Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

Sánchez Dragó se viene arriba y lanza su propio “viagra”: Homo Erectus

20 Abr 2017

Iñaki Berazaluce

Sánchez Dragó y su esposa, Naoko, 37 años más joven.

“Tengo los niveles de testosterona como un chaval de 17 años”, suelta a bocajarro Fernando Sánchez Dragó, que a sus ochenta años puede presumir de “hacer el amor a diario” y “sesiones de sexo de cinco horas, aunque no necesariamente de mete-saca, como Nacho Vidal”, matiza.

A un hombre al que le han sorprendido trajinándose a una moza a altas horas de la madrugada en el Jose Alfredo hay que seguirle la pista cuando habla de sexo. Y si por fin desvela y comparte el secreto que le ha mantenido longevo y sexualmente activo a tan provecta edad hay que tomar lo mismo: Homo Erectus, el último producto de la línea Elixir Dragó que se lanzó el año pasado y que reduce a “sólo ocho pastillas diarias” las más de cuarenta que el escritor lleva décadas tomando cada día para estar como un Celine en la escritura y como un Sandokán en la cama. [» Seguir leyendo »]

El medicamento que volvía ludópata a la gente y otros efectos secundarios que no te gustaría sufrir (o sí)

20 Mar 2015

Strambotic

BluePill

Vamos a decirlo ya, sin demasiados tapujos ni pudibundeces: si existe un fármaco capaz de poner enhiesto el palo de la bandera mayor (A.K.A miembro viril), ¿cómo no han de existir otros capaces de producir toda clase de efectos abracadabrantes cual clase de hechicería de Harry Potter?

Sin embargo, lo más interesante son los efectos secundarios inesperados. De hecho, Viagra (que es el fármaco al que nos referíamos) no fue concebido originalmente para combatir la disfunción eréctil, sino la angina de pecho. En los ensayos clínicos, después de millones de euros invertidos, los médicos admitieron que el fármaco era ineficaz, pero que producía un curioso efecto en los hombres: una erección lustrosa. Dicho y hecho, en aras de recuperar la inversión económica, la empresa farmacéutica sacó al mercado la pastilla azul mágica.

Muchos pensaréis que este efecto secundario no está tan mal. Pero echad un vistazo a lo que viene y empezad a gritar de horror (o no).

[» Seguir leyendo »]