Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

Todo lo que te contaron sobre la bandera republicana es mentira

13 Abr 2018
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

Ad Absurdum

Proclamación de la II República en Madrid el 14 de abril de 1931.

Circula por las redes, especialmente por los sectores más cavernarios, el rumor de que el morado de la bandera republicana se debe a un desteñido del color original, que sería rojo. Hay incluso quien propone que se debe a una confusión, y aluden a hipótesis tan estrambóticas como un posible daltonismo, pero probablemente todo eso sea falso.

Y es que parece que más de uno piensa que la bandera rojigualda la bajó el apóstol Santiago en mitad de la batalla de Clavijo y que la bandera tricolor (rojo-amarillo-morado) es menos válida porque a ellos les sale de la rabadilla.

Ya hemos visto el origen de la bandera «rojigualda» en el artículo La bandera de España, un chaleco reflectante atado a un mástil. Ahora toca la republicanísima.

Y mientras, Alfonso XIII a Cartagena a coger su barquito.

[Las banderas] «estarán formadas por tres bandas horizontales de igual ancho, siendo roja la superior, amarilla la central y morada oscura la inferior. En el centro de la banda amarilla figurará el escudo de España, adoptándose por tal el que figura en el reverso de las monedas de cinco pesetas acuñadas por el Gobierno provisional en 1869 y 1870

Ese fue el decreto por el que se elegía como bandera tricolor, promulgado el 27 de abril de 1931, cuando llevaba el timón el gobierno provisional, que había elegido al cordobés Niceto Alcalá-Zamora como presidente. Aunque a alguno pueda sorprender, este señor era a la izquierda lo que Javi Clemente a una ofensiva futbolística, y ahí lo tenéis: cambiando la sacra bandera sin mucho problema. Patadón y tentetieso a la gloriosa rojigualda.

Si escuchas bien podrás darte cuenta de que en realidad no dice nada.

Ahí está el cordobés.

Era 1931 y el presidente estaba de visita en San Sebastián.

El caso es que lo que se ha discutido hasta la extenuación es el famoso color morado. Según el propio decreto, este color se añadió en conmemoración de Castilla, pues era «insignia de una región ilustre [Castilla], nervio de la nacionalidad, con lo que el emblema de la República, así formado, resume más acertadamente la armonía de una gran España».

Todo lo demás son inventos de turno para atacar a la bandera: que si el morado era una franja colorada que se desgastó, que si errores diversos o incluso daltonismo.

Siempre certero el ABC.

El caso es que, siendo una bandera que buscaba (en principio) precisamente hacer hincapié en una España castellanísima, es curioso cómo hoy en día los más españolísimos, esos que miran con malos ojos cualquier conato de nacionalismo distinto al suyo, son los que peores miradas le echan a la tricolor y saltan enseguida con que es un invento.

Porque claro, como bien sabemos, el resto de banderas no lo son.

Salta a la vista eso de que el escudo sería el de las cinco pesetas del gobierno provisional de 1869-70. La idea era quitar esa corona tan ostentosa que calza encima el escudo de España, así que patada y fuera. En su lugar, se cascó una corona mural, menos realista y más de la gente, vaya. La (Real) Academia de Historia aconsejó al gobierno colocar una corona cívica, que alejaba aún más la idea de la monarquía, pero ¿quién le hace caso a la Real Academia de Historia? Su idea sería algo así:

Extraído de Wikipedia, del usuario Miguillen.

En la página del Ejército de Tierra también tienen pullas contra la tricolor ya que, según dicen, la rojigualda se desechó por estar relacionada con la monarquía y porque la costumbre de asimilar el color morado con Castilla «nació en el siglo XIX, cuando una de las múltiples sociedades secretas, que tanto proliferaron en aquella época, tomó el nombre de “Comuneros” y adoptó el color morado como distintivo, sin que tuvieran ninguna relación con los verdaderos Comuneros que, cuatro siglos antes, habían enarbolado el pendón carmesí en Villalar». Bueno, pues molt bé.

Sí, existe mucha confusión con respecto a los colores, y muy probablemente con el color morado de la bandera republicana terminó por darse un cúmulo de influencias (ser el morado un color asociado al federalismo y al liberalismo clandestino y radical del XIX, la tendencia tricolor del republicanismo, etc.) para que alguien decidiera sacar un buen día esta bandera y comenzara a popularizarse, pero lo importante es que el gobierno lanzó el decreto y lo hizo con unas intenciones concretas.

El caso es que cualquier nimiedad sobre colores es suficiente para decir que la bandera de uno es mejor que la del otro.

Bibliografía:

AD ABSURDUM (2017): Historia absurda de España, ed. La Esfera de los Libros.

Ad Absurdum lo integran tres historiadores que han escrito Historia absurda de España.

BONUS TRACK: La bandera de España, un chaleco reflectante atado a un mástil

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

Otras batallas:

–  El disparatado sistema de castas de los españoles en Nuevo Mundo

– Espeluznantes fotos de parejas que te empujarán al celibato

15 inventos caseros que te harán la vida más fácil