Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

“Mujer, ¿tiene usted características poco femeninas? Tal vez debería hacérselo mirar”

10 Feb 2018
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

Strambotic

Puede que la naturaleza te haya “castigado” con unos pechos pequeños, una frente amplia, cejas gruesos, la cara angulosa y un rostro velludo, de modo que tu femenidad está en entredicho. Si a eso le añadimos una tendencia a dar órdenes (especialmente a los hombres) y un desdén absoluto por los quehaceres domésticos, el cuadro está completo: usted es un marimacho. Y llegado es el momento de tomar cartas en el asunto.

El párrafo anterior puede sonar a chufla, pero es punto por punto -y nos dejamos alguno- la descripción de la mujer “desviada” que aparece en el libro ‘Enfermedades y trastornos de la vida conyugal’, escrito por el doctor de sospechoso nombre W. Alfonsus Adrianus VanderPut Vermuelen (Adrián Vander, para los pacientes) y publicado hace no tanto -en 1961- en Barcelona.

Frente al descrito ejemplar de marimacho, el autor enumera los atributos que debería tener una mujer como Dios manda. A saber: en lo físico, hombros estrechos, formas redondeadas, voz aguda, cabello largo, nariz pequeña y nuez poco visible. En sus maneras, afición a las tareas del hogar, tendencia a la obediencia, “instinto genésico pasivo” [sic], deseos de maternidad, predominio de los sentimientos por la razón y “afición a las cosas concretas” (¡!).

El doctor Vander expone nítidamente los “vicios” que han adquirido mujer en la vida moderna y que les impide llevar a cabo las funciones para las que han sido llamadas por la naturaleza: procrear y atender las tareas del hogar. Entre otros están las actividades varoniles (como montar en Vespa) y “vicios malsanos”, como el alcohol y el tabaco.

Imagen: Todo Colección.

Pero si mala es la mujer masculina, peor es aún el hombre femenino, con su andar suave y blando, su voz aflautada, su vanidad y la afición a los trabajos de la casa. En resumen, el hombre blandengue, que diría el Fary, un hombre de los que ya no quedan, de los que le gustaban -en el buen sentido, claro- al doctor VanderPut Vermuelen.

Con información y fotos de Blogodisea y Strambotic.

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

En otro orden de cosas:

– “A mí la hierba me la dan gratis. Estoy patrocinado”

– El Museo de los Productos Fracasados

– Botellón de garrafón: 20 brebajes que te dejarán resaca con solo leer la etiqueta