepentida, se lo devolvió luego.

Reconstrucción 3D de San Isidro (Fuente: Pinterest).

Otro sirviente, esta vez de Carlos II, le arrancó un diente para colocárselo bajo la almohada al rey a ver si se mejoraba de… bueno, de la vida en general. Al mostrarse insuficiente lo del diente, se decidió lo de meterle todo el cuerpo entre las sábanas.

En el siglo XVIII un sacerdote le arrancó un mechón de pelo, y una mujer le trituró un dedo (no sabemos si el que se había llevado en la boca la otra señora) para hacer una pomada con él.

Sin algún dedo, con un brazo descoyuntado, con pelos arrancados, a falta de algún diente, y habiendo pasado por todo tipo de lechos reales, cuando estalló la Guerra Civil española nadie daba un duro por el cuerpo ya no tan incorrupto del santo. Sin embargo, como si de un auténtico milagro se tratase, en 1939 los restos de San Isidro fueron encontrados ocultos entre dos muros. Al parecer, el cuerpo del patrón de Madrid había sido ocultado por un obispo. No sabemos si Franco se lo llevó a la cama consigo en sus últimos días, pero cuando el rey se nos ponga malo, nosotros ya tenemos una propuesta…

Escenas de matrimonio: Felipe VI y San Isidro,

Bibliografía:

AD ABSURDUM (2017): Historia absurda de España, ed. La Esfera de los Libros.
CERVERA, C. (2016): El Imperio de los chiflados. Madrid: La Esfera de los Libros.
(14/05/2014): “La momia de San Isidro”, en madridamiles.wordpress.com.
(05/10/2008): “El cuerpo incorrupto de San Isidro”, en Es Madrid no Madriz.

Ad Absurdum suele escribir sobre historia, a veces en libros como Historia absurda de España.

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

Más se perdió en Calahorra:

– Ocho pueblos que rinden homenaje al cannabis en sus escudos y banderas

Diez palabras del andaluz que el resto de España debería apropiarse urgentemente

Diez palabras que el castellano necesita apropiarse del euskera urgentemente


comments powered by Disqus