Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

Sánchez Dragó se viene arriba y lanza su propio “viagra”: Homo Erectus

20 Abr 2017

Iñaki Berazaluce

Sánchez Dragó y su esposa, Naoko, 37 años más joven.

“Tengo los niveles de testosterona como un chaval de 17 años”, suelta a bocajarro Fernando Sánchez Dragó, que a sus ochenta años puede presumir de “hacer el amor a diario” y “sesiones de sexo de cinco horas, aunque no necesariamente de mete-saca, como Nacho Vidal”, matiza.

A un hombre al que le han sorprendido trajinándose a una moza a altas horas de la madrugada en el Jose Alfredo hay que seguirle la pista cuando habla de sexo. Y si por fin desvela y comparte el secreto que le ha mantenido longevo y sexualmente activo a tan provecta edad hay que tomar lo mismo: Homo Erectus, el último producto de la línea Elixir Dragó que se lanzó el año pasado y que reduce a “sólo ocho pastillas diarias” las más de cuarenta que el escritor lleva décadas tomando cada día para estar como un Celine en la escritura y como un Sandokán en la cama. [» Seguir leyendo »]

17 alternativas ocurrentes, artísticas y geniales al “Lávalo, guarro”

08 Ago 2015

Iñaki Berazaluce

car-18_1460733i

Los tiempos están cambiando, como bien sabe Bob Dylan. De hecho, fue el mismísimo Bob Dylan la primera persona en escribir un “Lávalo, guarro” en el polvo acumulado en el parabrisas de un coche aparcado.

Los historiadores no se ponen de acuerdo sobre si fue un Buick del 57 o una furgoneta Ford el vehículo privilegiado sobre el que el bardo imprimió su mensaje, pero todo indica que el evento sucedió en la primavera del 63 en Minnesota, poco antes de la grabación de ‘Freewheling Bob Dylan’, uno de los períodos más prolíficos y creativos de Dylan. El verso rezaba concretamente “Lavalo GUARO”, en castellano incorrecto, sin tilde y con una sola “r”, lo que, en opinión de los biógrafos del genio, denota un “conocimiento imperfecto del español”.

Obnubilada ante semejante muestra de genialidad, directa y sintética, la Humanidad necesitó dos generaciones para absorber, deglutir y hacer evolucionar el recado. El “Lávalo, guarro” se convirtió en un estándar para avisar a los propietarios de vehículos automotrices de la necesidad de pasar por el túnel del lavado.

[» Seguir leyendo »]