El mayor secreto de Perdidos

05 Mar 2009
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

Una isla aparentemente desierta con unas personas atrapadas en ella que no son exactamente lo que parecen. Instalaciones científicas de una organización secreta. Soldados y genios del mal. Una isla que se mueve. Un poderoso mecanismo electromagnético. ¿Perdidos? ¡No! ¡El Superagente 86!

Mataría por haber sido yo quien descubriera la respuesta definitiva a la trama maestra detrás de Lost. ¡Es un homenaje a la clásica serie de humor de Mel Brooks! El mérito es de un amigo de Scott Collins, redactor de Los Angeles Times.

Este amigo anónimo debía estar repasando la comedia cuando se topó con el duodécimo episodio de la cuarta temporada, emitido originalmente el 21 de diciembre de 1968. ¡Ojo! 12, 21, 1968. Ah, no, no tiene nada que ver con los números de la Perdidos.

El capítulo se titulaba Schwartz’s Island y en él Max y su reciente esposa, 99, quedan atrapados en una isla tras naufragar en su barco alquilado. Pero la isla es artificial ¡y se mueve! Y está controlada por Kaos, que quiere valerse de un potente electroimán para acabar con la sexta flota de la armada americana. ¿Una locura? Pero, ¡habéis visto las últimas temporadas de Perdidos?

Como Los Angeles Times es un periódico serio, contactaron con los productores de la serie, Carlton Cuse y Damon Lindelof. Aunque en realidad sospecho que fue para hacerles rabiar porque les habían pillado.

El problema de contrastar las noticias es que a veces sólo sirve para que te las echen abajo: “sí, entra en la categoría de completa coincidencia”, explicó Cuse. Su compañero añade: “pero, para que conste, nosotros rezamos en el santuario de Mel Brooks y Don Adams”.

Ahora voy a ver Los ladrones van a la oficina, a ver si pillo de qué va Charles Windmore.