Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

¿Helado de Celulitis? Esta heladería de Valencia tiene sabores que vosotros humanos no creeríais

10 Jul 2017

Iñaki Berazaluce

¿Has probado el helado de pote gallego? ¿Y el de berenjenas de Almagro? ¿Acaso te atreves con el legendario helado Celulitis? Todos estos sabores y muchos más puedes encontrarlos en las vitrinas de los cinco establecimientos que Heladerías Llinares tiene en Valencia y alrededores. En su página web encontramos centenares de sabores más, a cual más disparatado: pantera rosa, rape con verduras, centollo o incluso Benedicto XVI, el papa jubilado por desconfiado.

Intrigado por la oferta -especialmente por el enigmático helado de Celulitis– me pongo al habla con Yolanda Sirvent, la cofundadora de la heladería, quien -entre cono y cono- me atiende por teléfono: “No, ahora no tenemos disponibles todos los sabores que aparecen en la web [más de 300] pero sí que tenemos un montón: tantos como caben en cada vitrina: 40, 50 o 60, según el tamaño de la misma”.

¿Quién es el genio que está detrás de la génesis de sabores tan improbables como empanada gallega, antigripal o crema de verduras al jamón? “Mi marido Felix Llinares y su heremano, Sebastián. Se pasan el día investigando nuevos sabores que incorporar a nuestra oferta”, me responde la encantadora Yolanda. Me imagino una suerte de sofisticado laboratorio del gelatto y a Félix y Sebastián ataviados como Walter White y Jessie en ‘Breaking Bad’. ¿Se os ha resistido algún sabor? “Pues sí, la carne es muy complicada de convertir en helado, así que la paella se nos resiste”. Una pena: el helado de paella sería el summun de la valencianidad. [» Seguir leyendo »]

¿De dónde proceden las sabrosas “pollas en vinagre”?

27 Jun 2017

Strambotic

Las sabrosas pollas en vinagre ‘Rajoy Edition’, de Miguel Ezpania.

Probablemente Vd. haya oído en alguna ocasión la expresión “pollas en vinagre” o, con más énfasis, “¡y una polla en vinagre!”, una manera despectiva y bastante grosera de echar por tierra un argumento ajeno. ¿Quieres saber de dónde procede esta expresión? Nos lo explica la periodista, gastrónoma y escritora Yanet Acosta:

“En Castilla se llama polla de agua a un pájaro también conocido como gallineta que era habitual tomar frito y en escabeche, es decir, hervido con vinagre. Este plato también se hacía habitualmente con gorriones pequeños, que no dejan de ser pollos, polluelos, pollas… En la época en la que se tomaban ya era un menú escaso y difícil, ahora es prácticamente imposible de tomar”.

Por tanto, se trata de una delicia culinaria, de eso no cabe duda. En Yecla, provincia de Murcia, también se refiere a una delicatessen aunque por aquellos pagos se conocen como “pollas en vinagre” a las sardinillas con guindillas, según el libro de redundante título ‘Insólita Murcia’, de Ismael Galiana.

Otra escuela de pensamiento, sin embargo, se retrotrae hasta el período de la Roma Clásica y desplaza las famosas pollas desde los alevines de los pájaros y las sardinas hacia las “pullas”, es decir los brotes frescos de los espárragos y otros vegetales, que se conservaban en vinagre.

Sea como fuere, cuando Vd. pronuncie un contundente: “¡una polla en vinagre!” no olvide que además de una interjección de índole despreciativa está solicitando un exquisito e improbable bocatto di cardinale.

Con información de nuestra querida Yanet Acosta y aderezo de nuestro admirado Alfred López.

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

Y de postre…

 Expectativa vs realidad: así era la receta y así te quedó el plato

Enseña la chorra en la foto de equipo y ahora se enfrenta a 69 cargos

Espeluznantes fotos de parejas que te empujarán al celibato

16 millones de estadounidenses creen que el batido de chocolate viene de vacas marrones

16 Jun 2017

Strambotic

El 7% de adultos americanos piensa que el batido de chocolate proviene de vacas marrones, tal y como se ha extraído de una encuesta online realizada por empresas lácteas del país.

Este porcentaje ya es sorprendente, pero traducido a número lo es aún más: hay 16,4 millones de americanos adultos que creen esto. Además, un 48% confiesa que desconoce que el batido de chocolate es leche, cacao y azúcar, según informa The Washington Post. [» Seguir leyendo »]

Las espías que tejían mensajes secretos con ganchillo y calceta

12 Jun 2017

Inma Saranova

Cuando pensamos en el papel de las mujeres en la Historia del espionaje suelen venirnos a la cabeza nombres recurrentes como el de Mata Hari que en el imaginario colectivo encajan en el arquetipo de la ‘mujer fatal’, usando sus habilidades sexuales para obtener información, pero lo cierto es que la mayoría de mujeres espías que participaron en las dos Guerras Mundiales no encajan, ni de lejos, en dicha categoría.

Por eso, hoy en Strambotic vamos a hablar de las otras, las que escribían mensajes ocultos en los nudos del punto. Mujeres ancianas tejiendo en lugares de escucha y codificando los mensajes a través de sus puntadas. Mujeres que conocían y desarrollaban durante la guerra un lenguaje en código a través de las posiciones de sus agujas de tejer. Esta es la historia del idilio poco conocido entre el ganchillo y el espionaje.

[» Seguir leyendo »]

El desayuno madrileño está en coma y nadie hace nada por remediarlo

11 Jun 2017

Eduardo Laporte

El desayuno de los campeones, tronco. 

Mañana de junio en Madrid. Que me gusta a mí una mañana primaveral en Madrid, con ese solazo, arrogante y español, que canta Rosenvinge, aún clemente. Todo sería maravilloso si a esta felicidad como de Campofrío le añadiéramos un elemento que lamina el orgullo patrio, o al menos el madrileño: un desayuno rico. Cojones. Y variado.

Confieso un amor secreto por algunas franquicias. Es una filia enfermiza, lo sé, y la explicación nos remitiría a un psicoanálisis que no procede. Quizá, como Starbucks, algunas franquicias tienen algo de nodo mundial que atraen a gentes de todo el mundo. Esa atmósfera como de aeropuerto, con su aroma a no-lugar, porque estas cafeterías prefabricadas no entran en la liga de lugares con alma o repositorios de memoria alguna. ¿A alguien le apenó la reciente reforma del McDonald’s de la plaza de los Cubos, tan noventero él, regentrificado de tal modo que ahora parece un co-working vegano? A mí. Tenía su encanto ese sitio tan deprimente. No-lugares, qué lugares tan gratos para conversar. [» Seguir leyendo »]

Guía de los Bares Rojeras de España

30 May 2017

Jaime Noguera

¿Sueñas con tomarte una paella con ‘La Internacional‘ sonando de fondo? ¿Llevas tiempo con ganas de atreverte a probar la sin duda fascinante cocina de Corea del Norte? ¿O con un bocata de morcilla bajo la atenta mirada del Ché Guevara te bastaría para ser feliz? Si eres de los que suspiras por tener una experiencia a lo ‘Casa Pepe’, pero en republicano, estás de suerte. ¡Ya está bien de bares fachas! Desde la redacción de Strambotic, siempre atentos a tus más inconfesables deseos, hemos enviado a nuestros pajaritos en busca de los bares más rojales de España. De Málaga a Canarias pasando por León y Tarragona, esto es lo que hemos encontrado.

[» Seguir leyendo »]

Darwin se zampó todos los animales que descubrió

09 May 2017

Strambotic

Charles Darwin no sólo fue el artífice de la teoría biológica más influyente del siglo XVIII sino también un voraz devorador de todo tipo de animales, incluyendo ejemplares la mayoría de los que descubrió. A Darwin le gustaban los animales, sí: a ser posible guisados y con guarnición de papas.

Durante su juventud, mientras estudiaba en Cambridge, Darwin formó parte de la sociedad gastronómica Gourmet Club (más conocida como “The Glutton Club”, el “club de glotones”) que hacía gala de un “omnivorismo sin fronteras”: su objetivo era probar “todos y cada uno de los pájaros y bestias que han sido conocidos por el paladar humano”. Entre los platos que degustaron aquellos ilustrados ingleses estaban el halcón y el avetoro (un tipo de garza). Darwin abandonó aquel grupo tras degustar un búho, cuyo sabor describió como “indescriptible” y que le provocó una tortuosa digestión. [» Seguir leyendo »]

Los regalos más machistas del Día de la Madre

07 May 2017

Inma Saranova

¿Un detergente? Gracias, hijo, es justo lo que yo quería.

El Día de la Madre ya ha llegado y como cada año empresas y publicistas intentan convencernos de que además de ser esta una fecha idónea para vender a cascoporro, es también el momento ideal para consolidar roles de género sexistas que insisten en hacernos creer que las madres son esos animales domésticos cuya razón de ser es básicamente alimentarnos, limpiar la casa, y en el mejor de los casos, estar guapísimas mientras lo hacen y oler bien.

A continuación os ofrecemos una serie de sugerencias de lo que NO hay que hacer (pese a la insistencia de determinadas marcas) para que hoy tu mamá no se cague en la madre que te parió y termine de desheredarte. [» Seguir leyendo »]

Podemos estar tranquilos: el botón que tiene Trump en el Despacho Oval es para pedir Coca-Cola

29 Abr 2017

Strambotic

No ha sido fácil ni barato colocar a un monguer en la Casa Blanca, pero ya empezamos a recibir los réditos. Desde el minuto uno estábamos acojonados con la posibilidad de que a Donald Trump se le fuera la mano y pulsara por error –o por sus santos cojones– el famoso botón nuclear. Sería el final perfecto del chiste malo que ha sido el paso del sapiens por el planeta.

Resulta que no: el botón rojo que está sobre la mesa del Despacho Oval no sirve para aniquilar dictadores díscolos en países que Trump a duras penas es capaz de ubicar en el mapa sino ¡para pedir Coca-Cola! El hallazgo se lo debemos a una crónica para AP de la periodista Julie Pace sobre los primeros cien días de Trump en la Casa Blanca: [» Seguir leyendo »]

Año 2017: Pepsi inventa el calimocho

27 Abr 2017

Strambotic

Esta primavera está siendo pródiga en “nuevos” inventos. Si hace un par de semanas descubríamos que una cadena de cafeterías de Londres había inventado The Cortado, hoy nos enteramos que la multinacional de bebidas azucaradas Pepsi ha descubierto el calimocho.

Sí, habéis leído bien: el calimocho de toda la vida se ha convertido en una suerte de cóctel exclusivo que supuestamente se elabora con un brebaje llamado “1893”, una suerte de “gran reserva” de la Pepsi. ¿Calimocho de Pepsi?, ¿en serio? ¿Pero alguien ha entrado alguna vez a su bodega de turno para pedir un cartón de vino y una PEPSI COLA?

No, señores: el calimocho se ha hecho de toda la vida con Coca-Cola, y, por si no lo saben, su rival es propietaria de la palabra “calimocho” y les va a crujir en cuanto se enteren de la usurpación. Pero vamos con algo de historia: esta es la verdadera historia del calimocho –o kalimotxo-, antes de que Pepsi pusiera sus almibardas manos en él:

[» Seguir leyendo »]