Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

Pesadilla en la cocina: un calamar mal cocinado puede eyacularte en la boca (y es muy doloroso)

12 Jun 2018
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

Strambotic

Que los espermatozoides de uno de los moluscos más populares en los chiringuitos de nuestro país se te claven en la mucosa oral e intenten preñarte a fuerza de taladrártela, además de doloroso debe ser todo lo contrario a la cena asiática romántica que tenías planeada para triunfar con tu churri.

Pues bien, la escena descrita no la hemos sacado de ninguna película de serie B, es real como la vida misma y sucede, como han comprobado con horror algunos comensales orientales, cuando el calamar no es cocinado como se debería. Si eres aprensivo, te recomendamos imperiosamente dejar de leer ahora mismo.

Calamares con sorpresa

En 2012, la revista Journal of Parasitology publicaba el desagradable trance vivido por una coreana de 63 años. La buena señora se estaba zampando un suculento calamar volador del pacífico (Todarodes pacificus)​ cuando sintió de pronto que le explotaban en la boca unos afilados peta zetas que luego procedían a moverse en el interior de su boca.

“Tan pronto como se puso un trozo en la boca, sintió como si muchos’ bichos’ le mordieran la mucosa oral.Experimentó un dolor agudo y severo y escupió toda la porción sin tragar. A pesar de eso, podía sentir muchos pequeños organismos blancos y retorcidos penetrando su mucosa oral”.

Tras acudir a urgencias, los asombrados médicos descubrieron “12 pequeñas bolsas de esperma en forma de huso blanco, parecidas a insectos” incrustadas en su lengua y encías.

El esperma del calamar, incrustado en el paladar de la víctima.

¿Me puedo quedar preñada de un calamar?

¡No! Para nada. Los organismos encontrador en la boca de la buena señora coreana eran espermatóforos, sacos de espermatozoides usado por unos pocos invertebrados (y algunos vertebrados) para fertilizar los óvulos de la hembra durante la reproducción. Un caso similar, por cierto, había sido estudiado en 2011 en Japón. En esta ocasión, la mujer de la que abusó el pérfido invertebrado tenía 21 años.

¿Pero qué pasaba para que un plato típico del chiringuito veraniego eyaculase en la boca de una fan? ¡Y sin avisar! ¿Cuál era el motivo de este comportamiento tan poco elegante, a la par que incorrecto? ¿Intentaban los calamares hibridarse con nosotros y crear el calamano (mezcla de calamar y humano? ¿Estábamos siendo invadidos por extraterrestres? ¿La histeria colectiva se desataba entre las mujeres de oriente? No, como casi todo en la vida, todo tenía una (asquerosa) explicación científica.

Come, come, que yo te aviso

Los autores del estudio publicado por Journal of Parasitology describieron el mecanismo por el que estos moluscos marinos soltaban sus espermatozoides en las bocas de amantes del sushi.

“El cuarto brazo derecho de un macho maduro de Todarodes pacificus sirve como órgano genital del animal. Usando este brazo, el calamar agarra la bolsa de esperma que sale de su pene y la presiona contra el cuerpo de una hembra. El consumo de un calamar con bolsas de esperma y un aparato eyaculador activo puede llevar a la eyección involuntaria de la bolsa de esperma y dañar la mucosa oral.”

La mujeres impregnadas por los procaces calamares no habían limpiado los órganos internos del molusco y se los comieron casi crudos. Al masticarlos, se activó involuntariamente el mecanismo eyaculatorio que expulsó los espermatóforos.

Solo nos queda recomendar el no deglutir órganos sexuales crudos de calamar. Comer alimentos poco cocinados, especialmente productos crudos de origen animal, siempre conlleva un riesgo. Pero, que no panda el cúnico, los calamares a la romana de vuestras madres, bien fritos, no os descargaran su simiente en la boca.

Ahora… si os pirran el calamar, la comida picante y las experiencias fuertes…¡adelante amigos!

Con informacion de Journal of Parasitology.

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

Más madera:

Diez palabras del andaluz que el resto de España debería apropiarse urgentemente

Los españoles hablamos como metralletas y el finés es el idioma más fácil: un viaje por las lenguas europeas

Yo de mayor quiero ser catador de marihuana