Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

Para hacer bien el amor hay que venir al este: el mapa europeo del sexo

24 Jul 2017

Iñaki Berazaluce

Imagen a escala. Pincha fuerte para verla a tamaño grande.

Los griegos son los europeos que practican el sexo más a menudo: hasta un 83% lo hace al menos una vez por semana. Podría decirse que los griegos son los cantabrones de Europa, incluso del mundo, pues son quienes admiten tener más sexo del planeta, según la encuesta sobre hábitos sexuales que Durex publica periódicamente, y cuyos últimos datos desglosados son del año 2009.

La famosa tonadilla de Rafaela Carrá que nos sirve de título debería decir “para hacer bien el amor hay que venir al este”, por aquello de la precisión, en tanto son los rusos y los polacos los siguientes europeos más fogosos: con un 80 y un 76% de frecuencia sexual semanal (o más). El sur no queda mal representado, porque los italianos empatan con los polacos en ese mismo porcentaje y los españoles quedamos levemente detrás, con un 74%, en la mitad de la tabla. Los datos de esta encuesta no son extrapolables a los hallazgos del estudio sobre frecuencia sexual de Salud Envidiable en España que desvelamos la semana pasada. [» Seguir leyendo »]

Sánchez Dragó se viene arriba y lanza su propio “viagra”: Homo Erectus

20 Abr 2017

Iñaki Berazaluce

Sánchez Dragó y su esposa, Naoko, 37 años más joven.

“Tengo los niveles de testosterona como un chaval de 17 años”, suelta a bocajarro Fernando Sánchez Dragó, que a sus ochenta años puede presumir de “hacer el amor a diario” y “sesiones de sexo de cinco horas, aunque no necesariamente de mete-saca, como Nacho Vidal”, matiza.

A un hombre al que le han sorprendido trajinándose a una moza a altas horas de la madrugada en el Jose Alfredo hay que seguirle la pista cuando habla de sexo. Y si por fin desvela y comparte el secreto que le ha mantenido longevo y sexualmente activo a tan provecta edad hay que tomar lo mismo: Homo Erectus, el último producto de la línea Elixir Dragó que se lanzó el año pasado y que reduce a “sólo ocho pastillas diarias” las más de cuarenta que el escritor lleva décadas tomando cada día para estar como un Celine en la escritura y como un Sandokán en la cama. [» Seguir leyendo »]