Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

“Yo siempre follo con mis directores, y contigo fue muy difícil”

13 Feb 2018

Iñaki Berazaluce

Paul Schrader y Nastassja Kinski, durante el rodaje de ‘Cat People’. Foto: MovieStill.com.

La frase la pronunció Nastassja Kinski en 1982 porque si alguna actriz soltara hoy semejante perla temblaba el Misterio. Fue durante el rodaje de ‘El beso de la pantera’ (‘Cat People’), una película erótica de serie B en la que Paul Schrader dirigió a la Kinski, por entonces un mito erótico, con apenas 21 años y cinco películas (con cinco directores distintos, ya que preguntas) en su haber.

Por su parte, Paul Schrader era a sus 36 años una consolidada figura en el cine independiente del momento. Había escrito los guiones de ‘Taxi Driver’ y ‘Toro salvaje’ para Martin Scorsese y un año antes había dirigido su primer éxito, ‘American Gigolo’, que convirtió en un sex-symbol a Richard Gere.

La historia del politóxico rodaje de ‘Cat People’ la cuenta con todo lujo de detalles el periodista Peter Biskind en su clásico ‘Moteros tranquilos, toros salvajes‘, el sensacional (y sensacionalista) retrato de la generación que hizo temblar los cimientos de Hollywood en los salvajes setenta: [» Seguir leyendo »]

El ‘remake’ de ‘Amanece que no es poco’ que estuvo a punto de dirigir Scorsese

13 Dic 2015

Jaime Noguera

Its dawning fin

El director de ‘Malas calles’ estuvo a punto de rodar el ‘remake’ de ‘Amanece que no es poco’ con Robert de Niro y Jack Lemmon en los papeles principales. El proyecto se frustró por culpa de dos factores de peso: ‘Uno de los nuestros’ y la mujer del director, que temía otro tropezón en la carrera del cineasta tras el fiasco de  ‘La última tentación de Cristo’.

1989. Sevilla. El director de fotografía de origen español Néstor Almendros visitaba el municipio de Tomares para ver el Instituto de Enseñanza Secundaria que lleva su nombre desde hace un año. Siempre se había quejado de que “aquí no se le hacía demasiado caso” pese a haber trabajado con directores de la talla de François Truffaut y Eric Rohmer (o Vicente Aranda, en nuestro país) por lo que recibió en su momento ese homenaje con gran satisfacción. [» Seguir leyendo »]