Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

“Yo siempre follo con mis directores, y contigo fue muy difícil”

13 Feb 2018

Iñaki Berazaluce

Paul Schrader y Nastassja Kinski, durante el rodaje de ‘Cat People’. Foto: MovieStill.com.

La frase la pronunció Nastassja Kinski en 1982 porque si alguna actriz soltara hoy semejante perla temblaba el Misterio. Fue durante el rodaje de ‘El beso de la pantera’ (‘Cat People’), una película erótica de serie B en la que Paul Schrader dirigió a la Kinski, por entonces un mito erótico, con apenas 21 años y cinco películas (con cinco directores distintos, ya que preguntas) en su haber.

Por su parte, Paul Schrader era a sus 36 años una consolidada figura en el cine independiente del momento. Había escrito los guiones de ‘Taxi Driver’ y ‘Toro salvaje’ para Martin Scorsese y un año antes había dirigido su primer éxito, ‘American Gigolo’, que convirtió en un sex-symbol a Richard Gere.

La historia del politóxico rodaje de ‘Cat People’ la cuenta con todo lujo de detalles el periodista Peter Biskind en su clásico ‘Moteros tranquilos, toros salvajes‘, el sensacional (y sensacionalista) retrato de la generación que hizo temblar los cimientos de Hollywood en los salvajes setenta: [» Seguir leyendo »]

Perdidos en el guión: diez actores que creían que estaban en una peli completamente distinta

31 Ene 2014

Viruete

the-usual-suspects-original

Si el cine es, como sostienen muchos, el arte de un gran engaño, la labor del director comienza por engañar a los propios actores. ¿Qué mejor manera que extraer de ellos la mejor interpretación? Que se lo digan a Brian Singer, que casi llegó a las manos con Gabriel Byrne por uno de estos truquitos. No fue el único: hay casos muy sonados de intérpretes que se llevaron una gran (y desagradable) sorpresa cuando vieron el producto final.

Eso sí: no siempre es culpa de un director manipulador. A veces, los actores malinterpretan el tono de la producción; otras, son utilizados por productores sin escrúpulos…. y luego hay gente como Bill Murray (o Cañita Brava) andan algo despistados por la vida.

[» Seguir leyendo »]