Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

¡Tiembla, OTAN! Rusia ha inventado un tanque que dispara balas de mierda

16 May 2018
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

Strambotic

Todos sabíamos que en la guerra nunca se juega limpio, pero el inventor ruso Alexánder Gueórguievich Semiónov  ha llevado este concepto a un nuevo nivel: el asqueroso. La idea del inventor eslavo es que los tripulantes de los blindados rusos, mientras avanzan por una Europa asolada por bombas nucleares, usen sus propias heces para rellenar los proyectiles que disparen contra sus enemigos. Si nos bastaba con los cánticos del Coro del Ejército Rojo, ahora lo que nos faltaba es que los hijos de Putin nos maten, en caso de invasión, con disparos de caca.

Alexánder Gueórguievich Semiónov  propone en su revolucionario diseño que los miembros de las tripulaciones de los tanques rusos conviertan sus excrementos en proyectiles, lo que provocaría, según reveló The Guardian “daños físicos y psicológicos a sus enemigos”.

Parece una locura, pero en una guerra nuclear, con la contaminación, los tripulantes de los carros blindados no podrían estar saliendo cada dos por tres a hacer popó junto a unos arbustos del camino. Esto, que a priori puede parecer una tontería, tiene su importancia, ya que es difícil mantener la disciplina militar cuando estás invadiendo el extranjero, alimentándote con latas de arenque, coles y sopa especiada de tomate, acompañado por dos compañeros, encerrado todo el día en un espacio de unos pocos metros cuadrados y rodeado del aromático producto de tus alivios intestinales.

El diseño de Semiónov, registrado como patente en el año 2009, y denominado de forma anodina como  “Método de eliminación de residuos biológicos del compartimiento sellado de blindados militares y dispositivo para su implementación” mata dos pájaros de un tiro, ya que elimina la poco higiénica acumulación de desechos humanos y aporta material que disparar al enemigo.

Rellena y dispara

El impacto psicológico de verte atacado por zurullos moscovitas (o siberianos) deber ser demoledoramente depresivo. El estado de ánimo de un joven reservista, salido de Wisconsin por primera vez en su vida, y que de pronto se ve atacado con diarrea eslava,  debe quedar por los suelos, por lo que su impacto psicológico es importante (y altamente estratégico).

Así es como la patente describe la escena del disparo de la truño-bala, con números que se refieren a artículos específicos en el dibujo:

“El militar (3) deposita sus desechos (8) en el proyectil hueco (7) de manera directa (fig.1) o en dos etapas. Tras llenar el hueco del proyectil o, si es necesario, estando este parcialmente lleno, este debe de ser cerrado herméticamente con una tapa diseñada para tal efecto. A continuación el cañón es cargado con este proyectil especial, se apunta hacia una zona de seguridad o hacia cualquier objetivo enemigo que merezca la pena.

Y se vería más o menos así (sin la escena de la deyección, claro). El hedor hay que imaginarlo.

Subir la moral de tus hombres, hundir la de los enemigos

¿De verdad pueden ser los ingenieros militares rusos tan crueles y retorcidos? ¡Esto no se le ocurrió ni a Hitler! Pues bién, la evaluación del proyecto de Semiónov (registrado bajo el número de patente 2399858) sobre los efectos del empleo de su invento, no dejan lugar a dudas:

“Además de los daños y destrucción causados, cuya importancia es secundaria en este caso, se produce un efecto psicológico positivo en lo militar: la comprensión de los hechos de la ‘entrega’ y  distribución en territorio enemigo (sobre el equipo y el uniforme del enemigo) por parte del personal, así como la oportunidad de informar a otros soldados y al enemigo sobre ello. Como resultado, además del propósito básico de alcanzar (la eliminación total de desechos), se logran efectos adicionales de tipo militar-psicológico y político-militar“.

“¡Aprobado, judias Litoral para todos!”

Con información de The Guardian y Neatorama.

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

Abundando:

Guía de los Bares Fachas de España

Quince consejos psicomágicos de Jodorowsky para mear y no echar gota

¿Eres tan duro como ellos? Diez fotos del  metal que dan vergüenza ajena