Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

Blas de Lezo, el tullido vasco que derrotó al Imperio Britanico en una batalla borrada de los libros de historia

05 Jun 2018

Jaime Noguera

En 1741, estando España en guerra contra Inglaterra, el almirante Edward Vernon se lanzó con 185 navíos y 30.000 hombres sobre la muy española bahía de Cartagena de Indias (en la actual Colombia). Para hacernos una idea del tamaño de aquella flota invasora británica, baste recordar que la Grande y Felicísima Armada de 1588 la componían 137 barcos.

En las costas de la América española, esperaba a los hijos de la pérfida Albión el almirante Blas de Lezo y Olavarrieta, marino cojo, manco y tuerto que le iba a dar tal tremenda paliza a los ufanos ingleses que el gobierno de Su Graciosa Majestad Británica ordenaría borrar de los libros de historia la vergonzante derrota infligida por el español .

Todo esto y más, lo que quieren contar en un trepidante cómic historico los creadores de Espadas del Fin del Mundo. Eso, claro, si repiten con su crowfunding actual el éxito que tuvieron con su anterior obra, una de las campañas de micro-mecenazgo más exitosas de un cómic publicado en España.

[» Seguir leyendo »]

“Todo buen español debería mear siempre mirando hacia Inglaterra”

13 Mar 2018

Ad Absurdum

Estatua de Blas de Lezo en Cartagena de Indias.

El héroe español más reivindicado de los últimos años, un tipo conocido por su tenacidad… y porque tenía complejo de Mr. Potato. Con todo el respeto para ambos. Blas de Lezo ha pasado a la posteridad por ser el mejor marino español de la Historia y por una frase atribuida que le retrata: “Todo buen español debería mear siempre mirando hacia Inglaterra”. Si en lugar de militar hubiera sido profeta, hoy los mingitorios españoles estarían orientados hacia la Pérfida Albión como las mezquitas hacia la Meca.

Aunque conocido por la defensa de Cartagena de Indias frente al almirante Vernon, Lezo ya llevaba en ese momento mucha mochila militar a las espaldas. Repasemos un poco su vida.

A la tierna edad de doce años, este guipuzcoano se embarcó en una escuadra naval francesa (a principios del siglo XVIII era aliada de la española), y empezó su carrera como marino. Con quince años, en 1704, Blas estaría empezando a afeitarse, pero eso no era excusa para no darle un par de hostias a los ingleses, que en ese momento luchaban del lado del archiduque Carlos en la Guerra de Sucesión española. [» Seguir leyendo »]