Sonrisa es nombre de mujer

23 Jun 2016
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

Las elecciones del próximo 26 de junio cierran un largo ciclo electoral marcado por la crisis, las políticas de austeridad dictadas desde el poder económico europeo y, por supuesto, la respuesta social.

Para hablar del papel de las mujeres en este proceso es necesario hacerlo con mirada larga;  el derrumbe del sector de la construcción inició el camino para que las únicas políticas de estímulo público que se dieron antes de que el mismo Zapatero de la ley de igualdad abrazara el dogma de la austeridad, fueron duramente criticadas por economistas feministas que señalaron,  ya desde entonces, la amenaza que sobre los avances políticos, económicos y sociales de las mujeres suponía aquel “Plan E”. Señalaban con acierto, como hemos podido comprobar, que se estaban sentando las bases para que la crisis fuera la excusa para volver a situar a las mujeres en el campo de lo doméstico desplazándolas del mercado laboral también, del espacio público.

Desde aquel inicio hasta hoy,  se cumplió la profecía y las decisiones políticas orientadas a retrasar las condiciones de igualdad tan duramente conquistadas avanzaron como si de un juego de caída de dominó se tratase. Cayeron los cheques de ayuda para las familias de personas dependientes o las escuelas infantiles y llegó nuevamente, en lugar de inversión en servicios públicos, la consolidación de la mujer como única cuidadora en la familia, cayó en el olvido la eterna promesa de los permisos de maternidad y paternidad iguales e intransferibles, Cayeron  los departamentos gubernamentales de igualdad devolviendo sus políticas a un segundo plano de la agenda gubernamental, se aprobaron las reformas laborales que precarizan y aumentan la temporalidad en el empleo de las mujeres,  llegó el recorte sangrante en prevención y recursos de atención para las víctimas de  violencia machista y el retroceso en los derechos sexuales y reproductivos, sin  motivación económica pero que suponía el perfecto empujoncito hacia el ostracismo de tantos años de lucha.

Se dijo en las plazas del 15M y no ha sido suficientemente repetido: esta crisis ha sido una estafa en la que quienes jugaron en el casino de la especulación con la riqueza colectiva, con el dinero público y con nuestros sueños de futuro;  encontraron la excusa perfecta para recortar nuestros derechos consiguiendo así que la banca volviera a ganar. En el caso de las mujeres, es aún más sangrante porque no es parte de la agenda política ni mediática, ni se dice con claridad que además de los derechos sociales que nos han robado a todos, a nosotras nos han querido también devolver a la subalternidad política y social.

A pesar de este empeño, la reacción social y el cambio político se abre como nunca al protagonismo femenino. Y no es casual.  A quienes aún no han comprendido que lo que está sucediendo no es una batalla de partidos ni de élites, sino una disputa por la sociedad que queremos ser,  les está costando entender que el cambio,  desde su momento intuitivo que inauguró el 15M, hasta el momento actual que cristaliza en proyecto político, transita desde la impugnación de una cultura social y política de la competición y el individualismo a la construcción de un futuro de cooperación y construcción comunitaria.

La disputa es entre quienes se empeñan en mantener una arquitectura institucional que ponga freno al avance de un nuevo proyecto de sociedad más justo y solidario, y quienes apuestan por poner la maquinaria institucional al servicio de ese imprescindible y urgente cambio de cultura cívica que avanza por los barrios y pueblos de nuestro país.

Ya no es tiempo de promesas programáticas para el avance de la igualdad. Ahora es tiempo de apostar porque el conjunto de cambios políticos y económicos que vamos a encarar nunca más olviden que han de incorporar el objetivo de la igualdad real en cada paso que den,.  No  es sólo por justicia, sino porque las mujeres de este país ya no esperamos sentadas favores, nos hemos puesto en pie para ser las arquitectas de un futuro que nos incluya en todos los nuevos proyectos que configuren ese cambio que irá mucho más allá que una mera sustitución de élites.

Hay quienes piensan que las sonrisas no hacen funcionar un país, son los mismos que han dejado en la cuneta a millones de afectados por la crisis que han seguido adelante con  la sonrisa de quienes se organizaron para cubrir el enorme hueco que dejó su insensibilidad. Son los mismos que han perdido la memoria olvidando que las abuelas de nuestros campos que llegaban a las ciudades salieron adelante sonriéndose entre amigas del mismo pueblo que se ayudaban en la gran ciudad. Son aquellos que siguen empeñados en que la sonrisa y el futuro no tenga nombre de mujer.

El domingo, las mujeres de este país volveremos a sonrerir porque la alegría siempre ha sido nuestro mejor arma ante quienes nos insistían, con ceño fruncido, que las mujeres no podíamos aspirar a lo que nos corresponde  que no es más ni menos que la mitad de todo.

La sonrisa lo puede todo, también lograr que los países funcionen.


comments powered by Disqus