Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

El rey que ganó las elecciones republicanas

12 Ene 2018
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

Ad Absurdum

Simeón de Bulgaria, candidato. Fuente: Periodista Digital.

¿Quién no ha bromeado alguna vez antes de unas elecciones diciendo aquello de «¡pues yo estas elecciones le voy a votar al rey!»? o incluso ha cuñadeado no tan en broma con lo de «pues yo al rey si se pudiera le votaba para presidente del Gobierno ¡o incluso de la República!» Pues bien, esa quimera politológica de pasar de ser monarca de un lugar a ser su presidente electo se hizo realidad. Pero para relatar el regio acontecimiento tenemos que desplazarnos ni más ni menos que a la balcánica Bulgaria

En 1943, en plena Segunda Guerra Mundial, Bulgaria sufrió la pérdida de su monarca Boris III, el cual se había visto forzado a aliarse con las fuerzas del Eje pese a no caerle estas muy bien. De hecho, Boris se negó a la deportación de los judíos búlgaros a campos de concentración alemanes, lo que según las malas y conspiranoicas lenguas le costó el apechusque que hizo que la roscara pocos día después de una entrevista con Hitler.

En cualquier caso, a Boris III le sucedería su hijo Simeón de Sajonia-Coburgo-Gotha, que subiría al trono de Bulgaria como Simeón II siendo un mocoso de tan solo 6 años de edad. Su tío Kyril junto a otros regentes se hicieron cargo del país, pero al finalizar la guerra la llegada del socialismo soviético se encargó de hacer una pequeñita purga y organizar un referéndum monarquía/república, con un resultado del 93% a favor de la opción que no ve necesidad de tener un rey.

Portada del Time dedicada a Boris III de Bulgaria. (Fuente: Revista Time).

Tocaba hacer las maletas y jopar para algún sitio. Y ese sitio fue la España franquista, que le ofreció asilo. En esta España mía, esta España nuestra, se crió el niño rey búlgaro, donde estudió, hizo negocios y se codeó con lo más guay de la aristocracia española, hasta el punto de casarse con la aristócrata Margarita Gómez-Acebo (boda que fue censurada por la prensa española del momento por aquello de que Simeón era ortodoxo y no católico) y llegó a convertirse en uno de los más íntimos amigos del rey Juan Carlos. Mientras tanto, los comunistas seguían haciendo de la suyas en su querida tierra, impidiéndole volver.

El rey Siméon con un fantasma (Fuente: Vanitatis).

Habría que esperar a la caída del Telón de Acero y que se estabilizasen un poco las cosas para que Simeón pudiera volver a su país en 1996. Pero alto ahí, esto no iba a ser llegar y convertir a Bulgaria de nuevo en monarquía así mágicamente. La república de Bulgaria ya no tenía vuelta atrás, así que si no puedes con tu enemigo, únete a él.

El legítimo rey Simeón II, ahora con el nombre civil de Simeón Borisov Sakskoburggotski, regresó definitivamente a su Bulgaria natal en 2001 en forma de líder y candidato de un partido fundado por él y llamado Movimiento Nacional Simeón II, con el cual se presentó a las elecciones parlamentarias de ese mismo año, obteniendo una clara victoria. Simeón conseguiría así ser nombrado primer ministro de Bulgaria, siendo el único caso en que un monarca destronado recupera el poder político concurriendo en unas elecciones.

El rey Simeón ejerciendo su derecho a votarse a sí mismo. (Fuente: youtube).

Simeón no consiguió mantenerse en el poder en las siguientes elecciones por unas cosillas de corrupción de sus ministros, pero su partido, ahora llamado Movimiento Nacional para la Estabilidad y el Progreso (encuadrado, al igual que Ciudadanos y el PDeCAT, en el Partido Europeo Liberal Demócrata Reformista) sigue cosechando buenos resultados y él gozando de gran popularidad en el país (aunque no tanta como otros políticos de su país). Además, hay que decir que él nunca ha renunciado al trono formalmente…

—¿Cómo te tengo que llamar? ¿Su “Majestad” o “Señor Primer Ministro”?
—Jaja, pero qué campechano eres Juancar.
(Fuente: El Mundo).

El caso a la inversa: Zog I de Albania

Pero ojo, el mismo proceso también también se ha dado en sentido contrario. En pleno periodo de entreguerras en Albania, Ahmet Muhtar Zogolli, un miembro de la aristocracia albanesa, consiguió ser nombrado Primer Ministro y luego Presidente de Albania. Por estos momentos Albania era un país más pobre que las ratas que no hacía muchos años que se había independizado del Imperio Otomano, que aún tenía un sistema casi feudal  y estaba en plena encrucijada prebélica. El presidente, ante la necesidad de estabilizar el país con mano dura, optó por un régimen personalista y autoritario y, tras unos años de tonteo parlamentario, consiguió que la Asamblea Nacional Albanesa votase para que la república pasase a ser  una monarquía, y por lo tanto él pasase de presidente a rey por todo el morro. El 1 de septiembre de 1928 sería proclamado rey por sus huevos morenos con el nombre de Zog I.

Al poco de comenzar la Segunda Guerra Mundial, en 1939, Mussolini invadió Albania, que ya desde hacía un tiempo era un Estado títere de la Italia fascista. El rey Zog I tuvo que exiliarse (previo paso por el banco para llevarse las reservas de oro) y ya nunca volvería, ya que en el año 1946, con los comunistas en el poder, se prohibió su retorno al país bajo pena de muerte. Cosas que pasan.

¿Zog  I de Albania o Dalí? Hagan sus apuestas. (Fuente: Ad Absurdum).

De todas formas, Zog conservó el título de rey en el destierro, reconocido como tal por algunos albaneses exiliados como él. El exrey se estableció en París con su familia, donde viviría hasta 1961, cuando por fin murió para alegría de los muchos que en su momento quisieron matarlo (el hombre sufrió 55 intentos de asesinato). Un grupo de albaneses exiliados proclamaron rey a su hijo Leka como Leka I de Albania en París, personaje que fue conocido en España por sus ilícitos negocios de contrabando de armas y al que se le obligó a abandonar el país previa ayudita y mediación del rey Juan Carlos, pero eso ya es otra historia…

Con información de El Mundo, Vanitatis y El País

Ad Absurdum es un grupo de divulgación histórica a través del humor. Han escrito el libro Historia absurda de España.

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

Abundando:

El mejor regalo para el Rey Campechano: una película (no autorizada) sobre su vida

El bufón que reinó 15 días porque su Rey no leía lo que firmaba

La pesadilla de Darwin: los peores especímenes de la familia Borbón


comments powered by Disqus