Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

Ibiza vuelve a desnudarse contra el petróleo

13 May 2018
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

Iñaki Berazaluce

#IbizaDiceSí. Foto: Raúl Melgares.

En el año 2014 Ibiza vivió las mayores movilizaciones de su historia para enfrentarse a un enemigo común: las prospecciones que Cairn Energy estaban tramando en el Mediterráneo y que amenazaban con convertir las playas pitiusas en un mar muerto en un futuro indefinido. #EivissaDiuNo consiguió trascender el pequeño ámbito de las Pitiusas gracias al arrojo de miles de ibicencos -de nacimiento y de adopción, como quien firma esto- que se fotografiaron desnudos y embadurnados de negro chapapote, el mismo que remató la Costa de la Muerte en 2002.

La sombra de las prospecciones vuelve a planear sobre Ibiza, Formentera, pero también sobre Mallorca, Menorca y, en general, toda la costa mediterránea. Y los ibicencos han vuelto a movilizarse, a recoger firmas y a desnudarse, porque nada como un desnudo para llamar la atención de la pacata Madrid, allí donde se toman las decisiones.

La iniciativa partió en esta ocasión de Raúl Melgares, un fotógrafo madrileño (precisamente madrileño) que llegó a la isla blanca cuando aún se escuchaba el eco de #EivissaDiuNo. Si 3n aquella ocasión fue la presión de la gente lo que consiguió parar las prospecciones, esta vez la gente está un tanto anestesiada, como si lo del 2014 fuera ganar la guerra, cuando sólo fue una batalla. Efectivamente, el petróleo sigue allí y la voracidad de las petroleras -y de sus clientes, nosotros, no lo olvidemos- es insaciable, “así que estamos intentando recuperar el espíritu del 2014, pero con un matiz: ya no decimos “no” (a las prospecciones y al petróleo) sino “sí” a las energías renovables, a la naturaleza, al mar y a la poseidonia. Creemos que un mensaje positivo es más movilizador que uno negativo”, dice Raúl Melgares.

La finalidad de la campaña #IbizaDiceSí no es otra que recabar firmas con las alegaciones, un procedimiento cuyo plazo vence el próximo 18 de mayo. La recogida de firmas la está coordinando Alianza Mar Blava, una asociación transversal integrada por particulares y asociaciones de las islas y surgida precisamente a raíz de las movilizaciones de 2014. En este enlace puedes bajar e imprimir el modelo de alegaciones para detener el proyecto Medsalt-2.

Foto: Clara Sunrise.

Alianza Mar Brava presentó en 2017 un proyecto de Ley al Gobierno balear para declarar el Mediterráneo español “Zona Libre de Prospecciones de Hidrocarburos”. El proyecto fue aprobado por unanimidad por el parlamento balear pero al llegar al Congreso de los Diputados fue vetado por la Mesa del Congreso, con los votos del Partido Popular y Ciudadanos, un dato muy a tener en cuenta cuando votemos el nuevo gobierno balear en las elecciones autonómicas de 2019.

Por si fuera poco, “el veto se fundamentó en un informe del Ministerio de Energía repleto de mentiras. Tal era así, que ni siquiera llegó firmado al Congreso, pues de haberlo firmado podrían haber incurrido en prevaricación”, según me cuenta Carlos Bravo, coordinador técnico de Alianza Mar Blava.

Foto: Ibzsierra, Flickr.

El proyecto “científico” que se pretende detener en esta ocasión no es más que el tercer intento de las petroleras tras serles denegado el certificado de impacto medioambiental en 2015 y 2016. Antes de proceder a la prospección propiamente dicha, las empresas proceden a realizar unos sondeos sonoros para conocer la ubicación y la calidad de los hidrocarburos. ¿En qué consisten estos sondeos?

“Se trata de unos cañones de aire comprimido a alta presión, que emiten un fuerte sonido que penetra hasta 7.000 metros en el suelo marino. Las ondas acústicas emitidas tienen un nivel sonoro de 249 a 265 decibelios (dB) y una frecuencia de entre 10 y 250Hz. A modo de comparación, los sondeos acústicos son unas 10.000 a 100.000 veces más ruidosos que el motor de un avión a reacción, que emite un ruido de unos 140dB”, según explica la página web de la organización ecologista. Estos brutales pepinazos submarinos desorientan e incluso pueden llegar a matar a cetáceos, como los cachalotes endémicos del Mediterráneo occidental, delfines y ballenas, así como otros peces e invertebrados, según me explica Bravo.

En el improbable caso de que el proyecto Medsalt-2 superara los trámites (con el apoyo de PP y Ciudadanos, no lo olvideos) y se llevaran a cabo las prospecciones, el escenario sería “catastrófico”, en palabras de Carlos Bravo: “Esto sería una auténtica pesadilla, no sólo medioambiental, porque añadirìamos a los sondeos, los peligros de fuga. El primer momento de la explicación, cuando se pincha la bolsa, es uno de los más peligrosos y puede causar una catástrofe medioambiental como la que desencadenó la ‘Deepwater Horizon’ de BP en el Golfo de México en 2010”. Más allá del desastre ecológico, la instalación de plataformas en el Mediterráeo “tendría un impacto nefasto para el turismo en las Baleares, con o sin vertidos”

Por todas estas razones, en Ibiza nos seguiremos movilizando (y desnudando) contra el petróleo. Seguimos diciendo “no”, pero también decimos “sí”.

Aquí puedes firmar contra las prospecciones en el Mediterráneo. Más fotos en el Instagram de Raúl Melgares.

BONUS TRACK: La reinvención del sujetador que llegó de Ibiza

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

No dejes de visitar la Planta Joven:

El logo del PSOE, de moda en EEUU gracias a una colección de camisetas para hipsters

420Unit, una nueva marca de ropa para los gourmets de la marihuana

El verdadero origen de la moda de los pantalones caídos