Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

Así es el monumento ruso a la lavativa que no debe perderse ningún fan de “La Roja”

22 Jun 2018
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

Strambotic

Para aguantar los proximos partidos de nuestra selección sin miedo a irse de vareta (por la tensión, claro), sin duda lo mejor es ir reforzado psicológicamente. Los seguidores de “La Roja” tienen una oportunidad única para lograrlo: aprovechar su viaje y estancia en Rusia para visitar el único monumento del mundo dedicado al enema (es decir, el ingenio que permite el introducir líquidos en el recto y el colon a través del ano).

El perturbador conjunto escultórico al que nos referimos se encuentra cerca de Zheleznovodsk (a 1.500 km de distancia de Moscú, un escupitajo para el país más grande del mundo), que al parecer es un lugar famoso ( en Rusia) por sus balnearios, sanatorios y sus exclusivos enemas de agua mineral,extraída de los manantiales de las montañas. ¡Solo aptos para gourmets!

El enema: símbolo de una provincia rusa

Este monumento puede provocar escalofríos a muchos (y un fuerte hormigueo en la entrepierna a otros pocos connoisseurs) en nuestro país, pero parece que (como ocurre con otras tantas cosas) no les pasa lo mismo a los rusos, que consideran al enema, una valiosa herramienta que ha contribuido de forma destacada a que muchas situaciones incómodas del día a día fluyan, ehem, más suavemente.

Quizás por eso, según leemos en Russia Beyond, una ciudad del país eslavo, erigió allí una estatua de 41.650 de euros (se ve que no contrataron a ningún Calatrava ruso)  y 362 kilos de bronce para honrar a este dispositivo difamado e idolatrado a partes iguales por muchos años.

“No se busca el kitsch ni obscenidad, es una obra de arte de éxito”, declaró a Gizmondo Alexánder Jarchenko, un residente de Zheleznovodsk, que al parecer ama la regularidad intestinal. “El enema es casi un símbolo de nuestra región.”

Lavativas de agua mineral

Zheleznovodsk podría ser el lugar perfecto (en Rusia) para esta estatua. Enclavada en lo profundo de la región de las Montañas del Cáucaso, es más conocida entre los rusos por sus balnearios, y sus enemas de agua mineral extraídos de los manantiales de las montañas. De hecho, para inaugurar el monumento, se colgó en la ciudad una pancarta que decía, a la manera de las clásicas proclamas propagandísticas soviéticas “Combatamos el estreñimiento y la dejadez con enemas”.

Uno de los detalles que más puede llamar la atención del cómun de los mortales es la presencia de unos proactivos angelotes alrededor de la gigantesca lavativa. Russia Beyond asegura que los cupidos simbolizan a las enfermeras del sanatorio. Sin embargo, la creadora del peculiar conjunto escultórico, Svetlana Avakina afirma que diseñó el monumento con “ironía y humor” y que los pequeños querubines están inspirados en la obra del renacentista italiano Alessandro Botticelli.

¡Puro marketing! Cualquiera sabe que un buen discurso, que dote de profundidad a tu creación, siempre puede ayudar a evitar que alguien la califique como “una obra de mierda”.

BONUS TRACK: El Borbón que se comía su propia mierda.

Visto en Russia Beyond, con informacion de Gizmondo.

Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

Algo huele a podrido en Strambotic:

Once fiestas tan salvajes que hicieron historia

– Ocho pueblos que rinden homenaje al cannabis en sus escudos y banderas

– Siete juergas legendarias a cargo del erario público