Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

Los calvos, los gordos y los fachas no pueden donar semen en China

20 Jun 2018
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

Luis Landeira

“Tener una correcta ideología, amar a la madre patria socialista y apoyar el liderazgo del Partido Comunista Chino”. Son tres de los requisitos que te exige el banco de esperma del Hospital Universitario de Pekín para admitirte como donante de semen. ¿Los otros? No sufrir alopecia, ni daltonismo, ni obesidad, ni ninguna otra “tara” hereditaria.

El anuncio forma parte de las medidas del presidente Xi Jinping para volver a poner al Partido Comunista en el epicentro de la vida cotidiana y evitar disidencias “fachas”: no hace mucho unos turistas chinos fueron detenidos haciendo el saludo nazi. Primero fue la propaganda callejera, luego los raperos patrioteros y ahora los donantes comunistas, en lo que parece una regresión onanista a los tiempos de Mao Zedong.

Pero mientras otras medidas no han tenido demasiado eco más allá de las murallas chinas, el anuncio del banco de esperma ha sido trending topic en medio mundo, desatando una ola de chascarrillos entre el paisanaje occidental. Ya lo dijo un ganso en Twitter, “el amor a tu país empieza por el esperma”.

En China, sin embargo, se ha tomado la cosa muy en serio y hay bofetadas para hacer vender simiente, que se paga a 5.000 renminbis (unos 650 euros) la eyaculación. Dado el envejecimiento de la población del país, engendrar chinitos sanos y comunistas se considera un acto de patriotismo. Como reza otro anuncio, este de un banco de esperma de Beijing, “donar semen y donar sangre es lo mismo. Ambos actos son servicios a la sociedad”.

En unas declaraciones a The New York Times, el profesor de relaciones internacionales de la London School of Economics Willian A. Callahan afirma que “el anuncio del banco de semen demuestra que el partido en el poder domina la política china y el nacionalismo cada vez está más marcado en función de la pureza racial”.

Strambotic ha intentando hablar sobre tan seminal asunto con algún doctor del Hospital Universitario de Pekín, pero los telefonistas afirman que “nadie está autorizado a hacer declaraciones al respecto”. Nos quedamos, pues, con las ganas de preguntar qué hay de cierto en la leyenda de que en los hospitales chinos son las propias enfermeras las que extraen manualmente el esperma de los donantes.

*Este artículo contiene proteínas, espermatozoides, gametos, información e imágenes de China Daily, Health LiveThe New York Times, Standard, y Reuters.

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

Otros momentos embarazosos:

El audaz (y exitoso) plan para robar el semen de Boris Becker

El embarazoso momento en el que una parlamentaria coge a un señor bajito en brazos pensando que era un niño

– Los diez mejores carteles del cine español

 Diez señas de identidad que creías que eran españolas (y ni de coña)