Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

El paso de la borrasca Emma deja hallazgos propios de ‘Yo fui a EGB’

10 Mar 2018
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

José Manuel Serrano Cueto

Envoltorios encontrados por Esencia Surf School.

La borrasca Emma la ha liado parda. El Atlántico ha arrojado a las playas del sur todo tipo de cosas, como miles de estrellas de mar en Punta Umbría (Huelva) o decenas de carabelas portuguesas en Fuentebravía (El Puerto de Santa María), y ha desenterrado reliquias del pasado como ¡un vaso de Curro de la Expo de Sevilla del 92!

¿No le bastaba a Emma con dejar al descubierto un proyectil militar en Camposoto (San Fernando), los restos de un camino usado entre el siglo XVI y XVIII destruido por el maremoto de 1755 o los de un acueducto romano en la playa de Cortadura de la capital gaditana? Pues no, a Emma, una nostálgica de Yo fui a EGB, le ha dado por sacar a la luz envases y envoltorios de frutos secos y helados que comíamos los cuarentones cuando éramos chavales… Aunque sea curioso, y parezca divertido, la verdad es que estos residuos nos dejan en evidencia: somos unos auténticos marranos que le tenemos alergia a las papeleras.

No es un muerto… Traje de supervivencia encontrado en la playa de la Barrosa por Esencia Surf School.

El investigador Eugenio Belgrano, famoso en Cádiz por estar más tiempo en el subsuelo que a la intemperie, compartió en su Facebook la imagen de un paquete de pipas acompañándola de un texto entre chistoso y crítico: “Apareció nuevo vestigio arqueológico después del temporal… Paquete de pipas que comió Julio César cuando andaba por la calzada romana” (en referencia al error de muchos medios al catalogar el camino aparecido como romano).

No fue este Indiana Jones de los subterráneos quien encontró el paquete, y no porque estuviera explorando alguna cloaca, que el hombre sale de vez en cuando a la superficie, sino Vane, una vecina de Chiclana de la Frontera que estaba “paseando por la playa de la Barrosa, viendo los destrozos más bien”.

Cuando el pasado 4 de marzo la mujer colgó  la imagen en su Facebook con un comentario que hacía alusión a los supuestos 15 años del envoltorio, que ella misma le echó sin usar carbono-14 ni nada, no podía esperar que se compartiera 2984 veces, aunque Vane se sincera: “lo que no sé si el envoltorio es de hace 15 años exactamente. Lo puse porque me acuerdo de él de cuando era pequeña”.  Hemos mostrado esta foto a Javier Ikaz, uno de los responsables de Yo fui a EGB, para preguntarle sobre la fecha en la que se consumía el producto según la estética de su envoltorio: “Churruca lleva décadas, pero parece de los 80″. O sea, que lo mismo tiene más de 15 años.

Pipas de los 80. Imagen cedida por Vane.

Los miembros de Esencia Surf School de Chiclana también han experimentado su particular viaje al pasado. Así nos lo cuenta su coordinador, Mateo: “Tenemos un proyecto, Marea Limpia, que trata sobre concienciación y limpieza periódica de playas con la idea de que no seamos cómplices del desastre ecológico. Mientras hacíamos limpieza en la Barrosa encontramos un paquete de pipas de 1993, un helado de 1994 e incluso un vaso de Curro, el de la Expo’92. El mar los ha sacado de la arena, donde estaban enterrados y permanecían como si fueran un sustrato más… Viendo estas cosas te das cuenta de que o estamos condenados o nos espera un futuro muy negro. El plástico no se degrada y esto es un problema muy grave”.

Pero Emma, a la que podríamos apodar “La DeLorean del Mar”, ha viajado incluso más atrás para descubrir una botella que, según Mateo, “es de 1934 y tiene una inscripción que pone “rall” y no usar para alcohol”. Sus pesquisas le han llevado a una teoría: “pudiera tratarse de una botella americana de la Ley Seca”. Para concienciar a la gente, Esencia Surf School creará con los paquetes de pipas una especie de cuadro que expondrá en sus instalaciones. Sobre estos envoltorios, Javier Ikaz dice: “Hay de todo: 70, 80 y 90. El bombón almendrado es de los 80”. Porque hay que aclarar que las fechas que ofrece Mateo pertenecen a la caducidad de los productos, con lo cual en realidad son anteriores.

¿Botella americana de los años 30?

Este fin de semana llegará otra borrasca, ahora llamada Félix. Aunque deseamos que no sea tan destructiva, la curiosidad nos hace esperar un nuevo viaje al pasado. ¿Caerán en esta ocasión un envoltorio de Pita Gol o un cromo del Gran Álbum de Félix. El amigo de los animales para hacer honor al nombre del temporal? Mantenedme informado, sobre todo si apareciera en alguna playa uno de esos monstruitos Dunkin de los de Matutano. ¡Los colecciono!

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

No se vayan todavía, aún hay más:

– Una esposa para cinco hermanos… que duerme cada noche con uno

– De El Gran Lebowski a Gandalf el Blanco, los personajes más fumetas de la historia del cine

– Los diez mejores carteles del cine español

Diez portadas de discos que trataban de ser sexy y daban risa