Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

Las mascotas más estrambóticas de la historia

17 Ene 2018
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

Ad Absurdum

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Preparándose para el nuevo curso en Hogwarts. (Fuente: euroresidentes).

Hoy es San Antón, santo patrón protector de los animales, aunque también de los amputados, de los tejedores de cestas, los fabricantes de cepillos, los carniceros, los enterradores, los ermitaños, los monjes, los porquerizos y los afectados de eczema, epilepsia, ergotismo, erisipela… [pausa para respirar]. Pero en fin, no nos desviemos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Las tentaciones de San Antonio (El Bosco, 1490).

La festividad de este santo, normalmente representado de forma entrañable junto a un inocente marranillo, nos deja todos los años imágenes de gente llevando a bendecir a sus mascotas a su parroquia más cercana, portando en algunos casos algunos bichos de lo más exóticos. Hoy es común tener ese tipo de animales de compañía, pero la pregunta que nos hacemos es… ¿Qué animales exóticos han tenido ciertos personajes conocidos a lo largo de la historia? He aquí una disparatada muestra:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

San Antón con Babe, el cerdito valiente.

Marco Licinio Craso

Este influyente personaje romano poseía una querida anguila a la que gustaba adornar con joyas como collares y aros, y a la que lloró debidamente cuando llegó la hora de su muerte. Se puede decir que este pez teleósteo y fisóstomo era la joya de la corona de su estanque.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Mosaico romano con una anguila como la de Craso.

Catalina de Aragón

La hija de los Reyes Católicos a la que le tocó hacer las maletas para irse a Inglaterra tuvo como mascota un simpático mono traído de las recién descubiertas Indias. Estos monicacos se generalizaron en la época como regalo a las mujeres de la realeza. Como no podía ser de otra forma posó con él en una muestra de postureo mascotil del momento.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Catalina de Aragón (1530/31. Artista desconocido).

John Quincy Adams

Este presidente estadounidense gozó durante su estancia en la casa blanca de la dulce compañía de un caimán que le había sido regalado por el marqués de La Fayette en 1825. Agradecido por el regalo y dispuesto a conservarlo, el presidente John Quincy Adams lo instaló en una bañera de la Casa Blanca, donde lo utilizó para gastar alguna que otra bromilla a los huéspedes que entraban al baño.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Quieres un globo? Todos flotan aquí abajo…

Gérard de Nerval

El poeta francés Gérard de Nerval no tenía una mascota precisamente acorde con el romanticismo de la época (o quizás, sí; bueno, no estamos muy seguros, es todo muy extraño). Su mascota era una langosta a la que sacaba a pasear con correa por los decimonónicos  jardines de París. Esto nos recuerda mucho a algo…

 

Frida Kahlo

La pintora mexicana tuvo muchos animales a lo largo de su vida, muchos de ellos exóticos como loros y monos, pero nos quedamos por chocante con su cervatillo Granizo. Al parecer caló muy hondo en ella, pues la inspiró para alguna de sus obras como El venado herido.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La mamá de Bambi, perdón, de Granizo.

Salvador Dalí

¿Qué podíamos esperar del maestro del surrealismo… un simple perro? ¿Un gato corriente y moliente? Pues evidentemente no. Salvador Felipe Jacinto Dalí i Domènech tenía ni más ni menos que un ocelote . Este peculiar felino que respondía al nombre de Babou, viajaba con él a todos lados… También le gustaba sacar a pasear un oso hormiguero por París a modo de performance. Extraño felino y oso hormiguero: Dalí no podía defraudar.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sacar a pasear un oso hormiguero. Lo más normal del mundo
Fuente: 
Patrice Habans, en la revista Paris Match (nº1055 del 26 de julio de 1969).

Elvis Presley

El que también coleccionaba muchos animales era el rey del rock. Uno de sus más famosos animalejos fue un ualabí, una especie de canguro enano procedente obviamente de Australia. Muy mono, la verdad.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Un animal en las Antípodas de lo que se considera una mascota típica.

 Con información de Muy Historia y PlanetaCurioso

Ad Absurdum suele escribir sobre historia, a veces en libros como Historia absurda de España.

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

Otras historias:

– Ocho pueblos que rinden homenaje al cannabis en sus escudos y banderas

Diez palabras del andaluz que el resto de España debería apropiarse urgentemente

Diez palabras que el castellano necesita apropiarse del euskera urgentemente